Jueves 24 de abril de 2014,
Bottup.com

“Salud a los que habitan, paz a los que marchan”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Lesbia, de la etnia misquita, da de comer a su hijo Alejandro

VALLE DE ÁNGELES (HONDURAS).- El jueves 19 de julio, Marta (estudiante de Medicina) y yo nos aventuramos a ir a Casa Zulema, una tranquila residencia donde conviven enfermos de sida de distintas edades y que atraviesan diferentes fases de esta enfermedad.

Este proyecto se encuentra en el Parque Nacional Obrero, un hermoso paraje natural que pertenece al término municipal de Valle de Ángeles, a menos de 30 kilómetros de Tegucigalpa, la capital de Honduras. Después de coger tres autobuses y caminar unos 40 minutos por el bosque, llegamos a un auténtico remanso de paz. No en vano, en la puerta de la casa cuelga un cartel que dice: “Paz a los que llegan, salud a los que habitan y felicidad a los que marchan“. Me impactó el mensaje.

Nos recibió Karina, una voluntaria canadiense que vivirá con ellos un mes y medio. Nos explicó que estaban viendo una película (Harry Potter y el prisionero de Azkabán) y nos invitó a acompañarles en esa actividad, pues formaba parte del programa de animación que se desarrolla con los enfermos.

“Hablamos con varios [enfermos] pero sobre todo con Lesbia, una hondureña de etnia misquita que vive con Alejandro, su hijo de 11 meses, que de momento da negativo en las pruebas del VIH.”

Así, no sólo ven películas sino que también juegan al bingo con dibujos (apostando chocolate) y hacen bolsos, collares y pulseras que venden a los visitantes o en algunos mercadillos, destinando lo que se recauda al mantenimiento de la casa. Y, además, ayudan a cuidar la casa, queman la basura y cuidan las infinitas plantas y jardines que animan todas las estancias.

En Casa Zulema pasan sus días 14 enfermos de sida (uno de ellos también hemipléjico), una niña de 10 años (Wendy) con cáncer de piel y sólo un 25% de visión en el ojo derecho, dos monjas, personal auxiliar (limpiadora, cocinera y enfermera) y doña Laura, la voluntaria de ACOES www.acoes.org) que es el alma de este proyecto.

“No olvidaré que una de las mujeres exclamó en voz alta que cada
noche le pedía a Dios que le perdonara por aquella terrible falta que
había cometido para que Él la castigara con una enfermedad como el sida”

Las medidas de prevención e higiene son muy grandes. Existen diferentes aseos, cubiertos, platos, jabones y estropajos para lavar los platos y pilas para lavar la ropa. Algunos enfermos llevan años y otros apenas unos días, semanas o meses. Hablamos con varios de ellos pero sobre todo con Lesbia, una hondureña de etnia misquita que vive con Alejandro, su hijo de 11 meses, que de momento da negativo en las pruebas del VIH.

También me hubiera gustado charlar con uno que atraviesa la última fase de la enfermedad y que se ha negado a tomar la medicación porque está enfrentado consigo mismo y con el mundo. Pero estaba muy débil y no participó en ninguna actividad aquel jueves. Sin embargo, no olvidaré que una de las mujeres exclamó en voz alta que cada noche le pedía a Dios que le perdonara por aquella terrible falta que había cometido para que Él la castigara con una enfermedad como el sida.

El artículo en imágenes

Image
Ana en el salón de Casa Zulema
Image
El salón de Casa Zulema
Image
Este cartel se lee a la salida de la casa
Image
La entrada a la casa

Image
Parque Nacional Obrero, donde está casa Zulema
Image
Un rincón de Casa Zulema

Recursos:
Web de ACOES: www.acoes.org

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. Anónimo 01/12/2010 en 3:56

    Me agada saber que hay personas de tan noble corazón que han realizado obras como estas imitando el buen ejemplo de Jesus. también me impacto el mensaje…! Bendiciones del pafre para todos lo que han realizado el proyecto y los que lo apoyan.

  2. Anónimo 29/12/2008 en 23:13

    La mejor labor humanitaria…
    Realmente la misión de Casa Zulema es lo mas humanitario que te puedes encontrar en Honduras, entre otros proyectos, pero este es especial.
    Sabemos del gran trabajo de ACOES en Honduras.
    Aportando todos un granito conseguiremos una montaña de exitos. Animo y Felicidad para seguir con tantas energias…
    Desde Barcelona (Spain) un saludo.

  3. Veroka 01/08/2007 en 4:05

    Buenisimo, y por cierto que bonito,,,

  4. Anónimo 30/07/2007 en 14:12

    Como siempre una crónica genial

Participa con tu comentario