Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

“Cuida la blogosfera”, lo siento pero no

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Hace unos días leí en Bottup la creación de una campaña, “Cuida la blogosfera”, que creaba un grupo de opinión o presión para luchar y controlar los abusos que se dan en Internet. Esto es: pornografía infantil, páginas en favor de la anorexia o bulimia, racismo, negacionismo del genocidio, etc. El fin es bueno. Lo que me preocupa son los medios.
Opinión

¿Es una recreación de un consejo de justos o censor, que nos dirá lo
bueno y lo malo?, ¿Es peor el remedio que la propia enfermedad
existiendo las leyes para luchar contra ellas? Me atrevo con
escepticismo y preguntas, hacia mí y hacia fuera, a pensar sobre este
hecho y la aparente carrera por reducir o coartar la libérrima vocación
del mundo blog.

Soy
amigo de manifiestos y declaraciones de intenciones, pero me he mostrado
en contra de libros de estilo o decálogos éticos sobre los que
aposentar y apoyar el mundo blog, libérrimo, subjetivo y disidente.

Leo en Bottup una
iniciativa de control, “Cuida la blogosfera“, que en una primera vista me ha hecho ponerme en
contra, como frente a cualquier otro tipo de vigilancia que no sea interno y
meditado. En estos tiempos y tras la iniciativa de Jimmy Wales
parece que se multiplican los medios y formas de intentar acortar
esta libertad que, en bastantes ocasiones, es libertinaje y abuso, pero
libertad en cualquier caso.

“El hecho de emplear un badge determinado, de expedir certificados de “limpieza de sangre” y de coordinar grupos de héroes o patrullas ciudadanas me parece poco acorde con este mundo”
La campaña “Cuida la blogosfera
busca la defensa de ciertos colectivos, mujeres y minorías, frente al
abuso de contenidos inadecuados como pornografía, racismo, radicalismo
político o religioso. Frente a esos abusos nadie puede quedar quieto y
ha de reclamar que se ahoguen en el vórtice de la blogosfera pero, sin
embargo, existen formas para acallar ese griterío, ya sea mediante
instrumentos legales, notificar a las policías, o empleando el mero
trollismo intencionado. Si los trolls aparecen para fastidiar también para
bloquear, como el caso reciente de Digg, sin necesidad de crear una “liga de los justos” que vele por nuestros intereses y puede que por los de alguien más que ignoramos.

El hecho de emplear un badge determinado, de expedir certificados de “limpieza de sangre” y de coordinar grupos de héroes o patrullas ciudadanas me parece poco acorde con este mundo.
La censura, el control de los contenidos, la posibilidad de retirar por
parte de terceros, no por la ley, contenidos, retirar blogs, etc, me parece un jalón más en el control
supremo que se libra en contra de la neutralidad y libertad de la red.

“Cualquier control nos lleva sin estaciones intermedias al demonio Leviathan, por eso prefiero la fuerza de cada uno de nosotros: de no leer libelos insultantes, de eludir visitar blogs inanes…”
Cualquier control nos lleva sin estaciones intermedias al demonio Leviathan,
por eso prefiero la fuerza de cada uno de nosotros: de no leer libelos
insultantes
, de eludir visitar blogs inanes, de dar comentarios que
desdeñen opiniones racistas, radicales e ilógicas antes que conjurarme
frente a algunos enemigos que no conozco y, sobre todo, de no hacer lo
que no me gustaría que me hicieran como primer principio categórico (kantiano y mío).
Por
desgracia en demasiadas ocasiones se busca primero una liga de
justicieros y, después, un enemigo sobre el que descargar las iras que
puede que, al final, no sea el más culpable ni el único de acuerdo a esa extravagancia que se ha dado en llamar falacia reductio ad hitlerum.

“Quien produce mierda, será absorbido por la propia mierda sin necesidad de más, la blogosfera es como una inmensa masa de plastelina entrópica y antrópica que absorbe lo más desdeñable para no dejarlo salir nunca”
Quien produce mierda, será absorbido por la propia mierda sin necesidad de más, la blogosfera es como una inmensa masa de plastelina entrópica y antrópica que absorbe lo más desdeñable para no dejarlo salir nunca, lo hunde en el zeitgeist de la actualidad.

Como, por desgracia, la posibilidad de patrullar todo el mundo blog es imposible y la capacidad de los “malos” de reproducirse y escapar a los controles también resulta que solo un adecuado alud de oposición puede acallar esos medios. La respuesta es la comunicación, hacer correr la voz, y no la censura.

Esta voluntad censora beatífica e interesante puede convertirse, los medios de comunicación son tribus predichas y predecibles,  en medios de silenciamiento político, social, económico o de cualquier otra índole. El hecho de buscar las páginas más abyectas para justificar esta liga de justos implica el mismo pensamiento que el hecho de justificar un gobierno autoritario frente a algunos desmanes de la sociedad o la existencia de patrullas ciudadanas contra los delincuentes. Son estupendas intenciones que empedran el camino, casi siempre sin vuelta, hacia el infierno del autoritarismo y el dirigismo. Contra estas enfermedades antibiótico pero no generando males aún mayores que la propia enfermedad.

Entiendo que mi punto de vista puede chocar con el pensamiento de algunos y a falta de una mayor información de como y de que manera se tiene pensado, dentro de la campaña “Cuida la blogosfera“, ese control de contenidos, no puedo manifestarme en su favor. El riesgo es grande.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

3 Comentarios

  1. John Joseph Kenneth Bonham 08/06/2007 en 22:37

    Por alusiones
    Por alusiones no comento la entrada anterior más en el terreno del flame y del trollismo que en el que corresponde a un lugar como este.

    Lo evidente del caso es que para que actúe la ley es necesario un delito tipificado, la notificación a los organismos de control existentes y una adecuada investigación, eso es lo que se defiente en el artículo, el empleo de la ley.
    Lo que no se defiende es que haya personas que tomen la justicia por su mano y se erijan en inquisidores, información, si, pero no a costa de retirar un poco más de la poca libertad que queda en internet.

    Solo faltaba que diéramos cancha a los que quieren controlar internet a cualquier precio y aprovechando cualquier subterfugio, por muy loable que sea.

    Por otro lado y parafraseando al comentador anterior para poder hablar hace falta leer… en este caso hubiera bastado con el artículo. Yo hubiera pensado que para comentar se necesitaba leer el artículo, ahora se que no siempre es así.

  2. Anónimo 18/05/2007 en 3:59

    Sinceramente, ¿Ud. sabe de que habla? ¿investigó? o solamente intenta lavar el cerebro a alguien.

    Disculpe el atrevimiento, pero Ud habla de algo que no conoce ni por asomo, creo que Ud. no vivió un delito telemático, yo sí, y sobreviví, y desde luego yo sabía a quien debía dirigirme, pero hay muchas personas que no saben a quien dirigirse.

    Nadie desde esa campaña de la que formo parte, habla ni de limpiezas étnicas, ni de estupideces semejante, es más le diría para que se enterara, ¿le asusta esa Campaña?, ¿acaso piensa que una web o un blog se cierra porque lo dice Ud. o yo?.

    Por favor, repásese, lo delitos tipificados, si quiere denuncia, pero para eso está una Brigada de Delitos Informáticos, para investigar en el caso de España, de un organismo internacional como es la Interpol y el Hinjope, y un juez para cerrar la web.

    Las web’s y blog’s no se cierran por que sí, por supuestas “limpiezas”, se cierran por que es un delito tipificado.

    Que malo es hablar de lo que se desconoce.. para hablar primero hay que informarse. Y después.. hable todo lo que quiera.

    Un saludo, siempre pensé, que había personas que no sabiendo, opinaban, pero ahora tengo la certeza

  3. Jéssica Fillol Morales 17/05/2007 en 3:26

    Leyes ¿sin denuncias?
    Existiendo leyes, hacen falta denuncias para que la justicia se ponga en marcha.

Participa con tu comentario