Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Rajoy y Artur Mas: dinero o independencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

¿Elecciones anticipadas en Cataluña?

Barcelona. Hubo un tiempo en que Jordi Pujol vendía en Madrid la contención independentista. Otro en que además pactaba la llamada gobernabilidad por sus votos en el Congreso. Entre uno y otro cuento se conseguían traspasos de competencias con sus correspondientes miles de enchufados, o se enterraban corrupciones. Siempre dinero y más dinero. Ahora, ni competencias a traspasar, puesto que el caos presupuestario obliga a replantearse todo el andamiaje anterior, ni dinero. Y si la independencia es imposible y las corrupciones lo abarcan todo, entre Artur Mas y Rajoy solo se vislumbra una conversación… la de entre dos besugos.

Ni el mejor de los pactos fiscales imaginables pudiera detener el crónico déficit. Dos estados al completo, duplicados, son teórica e ideológicamente insostenibles

Contener Bankia y CatalunyaCaixa, y demás desfalcos financieros, duplicando el problema del eterno déficit, cuesta tanto dinero europeo que imposibilita cualquier pacto fiscal.

“Dinero para Cataluña”, dicen, más bien para el monstruo llamado Generalitat y sus empresas o negocios, pues ni que abocaran lo indecible nos llegaría a ninguno de los 700.000 parados catalanes, pensionistas, o empleados y obreros. Insisto, en Cataluña se ha creado un Estado paralelo insaciable, un pozo sin fondo. Dudo que ni el mejor de los pactos fiscales imaginables pudiera detener el crónico déficit. Dos estados al completo, duplicados, son teórica e ideológicamente insostenibles.

Si la discusión sobre la independencia o incluso el pacto fiscal, por más que entusiasme a unos centenares de miles de catalanes, consigue distraer el problema principal, o sea, el galopante deterioro de la economía española y por tanto de la estructura social, casi se justifica la fantasía, pero no solo no distrae a las decenas de millones con problemas vitales de absoluta prioridad, sino que enmierda, complica y destruye.

Iniciado el otoño tres o cuatro millones de españoles con pensiones mínimas deberíamos saber si se aumentará el 2,7% de inflación que nos permitiría comprar la comida de un día para toda una familia en paro. O ya generalizando qué esconde ese terrible rescate del que nos venden nos está librando Rajoy luchando (utilizo el verbo luchar que junto al de trabajar tanto gusta a nuestros políticos) contra las fauces del dragón alemán, asustado o cabreado por la ingente y en teoría impagable deuda española.

Digo que lo tenemos muy mal los catalanes que no chupamos de las inmensas y abundantes ubres de la Generalitat. Nuestros dirigentes flotando entre una especie de secta catalanista, inteligible solo para iniciados o fanatizados, al estilo Cienciología o del Mon coreano, con un millón de fieles, lucha o trabaja a brazo partido para obtener un dinero que no existe, y que de existir no alcanzaría un euro para los 6.500.000 catalanes restantes.

Lo tenemos muy mal los catalanes que no chupamos de las inmensas y abundantes ubres de la Generalitat

Hoy, tras la reunión en la Moncloa, espero que el cabreo de Artur Más y su millón de acólitos alcanzará el paroxismo. Y lo peor es que, debido al partitocrático panorama político catalán, unas elecciones anticipadas pudieran otorgarle al independentismo de pandereta una mayoría absoluta.

CIU, Jordi Pujol, creador de la Cataluña inviable y corrupta, se llevará el gato al agua, aunque se trate de un animal con rabia. Total, más quiebras y paro… y corrupción.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario