Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La Generalitat de Cataluña y España: diálogo entre besugos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

“Los cinco escenarios del desafío catalán” o las memorias de Jordi Pujol

Barcelona. La prensa del Régimen catalán hoy vuelve a deprimir con el pacto fiscal, que por supuesto que se deberá pactar alguna fórmula que saque a Cataluña, al igual que a las demás comunidades, de la ‘quiebra permanente’.

La mayoría absoluta de catalanes no se siente ni representado ni con ‘derechos’, y sí muy víctima y ‘vilipendiado’ o atracado por los dos Estados que padecemos

El título inicial de mi escrito de hoy era ‘Cataluña y España…’, pero me ha parecido pertinente matizar con ‘La Generalitat de…’. Por desgracia una ‘cosa’ es la Generalitat y muy otra Cataluña y los catalanes. Por ejemplo, yo, el último mono catalán, casi un paria porque ni para ‘escombriaire’ [basurero] (es una antigua expresión totalmente fuera de lugar pues se trata de un dignísimo y muy solicitado empleo) pasaría una ‘oposición’ por mi nivel de catalán ‘cero’, aunque hable el barçeloní de Gracia con el mejor de los acentos. O sea, la mayoría absoluta de catalanes no se siente ni representado ni con ‘derechos’, y muy víctima y ‘vilipendiado’ o atracado por los dos Estados que padecemos.

Hoy su La Vanguardia vuelve con la melodía mediática del pacto fiscal, anunciando elecciones anticipadas:

Los cinco escenarios del desafío catalán
Mas convocará elecciones anticipadas en el 2013 para que las urnas ratifiquen el pacto fiscal con o sin acuerdo | CiU fija el objetivo irrenunciable en salir de la Lofca y gestionar los impuestos | Mas aceptaría una reducción progresiva si Catalunya controla la caja y la llave”

Como parte del cuento y estrategia histórica amenazando a Madrid puede parecer bien o mal, nada a comentar. Pero cuando más y más catalanes sufrimos el paro y las quiebras en aumento, un millón rozando o inmersos en la miseria (más o menos la misma cifra de votantes de CIU pero sin coincidencias, son de los ‘otros catalanes’), y en Madrid nadie sabe si de esa caja y llave quedará ni rastro, que en la Generalitat se dediquen como prioridad absoluta a jugar el peligroso juego del ‘catalanismo pujolista’ mientras el país España en su conjunto se va a la m… me parece no solo temerario sino demencial.

Yo, como Jordi Pujol o La Vanguardia, sería independentista si mi libro, o edición, lo financiara las subvenciones de la Generalitat. Esta semana para acabar de tocar los c… ¡perdón, las ‘narices’!, veo amontonados en las librerías el último libro de memorias de Jordi Pujol, que no es aventurado suponer que únicamente comprará su ombligo. Unas docenas de miles, más las bibliotecas y entes públicos ‘culturales’.

Si millones de catalanes tenemos la sensación de vivir en un volcán a punto de estallar, en Europa la tienen de estar ante otra ‘diez grecias’

O sea, para la mayoría absolutísima de los catalanes, entre a los que no les interesa nada lo que diga y escriba el gran charlatán, fantasioso y embustero, o para a los que comprarlo se halla fuera de sus ínfimas posibilidades, cualquier subvención es un robo. Y el Centre de Estudis Jordi Pujol nos cuenta que el libro ha tenido un “impacto importante en la sociedad catalana”. La deriva independentista del gran gurú ex banquero parece que provoca en sus ‘talibanes’ una descarga de adrenalina fuera de control.

Leerles y oír la calle me provoca a mí y a millones de catalanes la desazón de la intemperie con nubarrones como el que comenta hoy El Confidencial:

“El desafío: contra un horizonte griego para España”

Y si millones de catalanes, repito la mayoría absolutísima, tenemos la sensación de vivir en un volcán a punto de estallar (pregúnteselo a tanto manifestante, incluidos los de ayer reclamando a La Caixa por el engaño de las ‘participaciones preferentes’) en Europa la tienen de estar ante otra ‘diez grecias’… a la que ni en el peor de sus sueños añadirán una Cataluña de entrada quebrada.

Y aún peor… insisto, nuestra peculiar democracia no nos augura ninguna solución… o CIU o PSC… a cual más disparatado y corrupto.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario