Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Quetzaltenango: una ciudad enferma

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / La gestión municipal es criticada por su falta de ideas y de preocupación por los problemas de la ciudadanía

Quetzaltenango (Guatemala). Hoy día no es raro escuchar en una plática normal, el tema del desgaste político de la actual corporación municipal. Para esta administración, el tiempo se le escapa como agua entre las manos y aún no ha demostrado, al igual que las anteriores, ser una comuna que ejerza un liderazgo fuerte y con personalidad para erradicar los problemas existentes en la ciudad de Quetzaltenango.

Aunque en ese entonces la atracción popular del alcalde Barrientos fue envidia para muchos políticos, hoy día se deja sentir en el ambiente quetzalteco no ser lo esperado para administrar la ciudad

En las elecciones pasadas se dio un hecho interesante: en su participación para optar a un segundo periodo, Jorge Barrientos ganó la alcaldía con una sobresaliente mayoría de votos, y por ende, casi toda su planilla ocupa un lugar en el concejo municipal; para muchos, una ventaja por tener un solo ideal y objetivo, y para otros, simplemente una ‘aplanadora’, por no existir oposición.

Un acontecimiento muy pocas veces visto, luego de un primer mandato no del todo eficiente. Y aunque en ese entonces la atracción popular del alcalde Barrientos fue envidia para muchos políticos, hoy día se deja sentir en el ambiente quetzalteco no ser lo esperado para administrar la ciudad. Al parecer la falta de ideas, planificación y el poco interés por resolver los problemas de mayor prioridad, es la característica principal de la referida gestión municipal.

Basta con la llegada del invierno para observar, como todos los años, las imágenes de vecinos molestos y afectados, porque se les inundó su casa o negocio en el sector de la zona 2 por el colapso de los drenajes. Y en casos peores, la improvisación de albergues para refugiar a damnificados, como lo provocado por la tormenta Ágatha, que nuevamente puso a prueba la capacidad de reacción de la comuna.

Al caminar por el mercado de la terminal, por ejemplo, lo primero que se observa es un verdadero desorden en la distribución de los locales y lo insalubre en la venta de los productos. Precisamente la época de invierno es la peor enemiga de ese lugar, el personal de aseo no da abasto para eliminar el mal olor y los grandes ‘volcanes’ de basura.

El desorden vial, el descontrol y abusos del transporte urbano, la ineficiencia de la administración de los recursos y la poca atención en los servicios, se unen a lista de prioridades por arreglar

Lo mismo sucede en el mercado ‘La Democracia’, muy lejos de hacerle honor a su nombre, lo característico de ese lugar es la proliferación de ventas informales, al grado de vender desde piratería hasta vehículos –parqueados disimuladamente frente a la iglesia San Nicolás y parque Benito Juárez-; aunado al necesario cuidado al comprar, porque a veces los usuarios regresan a su casa sin cartera.

Entre tantas cosas, el desorden vial, el descontrol y abusos del transporte urbano, la ineficiencia de la administración de los recursos y la poca atención en los servicios, se unen a lista de prioridades por arreglar. Problemas que para describirlos se llenarían hojas completas.

No cabe duda que la ciudad sufre, está urgida de soluciones y de respuestas a las peticiones de los ciudadanos. Tomar acciones de manera pronta y eficiente para solucionar esta problemática es lo que necesita la población, y dejar de inaugurar proyectos que únicamente colaboran con la vista de la ciudad, puramente ‘maquillaje urbano’.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario