Martes 06 de diciembre de 2016,
Bottup.com

“Es mucho más fácil ser juez de menores que ser padre”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 Image

Emilio Calatayud Pérez, juez de Menores de Granada, se suma a la lista de jueces mediáticos gracias a su
carácter campechano y a su verbo claro y contundente

Lecciones de derecho que arrasan en Youtube

{youtube}K2GTauJT5Vg{/youtube}

Emilio Calatayud Pérez (Ciudad Real, 22 de diciembre de 1955) es
un magistrado juez de menores de Granada conocido por sus
sentencias ejemplares.
Sus sentencias educativas han reducido la
delincuencia en Granada y han aumentado el número de menores que no
reinciden en el delito. En casi 20 años, el “padrazo” ha juzgado a más
de 10.000 jóvenes a los que, siempre que puede, da esa segunda
oportunidad que todos alguna vez hemos necesitado. Este vídeo va ya a por el 1.200.000 visualizaciones en Youtube. Sin contener ni una sola imagen de impacto.
Emilio Calatayud, el magistrado conocido por sus sentencias ejemplares, no vaciló ni un momento al decir que España sufre complejo de “joven
democracia”.  Para Calatayud, la sociedad española ha pasado de
dictatorial a excesivamente indulgente. Este hecho tiene claras consecuencias y
se refleja en la problemática adolescente.

El juez lo explicaba el pasado viernes en una conferencia sobre problemas de convivencia escolar, enmarcadas en las IV Jornadas de la Juventud del sindicato FETE-UGT en la Universidad de Alicante.

El juez reconoció que hoy en día es mucho más difícil ser
padre que antes, pues los padres han perdido autoridad. Con un ejemplo
recurrente, lo deja tan claro como en el vídeo que le ha hecho famoso en Youtube. El ‘padre pre-constitucional’ mandaba comer la sopa y el niño comía (con
más o menos ganas), mientras que hoy el niño pone cara de asco y el ‘padre
post-constitucional’ ya está cocinando un filete.

Casado y con dos hijos, afirmó bromeando que “es mucho más
fácil ser juez de menores que ser padre. Porque yo tengo mi Ley y mi Guardia
Civil, pero no tengo el manual de instrucciones para ser padre.”

Sin embargo, no admite la dificultad de la tarea como excusa
para la dejadez en la función paternal. “El problema que nos encontramos muchas
veces son los padres”, dice Calatayud. “Cualquier ciudadano que quiere
inscribir a un niño en el Registro Civil debería pasar por una escuela de
padres”.

Calatayud: “Cualquier ciudadano que quiere
inscribir a un niño en el Registro Civil debería pasar por una escuela de
padres”
“Podemos estar ante chavales que comenten delitos, pero no son
delincuentes”

También habló de una responsabilidad social con la que
no se cumple. Calatayud dijo que los medios de comunicación aportan una visión
sesgada de la realidad. Y destaca que se habla mucho de los derechos del menor
(art. 154 código civil), pero que nadie se molesta en recordar las obligaciones
del mismo, ni las facultades de los padres para hacerlas cumplir (art. 155
código civil).

A este respecto, Calatayud recordó las palabras del
presidente Zapatero cuando hacía referencia al fin de la “legislatura de los
derechos” para preguntarse “cuándo comenzaría la legislatura de los deberes.”

Asimismo, el juez se a manifestado en desacuerdo con la ley
de autonomía del paciente, afirmando que menoscaba el derecho y obligación de
la labor paterna. Para ello ponía como ejemplo el caso de una adolescente que
con 13 años puede tomar la píldora del día después, sin que sus padres tengan
conocimiento de ello, si el médico considera que es suficientemente madura.

En relación con los conflictos escolares y refiriéndose a
los ataques de alumnos o de sus padres a profesores, el juez subrayó que
cualquier ataque contra un funcionario de profesión, como es un profesor, se
considera “delito de atentado” (art. 550 código penal) y que así se ha de
enjuiciar.

Pero respecto a los problemas de convivencia escolar, motivo
por el que el magistrado daba esta conferencia en la Universidad de Alicante,
Calatayud también afirmó que en ocasiones los centros docentes no cumplen
con su responsabilidad social, pues “es más fácil dejar que se marche un alumno
conflictivo que reconducirlo en un programa educativo”.

En cualquier caso, Calatayud recordó que en muchos
casos “podemos estar ante chavales que comenten delitos, pero no son
delincuentes”. Por ello aboga por aplicar distintas medidas correctivas y de
reeducación, antes de pensar en penas de prisión, como son el trabajo para la
comunidad o la condena socioeducativa.

Sin embargo, quiso subrayar que la condición de menor
no exime de la responsabilidad. Cuando un joven comete un delito y es
encontrado culpable es condenado y sus padres, como responsables de su
educación, correrán con la responsabilidad civil.  “Por ello, desde
el 5 de febrero de este año, se sienta en el mismo acto en el banquillo a
padres e hijos”, dice el magistardo.

Volviendo a la idea de la España joven y acomplejada,
Calatayud concluyó que la problemática adolescente no dejará de existir mientras
el conjunto de la sociedad no reconozca social y económicamente la labor de
todo aquel que trabaja con menores.

 

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Ciudadanía y Sociedad



Image


Image

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 05/05/2008 en 4:26

    Amiga Francisca.

    Encontré por casualidad un ‘post’ antiguo en el que me citabas, a raíz de una visita a mi periódico. Me hizo mucha gracia leerlo y se sentí un poquito abrumado por tus calificativos, que te agradezco sinceramente. Decías: «Ricardo responde perfectamente al perfil de periodista de calle, intrépido, sagaz y peleón. Se jacta de que su especialidad, sucesos y tribunales, es la única que no está copada por los gabinetes de comunicación. Se siente orgulloso de su variada agenda de contactos (entre la que se encuentran guardias civiles, policías, forenses, traficantes y “lo peor de cada casa”). Con ojos de lince, advierte de lo dura que es la profesión y se queja de becarios “que no levantan el culo de la silla al oír la sirena de una ambulancia”».

    No sé si soy exactamente así, pero me gustaría serlo.

    Muchas gracias.

    Me gustaría saber cómo te va y a qué te dedicas (ya veo que tienes algunos blogs). Yo tengo el mío propio (todavía muy reciente y modesto), y te invito a visitarlo. Es el ‘Blackblog’ y puede acceder a él a través de la página web de La Verdad.

    Mándame un correo a rfernandez@laverdad.es o me llamas a la centralita de La Verdad (968 369100) y así te doy las gracias personalmente.

  2. Anónimo 29/04/2008 en 0:58

    Muy interesante el artículo y muy acertado

  3. Anónimo 28/04/2008 en 7:41

    Muy bueno el Juez y la escritora del articulo!!!

Participa con tu comentario