Lunes 21 de agosto de 2017,
Bottup.com

Putin y Jruschov, la historia se repite

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Semblanza comparativa de los retos domésticos de Putin y Jruscchov, separados por medio siglo pero hermanados por la crisis económica y el posible regreso a escenarios ya olvidados de Guerra Fría.

El caprichoso y cíclico devenir de la Historia podría hacer que dos presidentes de Rusia, separados en el tiempo por cerca de 50 años, quedaran hermanados por la recesión económica y el posible regreso a escenarios ya olvidados de Guerra Fría.
Putin y Jruschov podrían pasar a la Historia como los iconoclastas que habrían acabado con las herencias del purgador Stalin.  Jruschov, por su histórico discurso de 1956 en el XX Congreso del PCUS denunciando los crímenes y errores de la época de Stalin, el culto a la personalidad y el dogmatismo ideológico; y Putin, con su demoledora defección del cirrótico Yeltsin al acusarle de desmembrar la extinta URSS. Ambos serían así creadores de nuevos idearios que incluirían la posibilidad de revoluciones por vías pacíficas (desestalinización) y del pragmatismo y el acercamiento a Occidente (oficialismo), aunadas con el objetivo inequívoco de equipararse a EEUU como superpotencia mundial, hija de los ideales expansionistas de Pedro el Grande.
Putin y Jruschov podrían pasar a la Historia como los iconoclastas que habrían acabado con las herencias del purgador Stalin
RASGOS POLÍTICOS
Defenestración por Putin de la primitiva clase dominante proveniente de la época de Yeltsin (oligarcas): La corrupta camarilla mafiosa equivalente a un mini estado dentro del Estado Ruso -el 36% de las grandes fortunas concentran en sus manos el equivalente al 25% del PIB- y su sustitución por sujetos de probada lealtad a su persona, sin veleidades políticas y con el único afán del lucro rápido, aunado con la reducción del poder de los gobernadores regionales, emulando a Jruschov en su iconoclasta política de desestalinización, la proclamación de la posibilidad de una revolución por la vía pacifica y su acercamiento a Occidente.

Instauración del culto a la personalidad y del dogmatismo oficialista propios de la época stalinista: Silenciando las voces y medios de comunicación disidentes mediante el miedo escénico, la asfixia económica, la incoación de arbitrarios expedientes por delitos fiscales y las vías expeditivas. Putin habría conseguido la desaparición de la oposición propia de los países demócratas y la instauración del oficialismo. El resultado: Una doctrina política que conjuga las ideas expansionistas del nacionalismo ruso, las bendiciones de la todopoderosa Iglesia Ortodoxa, los impagables servicios del FSB ( sucesor del KGB), la exuberante liquidez monetaria conseguida por las empresas energéticas (GAZPROM) y parte del ideario jruschoviano simbolizado en un poder personalista autocrático al reunir en su persona la jefatura del Estado y la presidencia del partido, (objetivo que tras sucesivas depuraciones consiguió en 1958 al concentrar en su persona la dirección del Estado y del partido) asó como el enfriamiento de las relaciones con China debido al apoyo de Pekín al fosilizado Kim-Jong-Il.

Riesgo de un “Golpe de mano” del oficialismo ruso contra Putin antes de las Presidenciales del 2.012: Las reformas para aligerar la burocracia y sus fracasos en materia económica -los malos resultados agrícolas obligarían a la importación masiva de cereales lo que originaría una desbocada inflación que rondaría los dos dígitos- podrían hacerlo impopular en el partido y en la Administración y debilitar el otrora poder omnímodo de Putin . Esto permitiría que se fraguara una conspiración alentada por oligarcas defenestrados por Putin y obligados a exiliarse en el extranjero para apartarlo del poder, siendo acusado de los mismos cargos con los que decapitó a la camarilla oligarca: Abuso de poder, corrupción y delitos fiscales , siendo sustituido por Mendeiev. De esta forma se reviviría el golpe de mano contra Jruschov en 1964 y su sustitución por Leoniv Brézhnev tras ser acusado de culto a la personalidad y errores políticos.

En el caso de ser finiquitado políticamente, asistiríamos a la reaparición de la Troika para evitar la acumulación de un poder autocrático y al regreso de la Doctrina Brézhnev (también llamada doctrina de la soberanía limitada), que instauró que Rusia tiene derecho a intervenir, incluso militarmente, en asuntos internos de los países de su área de influencia. Conjugando hábilmente la ayuda a minorías étnicas rusas oprimidas, el chantaje energético, la amenaza nuclear disuasoria, la intervención militar quirúrgica, la desestabilización de gobiernos vecinos “non gratos” y el ahogamiento de la oposición política interna intentará situar bajo su órbita a la mayoría de los países desgajados de la extinta URSS para así gestar la Nueva Gran Rusia en el horizonte del 2020, fruto del atavismo de la Gran Rusia de Pedro el Grande.
Putin no quiere quedarse atrás en la nueva carrera espacial iniciada hace menos de dos años
POLÍTICA ECONÓMICA
Continuación de la carrera espacial y la Renovación de las Fuerzas Armadas Rusas: Dicha política tuvo su inicio en el 2000 con el objetivo del control militar del espacio y la obtención del Helio 3. Este elemento presente en ingentes cantidades en la Luna  podría finiquitar el uso de combustibles sólidos y representar el inicio de la era de los combustibles galácticos. Un Tm de Helio 3 equivaldría al consumo energético anual de EEUU. Aunado con la renovación de sus obsoletos arsenales armamentísticos, para lo que se cuenta con una dotación presupuestaria anual del 20 % del PIB, gracias a los sucesivos superávits por los espectaculares aumentos del precio del crudo -de diez dólares en 1.998 a más de cien del 2008-, con el reto de lograr en el 2020 la equiparación de su potencial militar con el de EEUU.

Putin no quiere quedarse atrás en la nueva carrera espacial iniciada hace menos de dos años. Tras el incremento de 2.800 millones de dólares del presupuesto para la NASA en 2009 -con lo que la agencia cuenta ya con más de 20.000 millones para sus proyectos como el reciente viaje del Atlantis y el proyecto Arianne para llevar tripulantes a la Luna en el horizonte del 2016-, multiplicará por siete su presupuesto espacial este año con el objetivo de establecer una estación permanente en la Luna y llegar a Marte en 2025. Para ello, las míticas cápsulas espaciales rusas Soyuz que en la década de los 60 fueron la joya de la corona de la URSS en su carrera espacial contra EE UU, serán sustituidas por las Klipper (minitransbordador espacial con capacidad para seis personas). Se trata de una ambiciosa iniciativa de la Corporación RKK que permitirá a Rusia dar un gran salto tecnológico en el desarrollo de naves orbitales, lo que aunado con las previsiones de la NASA de retirar del servicio en 2010 la flota de transbordadores espaciales norteamericanos, dejaría la responsabilidad de los vuelos a la ISS en manos de Rusia. Esto rememoraría los logros del mandato de Jruschov en la Carrera espacial (lanzamiento del primer satélite en 1957 y primer vuelo espacial tripulado en 1961.

Mantenimiento del Pragamtismo económico: Con la modernización de infraestructuras de transporte y energéticas y el desarrollo de Nuevas Tecnologías -aerospacial, robótica, biomedicina, biocombustibles y nanotecnología- para intentar duplicar el PIB anual en 2010, aprovechando la exuberante liquidez proporcionada por los ingresos del petróleo y los sucesivos superávits por cuenta corriente conseguidos desde el 2000 y la exigua Deuda Externa ( medio billón de dólares), para lo que dedicará un 8% del presupuesto anual para I+D intentando conseguir tasas de crecimiento del PIB cercanos al 5% anuales, aunado con una previsible ofensiva para cambiar de patrón monetario mundial, sustituyendo el papel del dólar como moneda de referencia y con una reforma monetaria -medidas calcadas del economismo jruschoviano-.
Su talón de Aquiles será la continuación de la crisis económica hasta el 2011
Su talón de Aquiles será la continuación de la crisis económica hasta el 2011 debido al hundimiento del precio del crudo y a la excesiva dependencia de las exportaciones de gas y petróleo (el 70% de los ingresos provienen de estas vías), la devaluación del rublo (un 30% desde que comenzara la crisis), el consiguiente encarecimiento de las importaciones y el brutal incremento de los precios de productos básicos que producirá una desbocada inflación cercana al 13 % en el 2009, aunado con la posible subida de los tipos de interés.

Todo ello conllevará la  agudización de la fractura social al quedar amplias capas de la población obligadas a vivir en umbrales de pobreza y depender de los subsidios sociales (el 30% de la población), debiendo destinar amplias partidas de las reservas para subsanar el rampante déficit del plan de pensiones y acelerar la anunciada reducción de la burocracia, quedando así diluidos los efectos benéficos de sus objetivos de impulsar la vivienda y sanidad públicas, la reducción de impuestos y el cambio de tendencia demográfica que adolece de un crecimiento negativo desde 1991 ( 12 millones de habitantes), sufriendo la “sui generis” democracia rusa un severo recorte de libertades y pudiendo reeditarse los disturbios y protestas sucedidas con Jruschov debido a la carestía de la vida.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario