Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

“Quiero mostrar al público que el timple es un instrumento sin fronteras”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ENTREVISTA AL MÚSICO TIMPLISTA BESELCH RODRÍGUEZ

El joven músico canario Beselch Rodríguez acaba de sacar su disco ‘In-diferente’, donde sigue sorprendiendo con el timple, instrumento tradicional canario

Siempre es grato poder continuar ofreciendo a mi segunda patria las entrevistas de aquellos talentos que se van abriendo paso en medio de la crisis. Resurgen para demostrar que hay cosas más importantes en España y el mundo para afianzarse como personas, y sé que cuentan con un excelente caudal de talento. Y hoy, desde Santa Cruz de Tenerife, les presento la propuesta musical de un joven que, con sus benditas manos, hace en cuerdas de timple, poesía. Les presento, con mucho orgullo de poder entrevistarle, a Beselch Rodríguez.

Peter Pantoja. ¿Cómo fue el comienzo de Beselch Rodríguez dentro del ambiente musical y del timple?

Beselch Rodríguez. Podríamos decir que mis comienzos en la música en general, y en la interpretación del timple en particular, vinieron ambos de la mano. Como cualquier chaval de mi edad en aquel entonces (yo tenía 12 años), escuchaba música en casa en un pequeño cassette que tenía de color negro, pero no había manifestado interés por tocar ningún instrumento musical. Una Nochebuena, mi abuelo me regaló un pequeño timple de Lanzarote que había permanecido en un armario de su casa durante años con la esperanza de que yo le diera algún uso más allá del meramente decorativo. Desde aquel día hasta hoy, no me he separado de él.

P.P. Partiendo de ese comienzo hasta la actualidad, ¿qué cambios consideras que han surgido en este tiempo?

“Cualquier persona que desarrolle una actividad artística tiene algo único e irrepetible que ofrecer”

B.R. Supongo que los cambios, afortunadamente, han sido varios y destacados. En primer lugar, aprender a expresarse con un instrumento en las manos es realmente complicado y requiere muchas horas de estudio, ya que los instrumentos musicales no son la forma de expresión natural de los seres humanos, y por tanto, hay que habituarse a manifestarse con ellos. En mi caso, creo que ha habido un aprendizaje importante de la técnica y la expresión del instrumento y una evolución del concepto musical. Por otra parte, el hecho de saltar del folklore hacia otras músicas y poder desarrollar un proyecto propio consolidado que me ha permitido mostrar de algún modo lo que tengo en la cabeza y me ha posibilitado madurar musicalmente hablando, es otro de los cambios que destacaría en este periodo de tiempo.

P.P. Dichos cambios deben haberte mostrado algo en concreto, ¿cómo asimilas su enseñanza para proseguir con tu música?

B.R. Efectivamente, todos los cambios han aportado cosas, algunas buenas y otras no tan buenas, pero que en cualquier caso, han servido para aprender y adquirir experiencia para seguir adelante. Ahora cuando echo la vista atrás, me alegro de que esos cambios se hayan producido porque han servido para madurar mi experiencia dentro de la música. Además, esas enseñanzas me ayudan, a día de hoy, a afrontar los nuevos retos y las nuevas situaciones con decisión y profesionalidad.

P.P. La juventud del mundo carece de oportunidades justas para que puedan canalizar todo ese caudal de talento que poseen en su interior, ¿cómo piensas que debe influir la sociedad actual para que esas oportunidades se presenten, y hacia quién o quienes mostrarías tu llamada para que se puedan aplicar esas oportunidades?

B.R. La sociedad debe darse cuenta por sus propios medios de que los jóvenes de hoy son el futuro de mañana, y que es imprescindible que canalicen y aprovechen de la forma más productiva posible ese talento al que te refieres, porque eso redunda en una sociedad más diversa y llena de cultura. La sociedad debe apoyar sin dudar la creatividad de los jóvenes haciendo uso de un criterio propio y no de lo que dicen los medios de comunicación masivos, por ejemplo. Para ello, es importante que todos nos impliquemos: gente de a pie, medios de comunicación, políticos, empresarios, compañías discográficas, artistas,…

P.P. ¿Cómo defines tus manos creando poesía musical en el timple?, ¿por qué te centraste en el timple cuando das tus primeros pasos en el abarcador mundo de la música?

B.R. Muchos músicos consideran que las manos son simplemente una herramienta que les permite transmitir al instrumento lo que les ronda por la cabeza en un instante dado. Sin embargo, yo pienso que son más que eso: las manos, cuando se usan para hacer sonar unos instrumentos, son un mecanismo de expresión capaz de crear emociones, sentimientos y de expresar cosas que van más allá de las simples palabras.
Por otra parte, está claro que la vida es totalmente impredecible y nunca sabes dónde vas a estar mañana ni haciendo qué. En mi caso, pasó algo así con el timple. Al igual que le sucede a muchos niños que comienzan a tocar un instrumento musical, son sus padres o familiares quienes los impulsan y quienes deciden por ellos cuál será el instrumento que tocarán. Como ya comenté antes, me centré en el timple casi sin darme cuenta, ya que uno de ellos llegó a mis manos fruto de un regalo. A partir de ahí, comencé a ir a clases y a progresar hasta llegar al momento actual.

P.P. ¿Cuáles son tus influencias musicales que agilizan tu formación artística?

B.R. Supongo que inicialmente mis influencias musicales venían casi exclusivamente del folklore canario. El primer grupo donde estuve tocando fue un grupo folklórico de la isla de Tenerife, así que todo lo que aprendí estaba estrechamente vinculado al mismo. Pero pronto me di cuenta de que el timple tenía otras posibilidades más allá de lo folklórico. Gracias a los discos de conocidos intérpretes de timple como Benito Cabrera, José Antonio Ramos y Domingo Rodríguez ‘El Colorado’ descubrí que el timple tenía tantas posibilidades para ser fusionado con otros estilos musicales y con otros instrumentos como cualquier otro. Ellos, gracias al legado que han ido dejando en sus discos, han sido mi principal influencia. Aunque todo sea dicho, a día de hoy procuro escuchar (no solo oír) todo tipo de música.

P.P. La música ante la crisis; ¿cómo piensas que debe influenciar el llamado musical ante los constantes cambios que ejercen las naciones y que repercuten en una economía vaga y falta de compromiso por mejorar?, ¿piensas que la música puede llevar un mensaje directo a los líderes de las naciones y por qué? (entiéndase por líderes: políticos, economistas, empresarios, las grandes potencias que rigen los gobiernos y países).

B.R. La música es un potente medio para transmitir ideas, sentimientos y pensamientos que van más allá de la palabra. Como tal, debe usarse con responsabilidad para transmitir mensajes humanos que sean positivos, que nos ayuden a superar estos momentos difíciles y a crear unidad entre las personas, lejos de intentar herir la sensibilidad de nadie mediante el uso de mensajes racistas o xenófobos. En definitiva, se trata de un canal de transmisión que debe servir para transportar ideas que nos ayuden a crear un mundo más comprometido y justo.

P.P. Beselch Rodríguez; ¿qué pretendes expresar con tu música en cuerdas y cómo deseas que se asimile en las palestras musicales tu estilo?

“La sociedad debe apoyar sin dudar la creatividad de los jóvenes”

B.R. Con las cuerdas de mi timple simplemente quiero mostrar mi concepto personal de la música. El timple siempre ha sido un instrumento tradicional y como tal, ha estado estrechamente vinculado a la música folklórica. Yo pertenezco a la corriente de timplistas interesados en innovar y mostrar al público que el timple es un instrumento sin fronteras con el que se puede hacer casi cualquier tipo de música, lejos de prejuicios del tipo ‘el timple no queda bien en este tipo de música’.
Mi estilo de música, que podríamos denominar folk, de nuevas músicas o músicas del mundo, ¿por qué no?, no intenta competir con ningún otro estilo. Simplemente estamos intentando hacer valer el instrumento frente al inmenso mundo de la música. Lo que sí espero es que el esfuerzo realizado sea valorado con criterio por la gente y que se trate con respeto todo el trabajo desempeñado para dignificar el instrumento.

P.P. Con tu capacidad creadora; ¿cuál sería tu prestación de servicios en una ONG y qué piensas que aportarías a ello para que otros se unieran?

B.R. Supongo que la forma de prestar mis servicios para alguna ONG sería de la mejor forma que sé: haciendo música. Como ya dije antes, la música es un medio de comunicación que permite expresar cosas que las palabras no pueden. Si pudiera utilizar las melodías que salen de las cuerdas para llamar la atención de la gente hacia la actividad de esa ONG, me daría por satisfecho. Muchos músicos desde siempre han utilizado su imagen y su buen hacer para desviar la mirada de la gente hacia elementos que ellos consideran importantes y que merecen atención y consideración, como en este caso.

P.P. Si el presidente actual de España te presentara su oportunidad para que radicaras tres proyectos con la juventud de Santa Cruz de Tenerife y España; ¿cuales serían y cómo los encaminarías?

B.R. Pienso que una oportunidad como ésta debería ser aprovechada para crear proyectos a largo plazo que permitieran a la juventud expresarse, resolver sus inquietudes y dar a conocer su talento y potencial. Esto es muy fácil de decir pero difícil de hacer. Lo que sí tengo claro es que sería necesaria la implicación de todos para crear estos proyectos y consolidarlos. Los proyectos puntuales pasan y son olvidados rápidamente, pero la juventud sigue ahí.
El primero de los proyectos consistiría en dotar a las ciudades de espacios de ocio alternativos, gratuitos y abiertos. Actualmente estos espacios no existen y por eso muchos jóvenes recurren al famoso –mal llamado- botellón, que ha deteriorado la imagen de la juventud, porque algunos piensan que el motivo principal de hacer botellón es el alcohol. Esas personas que han utilizado el botellón para crear una imagen social de la juventud degradada y sin futuro deberían darse cuenta de que el motivo central del botellón no es beber, sino la reunión social, la charla, y en definitiva, pasar un rato ameno y distendido en compañía de amigos y conocidos. Aunque, todo sea dicho, siempre existen algunos irresponsables que son los que provocan que paguen justos por pecadores. Si existiesen espacios de ocio que permitieran la reunión libre, igual las cosas serían de otra manera.
El segundo de los proyectos permitiría dotar a las ciudades de espacios culturales actuales que posibilitaran la libre expresión del talento reprimido de los jóvenes, sin importar la disciplina ni el nivel artístico. Hay muchos chavales que tienen un don para realizar alguna actividad (pintar, tocar un instrumento, escribir, cantar,…) pero no pueden expresarlo porque no tienen oportunidades justas ni lugares donde hacerlo. Esto puedo decir que lo he vivido en carne propia. Cuando creé mi primera banda (compuesta principalmente de amigos que tocaban algún instrumento) yo tenía unos 15 años. Y a esa edad es muy duro ver cómo una puerta se cierra detrás de otra simplemente porque eres joven y, supuestamente, no tienes el nivel ni experiencia adquiridos. Poder subirme a un escenario y mostrar lo que sabía hacer era un hito difícil de lograr.
El tercero de los proyectos se centraría en conservar e impulsar los otros dos, porque ya se sabe que el que mucho abarca poco aprieta.

P.P. ¿Quiénes son tus compañeros de viaje en esta propuesta musical?, ¿cómo contribuyen ellos a que el mismo pueda continuar?

“Algún día, aspiro a introducir el timple en el ábito sinfónico, pero esta vez, de mi mano, por supuesto”

B.R. Siempre digo que detrás de la portada de cualquier disco hay muchas personas, que aunque no siempre se ven, están ahí y hacen posible que los proyectos salgan adelante gracias a su esfuerzo, dedicación, ilusión y entusiasmo. En mi caso esos compañeros fieles son Marco del Castillo (guitarra), Pablo Díaz (flauta travesera), Carlos Perdomo (bajo eléctrico), Kico León (batería) y Sisi del Castillo (percusiones). Por supuesto, también está mi técnico de sonido, David Correa. Además, hay que agradecer siempre el buen hacer de mi discográfica, Estudios Multitrack y de su director, Paco Chinea. También hay otro montón de músicos con los que colaboro habitualmente (o ellos colaboran conmigo) y que sería imposible nombrar en unas pocas líneas. Todos ellos contribuyen a mi proyecto no sólo musicalmente, sino muchas veces dando ánimos, aportando ideas e impulsando de un modo u otro esta propuesta que hemos iniciado juntos.

P.P. Momentos memorables en tu carrera; ¿cuáles han sido algunos de ellos y cómo han marcado la diferencia, desde tu punto de vista, en la visión que se tiene de un instrumento musical como el timple?

B.R. Puedo decir con orgullo que ha habido varios momentos que merece la pena recordar. Empezando por el principio, el primero de ellos es el certamen de timple convocado por el Gobierno de Canarias que tuve el privilegio de ganar hace ya algunos años. Otro momento memorable fue la selección de mi propuesta por los circuitos de música INJUVE 2004 (unos circuitos de música a nivel nacional que tienen como objetivo la promoción de jóvenes artistas) y que me permitió llevar mi música junto a mi banda por distintos puntos de la geografía española. Y más recientemente, los conciertos de presentación de mi disco, ‘In-diferente’, que han tenido lugar a lo largo de este año (2009) y que nos han dejado buenos recuerdos sobre los escenarios, ya que las presentaciones de discos suelen ser intensas porque culminan la realización de un trabajo. Supongo que algunos de estos momentos, como la selección en los circuitos de música del INJUVE y la presentación del disco han servido para sorprender a la gente y hacerles ver que el timple es un instrumento totalmente versátil que puede ser fusionado con cualquier estilo o instrumento de cualquier índole, más allá de su uso en el ámbito folklórico. También creo que algunas personas se han visto gratamente sorprendidas al ver a alguien joven desarrollar una idea propia consolidada que hoy se muestra en los escenarios.

P.P. ¿Cual sería ese proyecto perfecto que Beselch Rodríguez anhelaría realizar y con quien te gustaría compartirlo, que fuese parte del mismo?

B.R. Jajajaja, debo reconocer que esta pregunta es difícil. Creo que el reto al que aspiro algún día (aunque no me obsesiona conseguirlo) es poder introducir (como ya hicieran en su momento otros intérpretes) el timple en el ámbito sinfónico, pero esta vez de mi mano, por supuesto. Debe ser un reto apasionante encajar un instrumento tradicional como el timple en un ambiente tan complejo como una orquesta sinfónica.

P.P. Cuando defines el ritmo a seguir o el título a registrar para algún tema, ¿cómo seleccionas el mismo y cuales son esos momentos claves en que la musa aflora?

B.R. Ésta, probablemente, es la pregunta más difícil de toda la entrevista… Realmente es complicado definir un ritmo, y más todavía poner un título a una canción, porque, bajo mi punto de vista, éste debe representar con palabras lo que se va a escuchar o lo que el autor quiso expresar, y eso es tremendamente subjetivo. Así que últimamente opto por utilizar como títulos elementos cotidianos que están presentes a la hora de componer el tema. Por ejemplo, el tema que cierra el disco ‘In-diferente’, se titula ‘Yoyo’, que es el nombre cariñoso por el que llamamos a mi hermano pequeño. Le puse ese nombre al tema porque de algún modo influyó en que el tema suene como suena, y también porque estaba presente cuando lo hice.
Momentos clave yo creo que no hay, estas cosas tan personales pueden surgir y surgen espontáneamente cuando uno menos lo espera.

P.P. Igor Stravinski, un compositor y director de orquesta ruso dejó entre sus legados la siguiente frase, la cual desearía que expresaras con tus propias palabra: “No basta con oír la música, además hay que verla”.

B.R. Yo diría que para percibir completamente los matices de una obra hay que verla, porque efectivamente no todo radica en lo que se escucha: el resto de sentidos completan esta percepción.

P.P. ¿Por qué el público, no tan solo en Tenerife, sino en toda España y otros países, debe dar una oportunidad a Beselch Rodríguez y el timple?

B.R. Por el mismo motivo por el que se debe dar una oportunidad a cualquier persona que desarrolle una actividad artística: porque esa persona tiene algo único e irrepetible que ofrecer.

P.P. En la actualidad, ¿de dónde viene, donde está y hacia dónde se dirige Beselch Rodríguez?

B.R. Vengo de un recorrer un camino de aprendizaje y experiencias. Me encuentro en la mitad del camino sin haberme detenido e intentaré seguir caminando por el mismo sitio haciendo pequeñas paradas momentáneas que me ayuden a continuar el mismo.

P.P. Tres palabras que nunca deben faltar en la vida de un artista:

B.R. Creatividad, ilusión y atrevimiento.

P.P. Para finalizar, como tema libre, envía un saludo a los internautas de Bottup y tu despedida ante los seguidores de la web.

B.R. Primero me gustaría agradecerte a ti, Peter, tu profesionalidad y amabilidad a la hora de realizar esta entrevista, y asimismo darte las gracias por permitirme mostrar a los lectores de Bottup lo que hago. Para todos ellos va mi agradecimiento por haber llegado hasta el fin de la entrevista y les invito a visitar mi web www.beselchrodriguez.com para que sigan escuchando y disfrutando mi música. ¡Nos veremos pronto!

P.P. Una ves más, gracias a todos y cada uno de los seguidores de Bottup, por la oportunidad de transmitir un poco esta esencia que fluye al natural de los Talentos que se abren paso poco a poco, que podamos ver que hay cosas más importantes en todas las naciones en las cuales enfocarse cuando todo parece andar mal. Es gracias a ello que podemos construir un excelente futuro, desde nuestro presente. Uno de esos ejemplos es el amigo Beselch Rodríguez, quien sin duda alguna llegará allí donde se proponga. Apoyemos los talentos que hacen la diferencia en nuestra juventud, esos son los pilares de nuestra sociedad. Hasta una próxima entrevista o reportaje, donde continuamos expandiendo horizontes.

Peter Pantoja Santiago
(Juncos, Puerto Rico)

Más información sobre Beselch Rodríguez:
En su web: Beselch Rodríguez
Su Canal de YouTube
Su Facebook
Su MySpace


Subtítulo, destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 30/01/2010 en 3:08

    Escuche a este jovencito hace como dos años en Tenerife en Tenderete y cierto es que ese instrumento le transforma y le hace llegar a las personas, le felicito y que nunca dude de que es buen intrumentista.

  2. borikuaspain23 21/10/2009 en 20:40

    Este joven talento, orgullo de Tenerife
    Este es el Talento que debe hacer la diferencia en un mundo tan carente de oportunidades de crecimiento y desarrollo de la juventud,asi que en Tenerife y España cuentan con un caudal de Talento excelente…

Participa con tu comentario