Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Qatar sí cuida a los refugiados de la guerra en Libia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El campo de Tatouine, en Túnez, alberga 1.600 refugiados

Disponen de menú variado, duchas con placas solares, hospital, escuela e incluso dentista

Mientras Libia sigue sufriendo las consecuencias de una guerra de intereses, el drama de los refugiados continúa. Varios son los campos que se han construido en suelo tunecino para aliviar la huida de los más de 400.000 desplazados que han llegado a Túnez desde el inicio del conflicto libio. Choucha, Remada, Dehiba y Ras Jedir fueron los primeros. A ellos desde hace un mes y medio se les ha unido el campo de Tataouine, financiado en su totalidad con fondos del Gobierno de Qatar.

Situado en las afueras de esta población y levantado sobre los terrenos anexos al estadio de fútbol de la ciudad tunecina, sorprende por su organización, por su limpieza, pero sobre todo por las fuertes medidas de seguridad impuestas por los soldados tunecinos apostados en la puerta 24 horas al día.

Este campo alberga a más de 800 refugiados de los más de 60.000 que han llegado a la región desde el comienzo de la guerra en Libia. Según nos confirma el segundo encargado del campo, Mohamed Al-Koubaythi, “podemos acoger hasta 1.600 personas, sin descuidar en ningún momento su seguridad, necesidades médicas, alimentación o educación. Aquí los refugiados disponen de un menú variado del que pueden escoger sus tres comidas diarias, duchas con placas solares para calentar el agua, hospital, escuela, incluso dentista”.

El campo tiene garantizada su seguridad con la presencia de soldados tunecinos durante las 24 horas del día

En este campo todo es diferente, aquí las amplias calles que recorren este complejo humanitario están incluso adaptadas para aquellos refugiados que se desplazan en sillas de ruedas. Los comedores, tres en total, son más bien restaurantes provistos de mobiliario de alta calidad, con camiones de catering aparcados a las espaldas de los mismos. Las tiendas destinadas al servicio sanitario disponen de los últimos avances en equipamiento: una tienda para los problemas ópticos, otra para la consulta dentista, tres almacenes repletos de medicamentos, rayos x, tal es la calidad del servicio que “todos los días llegan pacientes desde el hospital de la ciudad para ser tratados aquí”, según confiesa uno de los asistentes sanitarios destinados en este campo.

Qatar ha demostrado que cuando se pone empeño en hacer las cosas bien, se puede conseguir ese objetivo. Muchos son los ejemplos que se pueden encontrar en la frontera tunecina sobre la penosa situación de los refugiados libios, siendo el campo de Remada, dirigido por el ACNUR, el peor de los ejemplos posibles de cómo no se deben hacer las cosas. Sin embargo, en esta ciudad situada al sur de Túnez, Qatar ha creado un precedente que muchos de los organismos humanitarios mundiales deberían copiar, incluso como afirmaba Al-Koubaythi, “si el Gobierno de mi país quiere que levantemos más campos de refugiados en Túnez o en cualquier otro país del mundo, estamos listos, aunque de momento, nos concentramos en ayudar a los miles de refugiados que han llegado hasta Tataouine, aunque sabemos que la condición en otros campos necesita ayuda urgente, pero son los propios refugiados quienes tienen que dar su opinión de cual es mejor o peor, nosotros solo hacemos nuestro trabajo”.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario