Jueves 19 de enero de 2017,
Bottup.com

“En Gaza no hay escapatoria, es un gran campo de concentración”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
El periodista Hernán Zin


Entrevista a Hernán Zin
, reportero de guerra y autor del blog ‘Viaje a la Guerra’ en 20minutos.es y del libro ‘Llueve sobre Gaza’.

“Los reporteros de guerra hemos de ir contra el poder, saltar a la yugular de los políticos que la empiezan”


¿Cómo es el día a día de un enviado especial a Gaza?


Muy duro. El bloqueo israelí ha llevado al 70% de la población al
hambre. La luz se ha cortado, se limita el acceso de combustible, no se
deja a los pescadores salir a faenar. La basura se acumula y escasean
las medicinas. A esto se suman los bombardeos y las incursiones de los
tanques. Cada noche vuelves al hotel desgarrado ante tanto dolor, ante
el ataque a civiles que viola reiteradamente la Convención de Ginebra.
En Gaza no hay escapatoria. Es una gran trampa, un gran campo de
concentración. Y si pasas un par de meses empiezas a sentir tu también
la claustrofobia por estar allí.

Perfil: Hernán Zin, reportero de guerra

Hernán Zin lleva años viajando por países en guerra. Treinta y tantos, ya curtido en enfrentamientos bélicos,
argentino. Una conversación con él sobre la guerra turba, y al escuchar
el uso firme de palabras como “Justicia”, “muerte” o “periodismo” uno
llega a preguntarse si delante tiene a un converso o a un loco.
Pero no hay nada de eso, y el Zin periodista responde con una sonrisa.
Está acostumbrado. Sus viajes profesionales lo han llevado a Sudán, Uganda, Israel, Palestina, Líbano, Argelia, Sudáfrica o las favelas de Río de Janeiro. Desde hace un año escribe un blog, Viaje a la guerra, para 20 minutos, donde cuenta sus vivencias en territorios sitiados. Acaba de publicar su cuarto libro, Llueve sobre Gaza, tras pasar dos meses en uno de los puntos más calientes de la actualidad internacional.

“Los ciudadanos israelíes viven ajenos al conflicto; es parecido a la
sensibilidad de España con las pateras. Se vive bien mientras no haya
suicidas”
“Si la OMS afirma que son necesarios 100 litros de agua al día para
vivir, un palestino tiene 70 y un israelí 400. Israel no quiere que eso
cambie”

Te
habías documentado sobre Palestina antes de hacer tu primer viaje, pero
el choque con la realidad no hay nadie que lo anuncie.

No hay casi nadie que haya escrito realmente sobre lo que pasa allí.
A mí me conmovió tanto la situación que fui por 10 días y me quedé dos
meses. Vi una situación tan brutal, una dimensión tan desmesurada del
sufrimiento… que creo que hay que buscar un nuevo lenguaje narrativo
para contar en profundidad la situación humana tan compleja que pasa
allí.

En medio de estas condiciones trabajan muchos periodistas extranjeros. ¿Cuál es la relación entre ellos?

Hay tres clases de periodistas: los que escriben desde el hotel,
mandan a alguien a hacer la entrevista y luego completan la crónica con
la información de agencia. Están los que se acercan para ver qué pasa,
pero a distancia. Por último, también se encuentran los que se meten a
fondo. Los que llegan a la primera línea y están con las víctimas.
Éstos son los más generosos, quizás porque no están allí solamente por
la pasta o por el prestigio. Se la juegan cada día y no tienen vanidad.
Por eso, si les pides un contacto, un dato, un consejo, no dudan en
dártelo.

Esos contactos son un tesoro cuando pisas tierra palestina.

Claro. Creo que el periodismo es que como navegar. La regla de oro
de los marinos es ayudar a aquella embarcación que está en problemas.
Así estén en medio de una regata. Yo lo hago y sé que, tarde o
temprano, otro compañero, otro marino, hará lo mismo por mí.

Contra el poder y con las personas

En un escenario tan atípico supongo que se tambalearán y reafirmarán los principios y lecciones aprendidas.

Durante mi estancia en Gaza me he reafirmado en que nuestra función
es ir contra el poder. Y, en el caso de los reporteros de guerra,
saltar a la yugular de los políticos cabrones que empiezan las guerras.
Al mismo tiempo he reforzado mi creencia de que el periodismo tiene que
estar con la gente. Las declaraciones oficiales, siempre tan medidas y
asépticas, no son la guerra. La guerra es caos, muerte, destrucción.


¿Cómo son los medios palestinos?

Image
Niño palestino (H. Zin)

Las radios son muy dinámicas y participativas. Durante los ataques
cumplen una gran función al informar a la gente, al recibir las
llamadas de auxilio. Claro que cada una defiende su ideario, de Hamás a
Fatah. Todas están politizadas. En internet hay un gran movimiento que
aporta la visión palestina, por ejemplo, en medios como Electronic Intifada.

¿Y los ciudadanos?

Muestran una capacidad de resistencia encomiable, pese a que es un
ambiente axfisiante y eso se nota en su ánimo. Hay un estudio que dice
que el 70% de los niños tienen estrés postraumático. El caso es que
siguen adelante. No sé cómo lo hacen.


Si ya es difícil informar para un corresponsal, para un palestino puede convertirse en una heroicidad.

Image
Periodista palestino (H. Zin)

A ese respecto no puedo más que sacarme el sombrero por su valor y
compromiso. Al igual que en Irak y Afganistán, las agencias tiran de
los profesionales locales ante el peligro de secuestro de los
corresponsales.

Por ejemplo, he trabajado con Zakaria Abu Harbid, de la agencia Ramatán, un gran fotógrafo. El año pasado ganó el premio Rory Peck
por las imágenes del asesinato de la familia Galia en la playa de Gaza.
Zakaria, un tipo timido, de pocas palabras, a quien entrevisto en el
libro, fue herido de bala en dos ocasiones pero se recuperó y, aunque
le cuesta mover el brazo, sigue trabajando.

¿El interés informativo está en la mayoría de los medios bien dirigido? ¿Se informa de lo realmente importante?

En pocos conflictos se informa de manera tan manipulada. Durante los
dos meses que estuve en Gaza no encontré un solo cable de AP o de
Reuters que no me cabreara. Cada ataque israelí sobre civiles parece
ser justificado a continuación por un párrafo, de corta y pega, sobre
la negativa de Hamás a reconocer la existencia de Israel o sobre el
terrorismo, aunque no venga a cuento.En cambio, nunca se dice que
Israel no ha reconocido en su vida el derecho del Estado palestino a
existir o del pueblo palestino mismo, por poner un ejemplo de las cosas
que nunca se dicen. EFE no es la excepción. Lo cuenta bien Jonathan Cook, colaborador de The Guardian residente en Israel, o Robert Fisk, en la Gran guerra por la civilización.

Image
En la zona de la ‘valla’ (H. Zin)

También parece haber poca profundidad en las informaciones.

Falta contextualización. Se habla de guerra y paz. Se pone a ambas
partes en el mismo plano, cuando la cuestión de fondo es una ocupación
colonial, que viola la legalidad internacional, como la resolución 242 de Naciones Unidas, y que debe terminar de inmediato. Además, el aparato de propaganda suele utilizar a las víctimas del
holocausto o colgar a alguien el apellido “antisemita” por el mero
hecho de criticar al gobierno de Ehud Olmert. Me da verdadera vergüenza
el trabajo de algunos corresponsales que ven la opresión y el horror y
niegan y ocultan la realidad por su propia carrera y economía.

Y el israelí medio, ¿cómo ve lo que pasa a cincuenta minutos de su casa?

No lo ven. Ni siquiera los periodistas de diarios como Haaretz
entran en Gaza. De vez en cuando recurren hasta a blogs que reproducen
en sus páginas. Además, hay mucha indiferencia. Es parecido a la
sensibilidad de España con las pateras. En Israel se vive muy bien, y
mientras que no haya atentados suicidas, que hace tiempo que no los
hay, la gente vive su vida.

Image
Observando el horizonte del Mediterráneo (H. Zin)

¿Cuánto hay de interés económico en el conflicto y cuánto de odio racial o religioso?

El tema del agua en Cisjordania es muy importante para Israel, y
llama la atención sobre un tema urgente: si la OMS afirma que son
necesarios 100 litros de agua al día para vivir, un palestino tiene 70
y un israelí 400. Israel no quiere perder esas fuentes de agua.
Después, hay unos grandes intereses urbanísticos, porque los suburbios
de Jerusalén están en suelo palestino. ¿Qué haces con esas 400.000
personas? Ahí hay unos grandes negocios multimillonarios.


¿Qué fuentes de información consultas para informarte sobre el conflicto?

Periódicos generalistas como el New York Times, el Independent y el Guardian, que informan bien no sólo del conflicto, sino de cualquier cosa. Después, organismos como el Centro Palestino de Derechos Humanos, por ejemplo.

“En pocos conflictos se manipula tanto la información: las agencias internacionales tienen buena parte de culpa”
“Creo en la pequeña historia casi en primera persona. No me gusta estar en un hotel sino con la gente; es donde se aprende más”
“La vuelta a casa es muy injusta. Te dan palmaditas en el hombro, te
miran como un héroe. Pero tú estás aquí y el dolor sigue allí”
“Creo que el periodismo es como navegar. La regla de oro
de los marinos es ayudar a aquella embarcación que está en problemas.
Así estén en medio de una regata”
Tú apuestas por la microhistoria, por hacer periodismo no desde los análisis globales sino de personas con nombres y apellidos.

 

Creo en una pequeña historia que sea el reflejo de una globalidad.
La narración casi en primera persona, de primera mano. Es una voz más,
no la única, pero la que yo puedo aportar. No me gusta estar en un
hotel sino con la gente, que es como aprendo más, aunque por mi
formación de politólogo esté al tanto de la marcha global del conflicto.

¿Cómo te ha cambiado el carácter desde que cubres este tipo de conflictos?

En algunas cosas para peor. Me he vuelto mucho más radical y cada
vez me parece más complicado lidiar aquí con según qué cosas. Hay que
gente que se ahoga en un vaso de agua mientras tú has visto personas
que sufren de verdad. Cuesta conectar con esas trivialidades, lo cual
también te deja un poco solo.

Entonces, volver a casa se convierte en un viaje sorprendentemente duro.

La vuelta es terriblemente injusta. La gente sigue allí, jodida en
la guerra, y tú vuelves a tu piso, a tu redacción, a las cañas con los
amigos, a la novia. Y en el medio para el que trabajas todos te dan la
palmadita. Y todo el mundo te pregunta, te mira como a un héroe. Pero
tú estás aquí y la gente sigue allí. Y eso te pesa. Saber que el horror
que has visto, que llevas dentro, continúa.


A los estudiantes que están en las facultades de periodismo, ¿qué les recomiendas?

Les recomendaría que aprendiese idiomas, que fueran fieles a sí
mismos, sin hacer concesiones. Han que saber que una profesión como
esta es difícil; probablemente el camino más largo, pero el único
camino. Probablemente a un fotógrafo apostado delante de la casa de un
famoso le van a pagar el doble o el triple que el que se juega la vida
en la guerra. Casi seguro. Pero en la carrera de fondo, el que toma
atajos llega antes pero no más lejos. Cuando eres solvente, a la larga
las cosas marchan bien. Leer a los grandes ayuda y anima mucho. Y la
rebeldía. La juventud de hoy no es nada rebelde, no cuestiona nada la
realidad, no la pone contra las cuerdas para que mejore. Hacer eso vale
la pena y es muy gratificante. Aunque sea largo, es el que conduce a
alguna parte.


Entrevista publicada originalmente en el blog del autor: Porsilasmoscas.net


Las imágenes que ilustran la entrevista son de 20 minutos; han sido tomadas por Hernán Zin en Gaza y están publicadas en Viaje a la guerra


{mos_sb_discuss:2}


¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 05/06/2007 en 9:21

    error
    rectificación:
    evidentemente la mamarrachada de Hiroit era que “el tratado de Paz beneficiaba enormemente a Arafat”

  2. Anónimo 05/06/2007 en 9:18

    Mamarrachadas
    Decir que la diferencia de nivel de vida entre Israel y Palestina es debida a la corrupción de Arafat es la mayor mamarrachada que he oido en tiempo. Sin negar la corrupción del gobierno palestino (ni del israelí, claro) la única causa de esa dirferencia de renta es la estrangulación económica que hace Israel a los territorios palestinos.

    Misiles palestinos? Otra mamarrachada, llamar misil a un Katiusha es manipulación o desinformación.

    Y por último, supongo que cuando te refieres a Washington te refieres a las conversaciones de Camp David ¿no?. Informate un poco, Hiroit, compara los mapas firmados en Oslo II y la propuesta de Israel en Camp David antes de decir la última mamarrachada de que “el tratado de Paz beneficiaba enormemente a Israel”

  3. Anónimo 04/06/2007 en 2:00

    Muchas cosas interesantes aunque sólo una parte de la verdad que siempre hay que contemplar. En lo que no se puede estar de acuerdo es en estar siempre contra el poder y quienes desatan la guerra.
    En principio, sí. Pero hay que analizar con más datos o entonces estaríamos en contra de la guerra de Independencia de España despues de la entrega real del poder a Francia, la sublevación guerrillera yugoeslava o de USA contra Inglaterra.
    Los datos de referencia de nivel de vida son reales pero no deducen testimonio político o periodístico alguno salvo la constatación del evidente desnivel del que no es causa principal Israel sino la corrupción de Arafat (¿qué nivel de vida tenía él y su señora, o los grandes señores) y la equivocada política de pactos en Oriente.
    No se puede analizar nada de lo que hoy sucede ahí sin antes ver el reparto de poder anglofrancés del siglo pasado en Africa y Oriente próximo. Siendo palestino es lógico que se sienta mal, horrible, con la situación actual pero debería preguntarse cómo dos facciones terroristas desatan su guerra interna sin dejar de lanzar misiles a Israel para después poder atacar las respuestas del ejército contrario.
    La pregunta del millón sería saber el porqué Arafat no firmó en Washington el tratado de Paz que le beneficiaba enormemente. ¿Quién le obligó o impidió firmar?
    De todas maneras creo que todo lo que pueda hacerse para lograr la Paz debe apoyarse.

Participa con tu comentario