Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

‘La Herencia Valdemar’: las intermitencias de la muerte

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

CRÍTICA

Los créditos de apertura resultan tan inquietantes como el ángel sepulcral que guarda el jardín de la mansión, donde el apellido Valdemar ha quedado en el olvido, envuelto en la decadencia

Un universo inspirado en los círculos de Lovecraft y visiblemente también en la obra de Edgard Allan Poe, que en ‘El extraño caso del señor Valdemar’ desentraña las fisuras del más allá.

Con un rico lenguaje fílmico apoyado en una ambientación de época preciosista y una banda sonora magistral de Bataller, José Luis Alemán nos atrapa en la primera parte del díptico. Una experta tasadora

El terror de ‘La Herencia Valdemar’ reinterpreta la creación de los escritores clásicos, actualizando sus simbolismos imaginarios

(Silvia Abascal) desaparece cuando se encuentra realizando el inventario de los bienes de una decrépita casa victoriana y, el presidente de la compañía (Eusebio Poncela) contrata los servicios de Nicolás Tramel (Óscar Jaenada) para que la encuentre.

El viaje que inicia entonces el detective en un clásico vagón de tren corresponderá también con el que emprende el espectador para conocer la leyenda del matrimonio Valdemar (Laia Marull/Danielle Liotti), una trágica historia de amor que sitúa el prólogo de los acontecimientos del presente, desarrollados en la segunda película de esta superproducción carente de subvenciones oficiales.

El corte abrupto cual telefilm resta escaños a la cinta. Puede confundir al público y empobrece a la mayoría de personajes. El tiempo contemporáneo se desdibuja en sus escasos minutos y las interpretaciones han quedado enmaquetadas por el conjunto, sin traspasar la credibilidad o el hieratismo. Sin embargo, el desaparecido Paul Naschy le da cuerpo al papel de mayordomo y revaloriza un legado de misterio. Laia Marull, por su parte, revela con encanto un merecido papel protagonista, al contrario de Óscar Jaenada, que no acaba de completar el canon de su personaje.

Una aventura osada en sus pretensiones y metraje, más siendo una ópera prima

Resulta una grata sorpresa, en la línea literaria, tropezar efímeramente con Bram Stoker o Aleister Crowley en la herejía dunwichana. El terror de ‘La Herencia Valdemarreinterpreta la creación de los escritores clásicos, actualizando sus simbolismos imaginarios con unos efectos especiales curtidos que lucen escenas de guión, atractivo y sólo endeble en algunas soluciones.

Seguramente el film resulte una aventura osada en sus pretensiones y metraje, más siendo una ópera prima. Pero ese mismo criterio revaloriza esta obra inconclusa y novedosa en el cine español, de género complicado, que ensimisma al espectador en el vaivén de principios de siglo. Esa etapa de la historia envuelta en luces y sombras, donde la superchería y la ocultación ocupaban discretos salones de té a la par que los rosarios en las pecheras de las damas. A final de año contemplaremos el cuadro completo.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 26/01/2010 en 9:27

    Estamos ante una película verdaderamente vergonzosa. Por si a alguien le interesa, aquí mi crítica:

    http://poderfriki.blogspot.com/2010/01/las-cacotas-de-valdemar.html

Participa con tu comentario