Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Protocolo entre la Generalitat y Caixa Catalunya sobre Badía del Vallés

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Ampliando escritos anteriores: Un genial pacto para enterrar otra gran estafa a una caixa benéfico social

Barcelona. Pisos sociales, la basura de la ‘Gran Burbuja Inmobiliaria’. Los estafadores pueden dormir tranquilos y sus ganancias a buen recaudo. Un tocomocho donde los papelitos acaban contabilizados por 200.000 euros en los balances de CatalunyaCaixa; valor de un piso que no vale nada, o casi. Pero, ¡más tranquilidad para los delincuentes tratantes de hipotecas!, la llamada vivienda (barrio dormitorio VPO del franquismo), los papelitos del tocomocho, por el protocolo puede acabar comprada por la propia Generalitat al inventado y fantástico “precio de mercado”. O sea, si a usted le estafan, ¡no denuncie!… va la Generalitat y le paga lo estafado… ¡si se llama CatalunyaCaixa!, ¡el Estado de Derecho!

Pero, ¡más tranquilidad para los delincuentes tratantes de hipotecas!, la llamada vivienda, por el protocolo puede acabar comprada por la propia Generalitat al inventado y fantástico “precio de mercado”

El protocolo con fecha 19 de febrero de 2010, que adjunto en www.lagrancorrupcion.blogspot.com, se titula traducido del catalán:

“Protocolo de colaboración entre la Secretaría de Vivienda y la Caja de Ahorros de Cataluña para ayudar a las personas en situación de paro y con dificultades de pago de los préstamos para la compra de la vivienda principal en el Municipio de Badía del Vallés”.

La buena gente, la mayoría, celebrarán el protocolo por social y humanitario, pero para esa buena gente es impensable lo que se esconde tras ese pacto. Narcís Serra y demás directivos de La Caixa sabían que desahuciar en esos barrios era peligroso, inútil, y no resolvía el problema: lo aumentaba a cargo de La Caixa. Los desahuciados, además del aspecto social, levantarían una de las mayores estafas inmobiliarias de la historia de Cataluña. Se necesitaría el Ejército para desahuciar en masa en barrios similares a Ciutat Badía o Badía del Vallés, que Montilla tan bien conoce por ex alcalde de Cornellá.

Diría por la capacidad de Narcís Serra, y su reconocido talento para la intriga, que ese primer paso estaba calculado: inevitable para firmar un pacto con su amigo Montilla que hiciera desaparecer de su caixa (de los dos) la gran estafa. Y los 80 compradores reales estafados (los hay irreales) denunciando en Fiscalía (dependiente del Gobierno PSOE), son daños colaterales y solucionables con dinero, que para eso funciona una oficina especial: para prometer, contener y hasta amenazar, y si no hay más remedio, pagar. Por el momento, no han devuelto nada a los paganos de buena fe.

Pero a nadie se le ha ocurrido personarse como el mayor perjudicado, la propia Caixa Catalunya. Peligroso planteamiento que se intenta solucionar en este protocolo que en su pacto 5º dice:

Narcís Serra y demás directivos de La Caixa sabían que desahuciar en esos barrios era peligroso, inútil, y no resolvía el problema: lo aumentaba a cargo de La Caixa

Situaciones extremas. En caso de situaciones extremas en los que no sea posible proceder a la dación como pago o transmisión, según el criterio y opinión de sus órganos correspondientes, Caja de Ahorros de Cataluña podrá con anterioridad a la celebración de la subasta ofrecer esa vivienda a la Secretaría de la Vivienda para que ésta pueda ejercer la compra de la vivienda.”

Si La Caixa podía acudir al FAAF, El Fondo para la Adquisición de Activos Financieros, tras el protocolo endosa esas viviendas-estafa a la arruinada Generalitat, no fuera que en Madrid algún día a alguien se le ocurriera tirar de la manta, percatándose que eso no es un activo tóxico ni siquiera una hipoteca subprime o ninja, es una estafa pura y dura de 33.000.000 de las antiguas pesetas. Y ¿cuántos 33 millones en Badía? ¿Y cuantos en toda Cataluña? Por el momento es imposible saberlo, el pacto señala que el iceberg esconde una importante masa.

En el colmo de la desfachatez citan “valores de mercado” de viviendas que ahora no obtendrían la cédula de habitabilidad, y habría que derruirlas. En un comentario de un propietario se lee: su precio fue de 386.672 pesetas de aquel año que pagamos en 15 años y sin ningún interés, como es bien conocido la gran estafa llevada acabo con estas viviendas, que se han llegado a vender hasta por 200.000 euros, (33.000.000 de pesetas) además son viviendas prefabricadas, se filtra el agua cuando llueve, las cubiertas están desechas y…

¿Y sobre quiénes y cómo se repartían los 33.000.000 de pesetas de cada operación? Uno de los secretos mejor guardados de Cataluña. El argumento de que los “sociales vendedores” vendieron a precio de mercado es otra falacia. ¿Y las inmobiliarias que compraron y vendieron? Existen inmobiliarias que compran y venden a marroquíes, que algunos han pagado bastante, otros poco o nada, y los hay que ni existieron, o con papela falsa. En el barrio-ciudad ejercían y ejercen varias inmobiliarias. ¿Captaban compradores o firmones ful? A esos precios existían opciones en promociones nuevas, en realidad a partir de 2000 se flotaba en una ficción inmobiliaria con cientos de miles de sobrantes pisos, y millones en toda España. ¿Quién dirigía esas inmobiliarias? ¿Hombres de paja? ¿Nadie sabía que debía consultarse el Registro de la Propiedad? ¿Y la obligada intervención de ADIGSA de tiempos de Artur Mas y Jordi Pujol?

¿Cuántas hipotecas de falsos nombres y valores, subprime o ninja, tiene CatalunyaCaixa?, ¿o ya se las ha quitado de encima a cargo del Estado o Generalitat?

Como digo, hay cientos de operaciones con diferentes planteamientos, pero siempre con una hipoteca de Caixa Catalunya. Un desfalco permitido, ¿o dirigido?, por sus directivos y servicios jurídicos, contando con la favorable predisposición de la oficial ADIGSA.

¿Cuánto encubren? Porque, como dice la firmante por ADIGSA y Directora de la Secretaría de Vivienda en El País el 18 de noviembre de 2010: Carme Trilla “en toda Cataluña hubo venta ilegal de pisos sociales”.

Y repito, en San Quirse, al lado de Badía, hay más, y miles en el Cinturón Rojo. Siempre me pregunto, ¿cuántas hipotecas de falsos nombres y valores, subprime o ninja, tiene CatalunyaCaixa?, ¿o ya se las ha quitado de encima a cargo del Estado o Generalitat? ¿Cuántas miles de hipotecas entre falsas y sobrevaloradas utilizó en “titulaciones” para obtener dinero barato? Cuanto más ascendía el nominal de la hipoteca, mejor, ¡más dinero barato!… a repartir entre los estafadores.

Aunque fuera una sola hipoteca de 200.000 euros sobre cualquiera de las 5.372 viviendas de Badía del Vallés, esa sola operación debiera denunciarse a Fiscalía, la Policía, y ya abierto sumario. Le han estafado 33.000.000 de pesetas a CatalunyaCaixa. ¡Precios de mercado, menuda banda de cretinos!

Y los pactos con la fantasmal alcaldía socialista de Badía del Vallés merecen otro y más comentarios.

[blockquote]Pincha para aumentar cada uno de los documentos:

Protocolo de colaboración entre la Secretaría de Vivienda y Caixa de Ahorros de Catalunya para ayudar a las personas en situación de paro y con dificultades para el pago de los préstamos por la compra de una vivienda principal en el municipio de Badía del Vallés.

{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario