Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

Qué quedó de la gira de Bush por Latinoamérica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Análisis

La respuesta podría ser muy fácil: nada. Sobresalieron su negativa a hablar de Irak, de Hugo Chávez y de su gobierno y las manifestaciones en su contra en todos los países que visitó.

Image
Bush y Uribe, recientemente en Colombia

(Bogotá) La gira de George Bush por Latinoamérica no dejó nada sobresaliente, aunque tampoco provocó sorpresa. Ya se sabía que de su visita a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México no se podía esperar nada.

 

Sorprendieron sí, las extremas medidas de seguridad, a lo Hollywood, y las protestas de estudiantes, sindicalistas y organizaciones en contra del imperialismo. Bush habló poco y no dijo nada.

Brasil

El presidente de los Estados Unidos se reunió en Brasil con Luiz Inácio Lula da Silva, visitó las plantas de Petrobras y selló un acuerdo en materia de biocombustibles, luego de explicar que las naciones no pueden estar supeditadas a lo que digan los países productores de petróleo. Bush se comprometió a desarrollar y compartir tecnología en materia de biocarburantes y aseguró que no era cierto que su gira pretendiera recuperar el terreno perdido luego de una etapa en que le ha dado la espalda a Latinoamérica, como aseguran los analistas del tema.

En Brasil cerró acuerdos sobre biocarburantes y en Uruguay decepcionó al no hablar de acuerdos de mercado

Uruguay
En Uruguay se encontró con Tabaré Vázquez, cuyo gobierno se considera de izquierdas. Para muchos su visita pretendía asegurar el terreno con sus aliados Colombia, Guatemala y México, y ‘coquetearle’ a los supuestos gobiernos de izquierda: Brasil y Uruguay.

Allí Bush respondió a su homólogo la queja sobre los inmigrantes uruguayos que trabajan en Estados Unidos en precarias condiciones y prometió (como lo hizo en los otros países) hacer lo posible porque la política de inmigración de su país sea más benévola con los latinoamericanos, “aunque es difícil”.  En cuanto a los acuerdos de mercado, lo que necesita urgentemente Uruguay, Bush tampoco dijo nada claro y se entiende que no puede hacer mucho con un Congreso que está en contra.

Prometió dinero para el ‘Plan Colombia II’ pero auguró dificultades al Tratado de Libre Comercio con este país

Colombia

En Colombia siguió hablando poco, diciendo menos y rehuyendo las preguntas (en la rueda de prensa sólo se permitieron cuatro preguntas, dos de la prensa nacional y dos de la extranjera). Allí dijo que le daría la mano a Colombia en cuanto al Tratado de Libre Comercio, pero que –cosa rara- iba a ser difícil. Prometió, eso sí, más dinero para la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, en lo que se ha llamado el Plan Colombia II.

 

Por su parte, el presidente Álvaro Uribe aprovechó la visita y la mirada de los medios de comunicación para asegurar que su gobierno lucha contra los paramilitares y que la influencia de éstos en la política está siendo castigada gracias a su gestión.

Guatemala le pidió políticas favorables a la inmigración en EE UU y Bush sólo prometió tratar a los detenidos “con respeto”
Guatemala 

En Guatemala, quizá el país en donde las condiciones de pobreza, inseguridad y crimen organizado son las más altas en toda la región, el presidente Bush prometió ayudar con medidas para contrarrestar la delincuencia, aunque no dijo cómo. Ante uno de los principales problemas de Guatemala, la enorme emigración a los Estados Unidos, el presidente Óscar Berger solicitó a Bush un plazo para la deportación de ilegales mientras surge una política que los favorezca, a lo que éste respondió que no podía  hacerlo, pero que los arrestados serían “tratados con respeto”.

En México las protestas ante su llegada fueron violentas y ni él ni Calderón tocaron el tema del polémico muro fronterizo

México 

La gira terminó en México, donde, en medio de violentas protestas en su contra, el presidente norteamericano volvió a prometer un marco legal  más acorde con el problema de la masiva emigración de mexicanos hacia el norte. Una vez más en temas comerciales y de seguridad no dijo nada. Ninguno de los presidentes se pronunció sobre el muro que piensa construir Estados unidos en la frontera.

 

Así las cosas, la gira de George Bush por Latinoamérica no dejó más que buenos propósitos. Quizá le fue mejor a Hugo Chávez, que realizó una gira paralela a la de su contradictor y ganó amigos e hizo contactos.  En términos generales todo quedó igual. Una victoria solo de la retórica.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario