Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Prostitución universitaria, ¿necesidad o placer?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Una muchacha reveló que se había vendido a más de 40 hombres en dos meses.

A las chicas que realizan este tipo de prostitución las llaman ‘universtitutas’, un calificativo en el que subyace el debate de los valores de las nuevas generaciones

Muchas chicas británicas preferirían tener sexo con sus compañeros de
facultad a cambio de dinero, que trabajar como meseras o niñeras
“Es un fenómeno que arrastra a todas aquellas personas que no tienen
valores cimentados en la base de una familia”

Dinero fácil. En el último medio siglo, no sólo ha evolucionado el mundo tecnológico. Sin duda es la era del libertinaje, donde los valores se quedaron en el olvido, y la prostitución creció con el tiempo y hoy no puede detenerse.

Un drama que sigue creciendo. La expansión de la prostitución entre las estudiantes universitarias no es un fenómeno exclusivo de Francia. Existe también en Bélgica, Holanda, España, Italia y en muchos países del Este de Europa. En Polonia, han acuñado un término para designar a las estudiantes que se prostituyen; les dicen: ‘universtitutas’.

Un estudio realizado en la Universidad de Kingston, Londres, arrojó que muchas chicas británicas preferirían tener sexo con sus compañeros de facultad a cambio de dinero, que trabajar como meseras o niñeras. Asimismo, también se obtuvo datos sorprendentes, pues el 10% de los estudiantes interrogados sostuvo tener compañeras que trabajaban como ‘stripers’, masajistas o prostitutas.

Una muchacha reveló que se había vendido a más de 40 hombres en un lapso de dos meses y que hubo semanas en las que llegó a ganar casi mil libras esterlinas (unos 2.000 dólares) prostituyéndose. Sin embargo, sus razones pueden sorprender a cualquiera, no todas las personas lo hacen por necesidad. Hay a quien le gusta ese mundo de dinero fácil, las que se prostituyen porque sienten que es una forma de poder de la mujer sobre el hombre, las que lo hacen para pagarse sus vicios, y sobre todo, las que lo hacen por puro placer, porque les gusta el sexo y lo disfrutan como si estuvieran con una persona amada.

De otro lado, el tema de los precios. Es un mito. Sólamente ellas saben con exactitud lo que ganan, generalmente se reparten el dinero a medias con las agencias o el intermediario. Sin duda, es un fenómeno que arrastra a todas aquellas personas que no tienen valores cimentados en la base de una familia, y sólo buscan ¡ganarse la vida!

Ilustración: hanna_quevedo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

12 Comentarios

  1. Anónimo 06/06/2010 en 22:27

    Esta noticia tiene casi el mismo tenor que una nota periodística que leí en enero del año de 2008 en el Diario “El Comercio” de Lima Perú. 8)

    Creo que el crecimiento de este fenómeno social tiene que ver con la Globalización y el cambio de valores y costumbres en las grandes ciudades. “Lo principal es el dinero, como lo consigas es secundario”. Supongo que sucede en Lima y que tiene una difusión cada vez mayor (no creo que exista estadística oficiales).

    Opino en una época de crisis económica como la actual va continuar aumentando dicho oficio entre las universitarias; sinceramente espero equivocarme.

  2. Anónimo 19/02/2010 en 4:38

    Perdon, lean desde belle # 5 hasta belle #10.

  3. Anónimo 19/02/2010 en 4:37

    Hola, tengo 23 a~os,LES DEJO ESCRITO EN 9 COMENTARIOS MI LEGADO , MI EXPERIENCIA, COMO ESTUDIANTE UNIVERSITARIA BRILLANTE, CON BASE FAMILIAR CATOLICA, AMOROSA Y UNIDA, Y CON UN ERROR QUE ME MARCARA PARA SIEMPRE. LO LEEN DE ABAJO HACIA ARRIBA COMENZANDO POR EL #1 Belle y concluyendo por el #9 Belle. Gracias.

  4. Anónimo 19/02/2010 en 4:35

    Pero Dios fue demasiado hermoso, bueno y bondadoso conmigo, me dio una nueva oportunidad, el me perdono, y hoy en dia aun estoy curando esas heridas, aun estoy tratando de recobrar la confianza y la fe y la fortaleza en mi. Que he mejorado? Si he mejorado, pero una accion tan inmoral como esa, es dificil sacarla del sistema tan facil, porque es dificil uno perdonarse, es dificil pensar en el futuro, que le dire a mi futuro novio, esposo? Solo Dios sabra, si callar, si decir la verdad. Mientras tanto me preocupo por mejorar mi relacion con Dios, y seguir adelante para de alguna forma intentar reparar todo ese dano y convertirlo en un futuro brillante,y asi sera, con la ayuda de Dios, y si algo aprendi, es a No Juzgar, jamas juzgaria a nadie, la mente de un ser humano es una maquina perfecta, es una maquina misteriosa, solo Dios sabe lo que ocurre en cada una de las mentes. Nadie sabe que acciones o situaciones llevaron a una persona a realizar determinada situacion. Pienso que los crimenes mas horribles en esta vida son: El incesto, una violacion sexual,el suicidio y un asesinato atroz, y aun estas personas que han cometido estos horribles actos, aun a estas personas seria Yo incapaz de juzgar, eso se lo dejo en manos a Dios. Y solo le digo a el, Gracias por haberme dado una segunda oportunidad para corregir mis errores y seguir adelante, a el le prometi que jamas volveria a la prostitucion y jamas volvere, es una promesa, y el con su infinita fortaleza me ayudara a finalmente recobrar toda mi confianza y fe de nuevo. Dios los Bendida. Att. Un Ex-prostituta Escort

  5. Anónimo 19/02/2010 en 4:33

    Eran caprichos, era una vida superficial. Decidi un buen dia, dejar todo, asi de la nada, simplemente ya no podia vivir mas esa doble vida, yo, una estudiante brillante, con metas preciosas para el futuro, que deseaba con todas sus fuerzas estudiar medicina, casarse y tener una familia preciosa, Yo, una joven alegre, sentimental, carinosa, dulce, comprensiva, poeta, sumida en una doble vida, la cual muchos creen que ese tipo de vida solo es posible para una mujer sin valores, sin sentimientos, sin una familia unida. Y alli estaba yo,en aquel vacio, aquella oscuridad,rodeada de aquellas mujeres que al igual que yo tenian una razon de porque estar alli, pienso que pude haber conocido mas de aquella vida, pude haber ayudado mas, pude haber aconsejado a aquellas mujeres,porque yo estando alli, trabajando al igual que ellas, yo misma me sorprendia que ellas hicieran eso, y no me explicaba como yo era capaz de hacer algo que consideraba simplemente repugnante, pero yo estaba simplemente inconsciente, simplemente vivia el momento,escuchaba sorprendida sus historias y callaba, sorprendida por lo que vivia noche tras noche, decidi que yo tenia que tomar una decision por mi, por nadie mas. Me arrepenti de corazon, de alma, de cuerpo y alma, ante un sacerdote, ante Dios, prometi que no volveria a hacer eso, y continue adelante. Dios jamas me abandono, porque no permitio que me ocurriera nada malo, porque me protegio, porque mis padres jamas se enteraron, eso habria significado la destruccion total y completa de mi vida, una noticia como esa, habria destruido todas las esperanzas de mis padres, todas las alegrias, todos los suenos de ver a su nina convertida en toda una profesional, que habria resultado en simplemente el dano permanente de mi vida, un futuro vacio, sin deseos de un porvenir mejor, porque mis padres son lo mas preciado para mi, y que yo les causara un dano como ese, jamas me lo habria podido perdonar.

  6. Anónimo 19/02/2010 en 4:32

    Pero si soy honesta con ustedes, no podia creer que mi dignidad estuviera en el piso y no me diera a respetar yo misma, quizas mis padres me sobreprotegieron demasiado y quizas al verme libre actue asi, pero no me estoy justificando, lo que hice no tiene justificacion,simplemente mi autoestima estaba por el piso, cansada ya de haber tenido tantas citas con hombres sin que ninguna llegara a algo mas que solo a sexo, que solo me vieran como una chica para sexo,algo que solo yo cause. Como todas las cosas, todo empieza por algo pequeno, y luego va creciendo hasta formarse en algo mas grande y complicado. De salir con hombres que me encantaban y solo querian sexo y yo bien inconsciente accedia, termine por bajar mi autoestima hasta lo mas bajo, y luego cai en la prostitucion. Luego vino lo que siempre sucede, cargo de conciencia, hacemos las cosas mal para luego arrepentirnos. Ley de vida, ley de humanos. Y asi fue, comence a reflexionar, lloraba mucho, yo creo en Dios, yo lo amo, amo con todas mis fuerzas a mis padres, quienes increiblemente aun creen que soy virgen, quienes me llamaban a diario para saber como me iba en mis clases, quienes se preocupaban de que yo estuviera bien y no me faltara nada, porque ellos siempre se preocuparon porque no me faltara nada, que no podian darme lujos, no podian porque no eran millonarios, pero jamas me falto nada basicamente.

  7. Anónimo 19/02/2010 en 4:30

    Porque lo hice? Al dia de hoy, no encuentro el porque, al entrar a la universidad mas prestigiosa de mi pais, vivia sola, y comence a rodearme de amistades con mucho dinero. Yo era de clase media, y no podia tener todos los lujos que mis amistades tenian. Luego me hablaron sobre el negocio de escorts,me dijeron que yo era una chica muy bella, que debia de intentarlo, que eran prostitutas finas que solo trabajaban en hoteles, y aunque al principio dude mucho, poco a poco me fui introduciendo a este mundo, y cuando abri los ojos, ya era toda una prostituta. No podia creer que estuviera haciendo eso por dinero, por comprarme ropa de marca y tener las prendas de moda mas caras, por tener la vida “facil” sin pensar en consecuencias.

  8. Anónimo 19/02/2010 en 4:28

    Referente a la ultima oracion del articulo: “sin duda, es un fenómeno que arrastra a todas aquellas personas que no tienen valores cimentados en la base de una familia, y sólo buscan ¡ganarse la vida! Pues queria anadir que la persona que escribio esto se equivoco en este aspecto, con todo el respeto, y me explico: No necesariamente este fenomeno arrastra solo a aquellas personas sin valores cimentados en la base de una familia. Mi familia mas catolica no pudo haber sido. Naci en el seno de una familia muy religiosa y devota de Dios. Mis padres siempre van a la iglesia desde que tengo memoria y siempre me inculcaron buenos valores, asisti a un colegio catolico de monjas. Mas carino y amor y proteccion mis padres no pudieron haberme dado. Y yo senores, yo fui prostituta por 1 a~o.

  9. Anónimo 03/02/2010 en 20:13

    TODO manipula, hasta vuestros comentarios. Tu haces lo que quieras, si quieres ves intereconomía y si no, no. Si quiero leo tus comentarios y si no, pues no. Pero cualquier opción me va a influir… Asi que no hablemos de manipulación, porque podría decirse que yo escribiendo este comentario estoy manipulando a quien lo lea, o que tu pretendías manipularme escribiendo lo que has escrito.

  10. Gose 16/06/2009 en 1:49

    EXCUSATIO
    Recojo humildemente la observación que me haces, Fran, sobre el sobrepeso del apelativo “taliban”. Puede que el artículo de Lucy Yanina (aunque sigo convencido de que detrás de esa opinión hay un hombre) no se hiciera merecedor del calificativo tan de entrada. Pero seguramente, si tiráramos del hilo neoconservador que se escapa de este ovillo, nos toparíamos de bruces con los grupos de presión que yo hacía mención en mi respuesta: la Iglesia Católica y los grupos políticos conservadores de todo color, país y condición.

    Me resulta tan triste tener que leer estas opiniones camino del primer tercio del siglo XXI … Si Lucy Yanina tuviera 90 años, podría empatizar con la educación y los condicionantes sociales que le pudieron haber tocado vivir. Pero cuando el final de siglo XX ha traído la enmancipación de la mujer, retratos como este sobre la prostitución me dejan boquiabierto y sacan lo peor de mí.
    Hace pocos días hemos celebrado unas elecciones al Parlamento Europeo, y hemos asistido con estupor a la victoria de Berlusconi en Italia, y a las victorias del PP en Madrid y la Comunidad Valencia, donde el Partido Popular metía como podía bajo la alfombra unos gravísimos casos de corrupción. ¿Qué pasa por la cabeza de muchísimos madrileños, muchísimos valencianos y muchísimos más aún italianos? ¿Cómo pueden defender, proteger y alentar de esa forma una gestión política tan corrupta? Y sobre todo, cómo pueden apoyar esa defensa tan inmoral que han hecho el italiano y los populares de sus propias miserias. ¿No te recuerda al mismo “modus operandi” de la Iglesia Católica, cuando en lugar de actuar contra sus curas pedófilos los ampara, los protege y los esconde? Resulta patético verles negando la evidencia a toda costa, y regodeándose una y otra vez en una total falta de autocrítica. Estas políticas corruptas son las que van a ocupar los sillones del Parlamento Europeo, y desde su condena al aborto, al divorcio, a la prostitución, y a la homosexualidad, serán ellos los que más mujeres manden a abortar para evitar los escándalos, los que más se divorcien (véase el caso del popular Alvarez Cascos), y los que más frecuenten los prostíbulos (véase el caso del popular Rodrigo de Santos que fue imputado por supuesta malversación de caudales públicos, al gastarse 50.804 euros en prostíbulos para homosexuales pagados con la Visa de la Empresa Municipal de Obras de Palma, EMOP, que presidía). Y así, suma y sigue.
    Cómo les vas a hablar de Antropología cuando ni siquiera quieren oír las vocales de la ética y la moral más básicas. En épocas de crisis (y cuando no hay crisis) el ser humano tira fundamentalmente de sus instintos más primitivos. Unos instintos que consumen muy poca energía para ponerse en funcionamiento y que por su facilidad para ponerse en marcha son básicamente destructores. Cualquier salida constructiva y meditada requiere un esfuerzo y una energía que la parte más primitiva de nuestro cerebro no está dispuesta a malgastar. Crear, diseñar, planificar, empatizar, comprender, son verbos que no figuran en el alma del votante más primitivo. Esos mecanismos de defensa están siempre asociados a actitudes intolerantes, agresivas, miedosas, pusilánimes y pestilentes. Y como requieren muy poca energía para ponerse en marcha (suelen ser el primer pensamiento que cruza por su cabeza) los partidos conservadores y las instituciones religiosas y militares que los apoyan, tienen en este primitivismo su caudal de votos. Por eso siempre sacan a pasear el discurso del miedo en cuanto la ocasión se lo permite (sólo había que escuchar a Bush, a Aznar, a Rajoy o a Berlusconi). El miedo les da muchos votos.
    Y ese miedo es el que veo, si quieres entre líneas, en esta estigmatización de la prostitución, y en la defensa de un modelo familiar defendido por las capas más corruptas de la política y la religión de todo el planeta.
    Y termino como empezé: disculpándome contigo y con Lucy Yanina si mi discurso alzó los vuelos que no debía, pero reiterándome en denunciar la ponzoña y la pequeñez mental que alimentan (desde las estructuras más poderosas de la sociedad) esas visiones tan estereotipadas y tan intolerantes en temas transversales como la prostitución.

  11. Fran 14/06/2009 en 15:24

    Apoyo todo lo que dices
    Precisamente cuando aludes el tema de la Antropología es cuando más coincido contigo en lo que expones, ESTIGMATIO 2.0. Impresionante la percepción de ignorancia personal que tuve este año con los libros de kottak (Antropología Cultural) y Nieto Piñeroba ( Antropología de la sexualidad y diversidad cultural). La mente se abre de una manera que cuando lees artículos como el que nos ocupa te planteas si la persona que lo redacta tiene la culpa de no conocer toda esta temática. Sólo se trata de dar con la información que te abra la mente y desgraciadamente en temática social y sobre todo antropológico, los contenidos que nos ofrece la vida diaria, desde que te levantas hasta que te acuestas, no interesan.
    Todo depende de la inquietud de cada uno por aprender. Me ha gustado lo que has escrito, aunque el comienzo aludiendo al talibanismo lo considero excesivo. Yo buscaría otros sustantivos más adecuados que estoy seguro reflejan lo que tú das a entender. Un saludo, José Antonio.

  12. Anónimo 13/06/2009 en 12:25

    ESTIGMATIO 2.0
    Los talibanes siempre habéis tenido un sexto sentido para localizar todos aquellos ámbitos que se escapaban a vuestro control y servidumbre. Estos dos mil años de absoluto control han permitido a la Iglesia Católica y a sus sicarios, desarrollar una maquinaria de detección, acoso y aniquilación, que han hecho de ellos lo que es hoy día: el grupo de presión económico y social más poderoso del mundo.
    El talibanismo que rezuma este artículo por todos sus poros no es el primero que viene a intoxicar este foro. Es uno más de los muchos que vendrán a hacerlo caer. La baba ultra que se desliza entre sus líneas no se conforma con vocear su apocalíptico discurso desde El Mundo, el ABC, la Razón, Onda Cero, la Cope, Veo TV , Intereconomía, o tantas y tantas otras plataformas mediáticas. Su obsesiva y compulsiva necesidad de control se esfuerza también por reventar espacios como este, donde la hipocresía, el cinismo, la mentira, la manipulación, y la humillación tienen mucho más difícil su entrada. Un espacio en el que las editoriales no están casi nunca PROSTITUIDAS al servicio de ningún interés empresarial o religioso. Estos espacios de libre participación que ha abierto Internet son la nueva amenaza a esa hegemonía de pensamiento, culto y socialización que siempre han pretendido monopolizar el partido o el grupo conservador de turno.
    El autor de este artículo se balancea entre una caridad podrida y barata (pobrecitas, la necesidad les obliga) y una estudiada exclamación de escandalo (que golfas, lo hacen por dinero). Es decir, la misma hipocresía y el mismo cinismo del que llevan haciendo gala estos dos mil años de cristianismo manipulado. La Iglesia Católica y sus secuaces nunca han hecho nada por solucionar seriamente el drama vital que se ha podido esconder detrás de la prostitución. Este grupo de presión, ha utilizado la prostitución para ejercer un público y sonoro concierto de amenazas, escarnio, vejación y violencia. Y también, por supuesto, una callada y privada sinfonía de uso y disfrute personal. Los curas de este y todos los países han venido usando los servicios de las prostitutas desde el minuto uno de la prostitución. Y han hecho que este fuera el lugar de relajación y esparcimiento del Empresario (católico, puro y decente), del Guardia Civil (católico, servicial, violento y decente) y del resto de decentes burgueses que aceptaban un matrimonio al uso que les permitiera ser aceptados en el entorno de lo social, para luego pegar y maltratar a su mujer entre borrachera y borrachera, y entre polvo y polvo en el prostíbulo del pueblo.
    El hecho de que cualquiera hiciera cualquier cosa por dinero podría indignar a muchas personas, pero nunca al autor de este artículo y de las personas que apoyen su discurso. Conviene recordar a todos ellos que el capitalismo no es nada más que eso: ganar dinero a costa de lo que sea y de como sea. Los ríos y los mares de todo el mundo son envenenados cada día por vertidos tóxicos de decentes y católicas empresas que sólo quieren eso: ganar dinero. Los mares se esquilman y se agreden cada día por multinacionales que sólo pretenden hacer eso: ganar dinero. Las farmaceúticas tienen al continente africano agonizante de SIDA simplemente por eso: por ganar dinero. La Iglesia Católica se enriquece cada día con la compra-venta de acciones en empresas armamentísticas o de condones simplemente para eso: para ganar dinero. Y con ejemplos como estos podría seguir y seguir y seguir.
    Al autor de ese artículo habría que aconsejarle la lectura de unos cuantos manuales de antropología, para que pudiera descubrir (seguramente con asco y repulsión) que el modelo de familia hipócrita y emponzoñado que nos quiere vender él y su Partido Popular, no es el único modelo. Modelos de familia hay muchos, y más saneados que el aquí se propone seguramente todos ellos.
    La prostitución no es un problema de tener o no tener cimentados, como se dice en este artículo, unos valores de familia. De hecho, el cura, el guardia civil, el empresario y el pequeño burgues son precisamente los máximos representantes de ese modelo de familia tan tóxico, tan hipócrita y tan intolerante. En esta historia, si alguien ha demostrado poder atribuirse honradamente esos valores de amor, cariño, ternura, atención y cuidado que se supone que vende el modelo de familia tradicional, son las prostitutas.
    Una universitaria que se protituye con sus compañeros para costearse su carrera y su manutención simplemente ha hecho un ejercicio de elección: prostituir su cuerpo con sus colegas de facultad, o prostituir su alma con el empresario de turno que la malpaga, la explota y, seguramente, se la tire, en su negocio de hostelería, de limpieza o de canguros.

Participa con tu comentario