Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

“Puedo oler la libertad, pero ¿cuántas vidas se llevará en su camino?”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

FOTORREPORTAJE / Los periodistas egipcios Dyaa Muhamed y Mohamed Hossam El-Din nos narran lo que sucede en El Cairo con palabras y con imágenes

“Los medios nacionales nos tratan como traidores al régimen, es una de la mayores injusticias que estamos sufriendo”

Hoy se cumplen doce días desde que los faraones salieron de sus pirámides para pedir el final de un régimen dictatorial que dura treinta años. Muchas son la voces anónimas que gritan en contra de Mubarak, muchos los corazones que se solidarizan con un pueblo oprimido por los intereses económicos de las grandes potencias mundiales. En estas casi dos semanas de revolución, muchas han sido las personas que me han contado de primera mano lo que allí sucede, la mayoría de ellos, dominados por el miedo, han preferido seguir en el anonimato, aunque dos de ellos, el fotógrafo Mohamed Hossam El-Din y el periodista Dyaa Muhamed, un chaval de tan solo 22 años, han querido dar la cara sin temer por su vida, algo que en la pasada madrugada del viernes pasó factura a uno de ellos.

Dyaa Muhamed fue detenido en la madrugada del viernes mientras trataba de obtener las imágenes que se muestran a continuación

Corrían las tres de la madrugada, cuando Dyaa, acompañado de su cámara de fotos, salió hacia la plaza Tahrir, en el centro de El Cairo, para facilitar a todos mis lectores unas imágenes que el régimen de Mubarak intenta ocultar a toda costa. En ese momento, fui consciente del peligro que pasaba este intrépido periodista. Tuvieron que pasar más de 15 horas hasta que volví a tener noticias de él. Antes me contaba que habían crecido rumores sobre la creación de un nuevo partido político por parte de las juventudes del 25 de Enero, algo que le hacía una ilusión especial y le dotó de fuerza para intentar poder ponerme en contacto con uno de los supuestos líderes de esta nueva formación. Casi un día más tarde, un escueto “perdón por no tener las fotografías, ayer me arrestaron” fue todo lo que me pudo decir, desde entonces el silencio, de nuevo, ha vuelto a ser nuestra única vía de comunicación, algo que me hace temer que las represalias de los seguidores del presidente egipcio se hayan dirigido otra vez hacia él, como hacia otros muchos compañeros que en estos días se ven bajo la influencia del terror que los violentos seguidores del Presidente han impuesto como ley.

Dyaa me contaba hace días cómo estaba viviendo el presente en la capital de Egipto, cómo se veía forzado a esconderse en edificios para poder contemplar con sus ojos lo que en su país estaba sucediendo. Está harto de que sus palabras se censuren, de que su mensaje no sea escuchado, y en un emotivo mensaje me afirmaba, “respeto tu apoyo, Omar, tus palabras de ánimo son como una medalla al valor colgada en mi pecho, aunque por desgracia, hay mucha gente empeñada en tirar por tierra todo nuestro esfuerzo. Por favor Omar, dile al mundo entero que no apoyen a Mubarak, su política no supone estabilidad para nuestro país, los medios nacionales nos tratan como traidores al régimen, es una de la mayores injusticias que estamos sufriendo”.

Fue una larga conversación, de la que salió el siguiente artículo que él mismo escribió. En ella me confesaba que “la gente en Egipto está mal informada, lo que está provocando el odio entre nosotros, la violencia está escalando, y nos estamos empezamos a matar los unos a los otros”. No confía de los medios de comunicación árabes, dice que son solo herramientas de un sistema que solo quiere confundir a la multitud, “medios como Al Jazeera o Al-Arabiya son fuentes de conspiraciones y rumores”.

“Tenemos miedo de que Mubarak esté solo jugando un juego, que al final consiga convencer a la mayoría del país y que posteriormente silencie para siempre a todos los que nos hemos atrevido a expresar nuestra opinión libremente”, afirma. “Solo quiero mandar un mensaje al mundo, no creáis a Mubarak por favor, él no supone estabilidad para nuestro país, tengo miedo de que cuando todo esto haya pasado, la sangre vertida en la plaza Tahrir cubra el Nilo de rojo. Puedo oler la libertad, pero ¿cuántas vidas se llevará en su camino?”.

Tenemos miedo de que Mubarak esté solo jugando un juego y que posteriormente silencie para siempre a todos los que nos hemos atrevido a expresar nuestra opinión libremente

La fuerza de sus palabras trasmitían el espíritu del pueblo árabe, cansado de represión por regímenes impuestos por los llamados a sí mismos “países del primer mundo”. Su lucha, pero sobre todo su paz son un ejemplo a seguir por la población de los países asentados en el conformismo absoluto, y en donde la imagen de estos otros países ha sido distorsionada según los intereses de los Gobiernos que nos dibujan al árabe como fundamentalistas radicales creyentes en la violencia como justificación a todo. Nada más lejos de la realidad, como se interpreta de las palabras de este joven periodista. “No queremos que Mubarak sea exterminado, solo queremos que deje paso a un nuevo líder que represente a nuestra sociedad como se merece, él lucho en 1973 por nosotros, algo por lo que merece nuestro respeto, pero su final ha llegado y él debe aceptarlo y dejar el poder sin hacer ruido. Creemos que Amr Moussa es ese hombre que nos debe guiar hacia el futuro, no pensamos que Al Baradei sea el candidato acertado, no confiamos en él, sabemos que es una marioneta más de los Estados Unidos, y sabemos que este país tiene mucho interés en nuestra nación, somos un punto estratégico para el control de esta zona del mundo, y no creo que a ellos les interese tampoco lo que está sucediendo. Israel controla todo en esta región, e impone el miedo y el chantaje como moneda de cambio a países como el nuestro”.

De Mohamed Hossam El-Di podría decir muchas cosas, todas buenas, pero como magnífico fotógrafo que es, prefiero que las palabras sean el recuerdo de una amistad que comenzó hace días durante esta revolución, y que sus imágenes sean el mensaje que mejor explique el sentimiento de un pueblo que grita Libertad.

[span class=camera]
Fotografías de Mohamed Hossam El-Din

Pincha para aumentar cada una de las imágenes{webgallery} {/webgallery}[/span]

[blockquote]Artículo de Dyaa Muhamed, escrito el pasado jueves 3 de febrero de 2011:

Millones de egipcios salen a la calle de nuestro país, objetando lo que ellos llaman “30 años de injusticia y opresión bajo el Gobierno de Mubarak”.

El martes fue el día cuando la revolución empezó, y el viernes la jornada elegida para que la violencia controlara la situación.

Tahrir Square es la plaza principal en Egipto, y la testigo fundamental de los acontecimientos principales de la revolución egipcia.

El viernes la policía se enfrentó de muy diversas maneras a los pacíficos protestantes con violencia, lo que hizo que en la multitud escalara el sentimiento de odio hacia el régimen.

Nosotros solo demandábamos el final de las torturas en las dependencias policiales y una reforma de la situación económica, anulando el sistema de Mubarak.

Después de tres días, Mubarak tomó algunas decisiones que complacieron a parte de los manifestantes pero que en los ojos de otros fueron solo palabras sin ningún mensaje, seguíamos exigiendo un cambio en el sistema, para nosotros el principal y único problema de la situación de la sociedad en nuestro país.

El toque de queda fue impuesto, y el miedo causó estrés en muchas de las personas que los medios de comunicación egipcios intentaban desacreditar, asociándolos con la palabra ‘traidores’, lo que enfureció a un pueblo que empezó a luchar directamente con las fuerzas opresoras.

Los seguidores de Mubarak han elegido como objetivo número uno a los periodistas, amenazando y maldiciendo a los reporteros. Acusan a los informadores de instigar la revolución

Los manifestantes son atacados

Los manifestantes anti-gobierno no estaban convencidos. Acusaban al gobierno de animar, o al menos de permitir, a los seguidores pro-Mubarak a acudir a la plaza y atacar a los pacíficos ciudadanos.

Durante la mañana del pasado jueves, el ejército egipcio apareció para impedir a todos los manifestantes entrar en la plaza Tahrir. Entre ellos estaba un joven de 20 años de edad, de profesión ingeniero informático, “la violencia es exagerada”, decía, “todo el área está lleno de seguidores de Mubarak”.

Objetivo principal, los periodistas

Los seguidores de Mubarak han elegido como objetivo número uno a los periodistas, amenazando y maldiciendo a los reporteros. Acusan a los informadores de instigar la revolución.

Con la policía fuera de las calles durante varios días en las primeras jornadas de esta semana, los manifestantes disfrutaron de una libertad sin precedente en nuestra nación para expresar el enfado hacia Mubarak. El pasado jueves, agentes de paisano empezaron a sembrar el pánico en la calles, amenazando a todos aquellos que se atrevían a expresar su opinión a la prensa extranjera allí presente, señal inequívoca de que la vieja policía estaba de vuelta en El Cairo.

Más de 1.000 heridos y seis muertos en la plaza Tahrir por los aliados de Mubarak, quienes usaron todo tipo de armas contra los manifestantes.

Más de 1.000 heridos y seis muertos en la plaza Tahrir por los aliados de Mubarak, quienes usaron todo tipo de armas contra los manifestantes

Las demandas del pueblo egipcio

La sociedad egipcia quiere un nuevo Gobierno que hable a la ciudadanía, no solo a la oposición política, y quieren que el mundo entero sepa que la violencia proviene de los aliados de Mubarak, y no de los pacíficos egipcios que solo piden paz, democracia y libertad.

“Los seguidores de Mubarak atacan a los ciudadanos de nuestros país y los hombres y mujeres de los medios de comunicación no somos bárbaros sin corazón”, afirma un joven en la plaza. La violencia solo apareció cuando los seguidores del presidente tomaron las calles, quienes utilizaron una sucia trama política para gobernar este país.[/blockquote]

Muchos son los que están arriesgando sus vidas para que el mundo entero sepa la verdad de la situación en Egipto. Personas cansadas de vivir bajo la opresión, personas como Dyaa o Mohamed. A ellos, desde los más profundo del mi corazón les doy las gracias. A ellos y a todos los egipcios que siguen luchando por la libertad y la democracia doce días después les mando mi fuerza. A ellos y a todos los compañeros periodistas que en estos días están siendo perseguidos, arrestados, apaleados o incluso asesinados, como es el caso de Ahmad Mohamed Mahmud, les mando todo mi apoyo y sobre todo, mi admiración.


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 07/02/2011 en 19:22

    Impresionantes imágenes!!!! Y también gran crónica desde dentro. Muchas gracias por esta info tan directa 🙂

Participa con tu comentario