Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

“Si el infierno existe en este planeta, está aquí”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Crónica de la situación humanitaria en Darfur (Sudán), desde el terreno

Image
Situación de Darfur (Wikipedia)

GENEINA (Darfur, Sudán) /- Me llamo Kyriakos y soy gestor de proyectos de ayuda humanitaria en
situaciones de conflicto. Actualmente me encuentro en la zona de Darfur
Oeste, al lado de la frontera con Chad. Según los analistas, la crisis
humanitaria más compleja del mundo.

“No hay nada aquí, solo arena y casas medio destruidas. Las condiciones
son horribles, con mucho polvo, viento fuerte: no puedes ver, la arena
se mete en tus ojos. Comes arena con la comida, respiras arena con el
aire, incluso si no tapas la boca rápido bebes arena con el agua”

Nuestra base está en la ciudad Geneina, capital del Darfur Oeste, a unos 10 Kilómetros de la frontera con Chad. Trabajamos en 8 campos de refugiados en los alrededores de la ciudad y en otros 8 más lejanos.
 

Image
Desplazados en Ardamat (Wikipedia)

La guerra sigue. Cada vez más gente deja sus casas huyendo hacia los campos de refugiados (IDPs). Su capacidad es limitada, no pueden caber todos. Familias, mayoritariamente mujeres y niños, caminan de 2 a 4 días bajo el sol durante el día y con frio durante la noche. Algunos tuvieron tiempo para llevar algo de comida y ropa, mientras que otros llegan a los campos sin nada.

Comiendo arena entre disparos

No hay nada aquí, solo arena y casas medio destruidas. Las condiciones son horribles, con mucho polvo, viento fuerte: no puedes ver, la arena se mete en tus ojos. Comes arena con la comida, respiras arena con el aire, incluso si no tapas la botella rápido bebes arena con el agua.

Todo está muy sucio, los aseos, las camas en que dormimos. Incluso si pasas el trapo mojado, a los pocos minutos todo está lleno de arena nuevamente y la piel se te seca muy rápido.
 
La seguridad es un tema importantísimo aquí. Quizás evacuemos la base y volvamos a Jartum, si entramos en la fase 5. Estamos en la fase 3.  Hoy cerramos con sacos de arena las ventanas. Así disminuimos la posibilidad de que alguna bala entre por la ventana. Durante las noches se oyen disparos, a veces explosiones también, desde lejos. Nos informaron de que hay un problema con los techos: son de una lámina metálica muy fina. A veces disparan hacia el cielo, y cuando las balas caen pueden traspasar el techo.

“Sólo podemos acceder con helicópteros a los campos que están alejados.
Si fuésemos por tierra seguramente no llegaríamos nunca: los grupos de
guerrillas y los ‘Janjaweed’ esperan que cometas este error”

Todos los días hay muertos en la poblacion local, las violaciones no son noticias raras sino diarias. Unas noticias se confirman, otras no.

20 metros de vida

No se me permite alejarme más que 20 metros de donde trabajo y duermo. No puedo ni abrir las puertas, ni por dentro, porque hay que pedírselo al de la seguridad.
 
Anteayer atacaron un vehículo de otra ONG situada a 100 metros de la nuestra. Les llevaron fuera de la ciudad donde les bajaron del coche y sin hacerles daño les dejaron volver andando. Robaron el vehículo. Hemos decidido, por este motivo, no movernos más con nuestros vehículos, lo haremos con vehículos locales que tienen menos posibilidades de ser atacados.
 

 Es difícil coordinar todo esto. Sin embargo,
es normal lo sea: no puedes programar casi nada cuando hay guerra”

Está prohibido andar incluso estos 20 metros después de las 9 de la noche. Diariamente nos controlan a través de la radio VHF para saber que estamos bien. Hace 2 días que la red telefonica está fuera de servicio.

Sólo podemos acceder con helicópteros a los campos que están alejados. Si fuésemos por tierra seguramente no llegaríamos nunca: los grupos de guerrillas y los “Janjaweed” esperan que cometas este error.

Zonas vedadas

Ayer, el Gobierno nos prohibió el acceso al Norte. El Norte está bajo el control del “Justice Equality Movement”, ahora. Gran parte de la población del Norte que depende de la ayuda humanitaria, se quedará sin comida, medicinas y agua.
 
Hice mi primera coordinación de entrega de ayuda en el campo Ryad. Si no tienes suerte, como en mi caso, y llegas antes de los camiones con los abastecimientos, sufres más. Los niños gritan, la gente cae al suelo, tienen muy poca higiene y hay moscas por todas partes, en sus ojos, en sus orejas… Los que son un poco más mayores te agarran por el pantalón y piden. Los líderes de las comunidades preguntan cada un minuto dónde está la ayuda, tienen experiencia en esto y no es la primera vez que están en esa situación. Les tranquilizas, llamo para ver si vienen, esperas que lleguen pronto.
 

El crudo reparto de la ayuda

Cuando la ayuda llega, tienes que tener suerte, de nuevo. Es importantísimo que se haya hecho un correcto “Needs Assessment”, previamente. Las cantidades de la ayuda tienen que ser equivalentes al número de personas. Pero es difícil, llega gente nueva todos los días. Te puedes programar por los que están ya en los campos, pero no por los que siguen llegando. Depende de la guerra, de las atrocidades, de su intensidad, de cuánta gente dejará sus casas y hacia donde irá… Los casos de malaria y de SIDA son relativamente pocos, pero no los de diarrea.
 
La palabra “coordinación” es mágica, pero es complicadísimo lograr lo que significa. Varios actores participan en todo este sistema: todos los departamentos de las Naciones Unidas, donantes, UE, alrededor de 30 Organizaciones No Gubernamentales, y por supuesto, el absolutamente corrupto Gobierno de Sudán entre otros…

Cada uno hace lo que le da la gana, o mucho peor, lo que le responde a sus intereses. Es difícil coordinar todo esto. Sin embargo, es normal que lo sea: no puedes programar casi nada cuando hay guerra.
 
Hoy charlé con alguien de los “cascos azules”.  Estuvo 3 años en Afganistán y lleva medio año en Darfur. Le pregunté, de forma ignorante, dónde es más difícil… “Si el infierno existe en este planeta, está aquí” contestó.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

5 Comentarios

  1. Anónimo 13/07/2008 en 10:11

    ALABA EL NOMBRE DE JEOVA, Y ENTREGALE TU CORAZON, AHORITA QE ESTAS EN LA TIERRA, NO ESPERES STAR PERDIDO PARA PEDIRLE UN SEGUNNDO ESTAR AQI Y ARREPENTIRTE, SOLO POR EL SEREMOS SALVO
    EN EL NOMBRE DE CRISTO..

  2. Anónimo 25/03/2008 en 9:28

    La verdad nada de eso anuncian las grandes cadenas en su incomprensible actitud de tapar eso por que existen poderes mas grandes q manipulan esa informacion que sensibilazaria al mundo entero solo se sabe que hay guerras y nada mas

  3. Anónimo 26/02/2008 en 15:41

    Conmovedor el testimonio hay veces que uno piensa que tranquilo vive uno y otras veces en que egoístas somos tenemos todo y otros nada si a todo eso le sumas lo peor del ser humano, la guerra. Donde vamos a ir a parar en este mundo de intereses donde cualquier cosa vale mas que una vida.

  4. Anónimo 26/02/2008 en 7:30

    Extremecedor relato Kyriakos. Espero que te vaya muy bien y nos sigas contando cosas.

  5. Anónimo 25/02/2008 en 8:59

    Interesante e importante testimonio sobre el terreno para conocer una catástrofe humanitaria.
    Enhorabuena

Participa con tu comentario