Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Ramón García-Bragado Regidor de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, imputado

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Y libertad sin fianza para Félix Millet y Jordi Montull

Juan Piqué Vidal relacionado con los casos Hacienda, Pretoria, Palau

Un día intenso el 30 de junio. La incorporación de Piqué a la defensa, mano de santo, los inculpados a la calle. Y para los socialistas un susto, su piedra ha caído en su tejado, el teniente alcalde de Urbanismo, Ramón García-Bragado, imputado. Si se recalifica hay un ‘recalificador’ (en este caso debiera haber dos, Ayuntamiento y Generalitat) y un recalificado. Por fin, después de cientos o miles de recalificaciones fraudulentas en Cataluña, se imputa a un ‘recalificador’. En poco tiempo dos tenientes de alcalde cesados… pero cobrando. ¿No tendrá algo que ver el Alcalde Hereu?

En cuanto a Piqué, no afirmo que sea por su intervención. Los corruptos no deben permanecer en prisión, son un peligro, se ponen nerviosos y cantan. Pero no nos engañemos, Piqué es un personaje siniestro. Y si la sociedad, Barcelona, no lo ha suprimido de su pedestal, ni siquiera condenado después de 30 años dominando en la Judicatura al estilo mafioso, es que la ciudad está más podrida de lo que parece. ¡Y me decía un afligido comentarista que se incorporó al bufete a aprender! Todos deberíamos aprender de lo que es capaz un abogado corrupto y corruptor, exigiendo se le cerrara el bufete y se le impidiera su profesión, aunque sea con profesionales interpuestos, para que no corrompiera a más funcionarios o engañara a sus clientes.

Por fin, después de cientos o miles de recalificaciones fraudulentas en Cataluña, se imputa a un ‘recalificador’

Me decía el comentarista que al salir en Google su nombre anunciando su paso por el bufete, dos años, le niegan trabajo. Una contradicción, su presencia en los más escabrosos temas, no cuadra con la queja. Me cuentan que Jordi Pujol contestó a otra víctima, pidiendo su intermediación en un grave asunto, que él hacía muchos años que no tenía relación con Piqué. Parece que los viejos amigos la tienen y mucha. Esos “400 de Millet” que son el “todo Barcelona” no le olvidan, unos, porque pagando decenas de millones, en negro, les sacó de la cárcel, y otros por infinidad de buenos negocios donde indiscutiblemente arruinaban al menos avisado, o estafaban a cualquier institución. Y si añadimos lo del blanqueo, ya denunciado y archivado en 1991, el escenario ennegrece.

¡Y aseguran que su capacidad profesional no destaca! Los códigos no son su especialidad. En realidad su titulación (o historial académico, profesor en la Universidad) es más bien escasa, pero su inmoralidad no tiene límites. Cuando el escándalo, o sus varios escándalos afectaron demasiado, el bufete se vació, ¡hay profesionales decentes! Si tenía 100 a sus órdenes, se quedó en 50, ¡que no está nada mal! También me dicen que los necesita más para sus oscuros negocios y cientos de sociedades tapadera que para ejercer la abogacía. Publiqué la lista de sociedades en la web La gran corrupción, web por el momento inactiva. Incluso cuentan que entre sus hijos e íntimos socios las tensiones oscurecen el ambiente.

El caso Pretoria ha entrado en hibernación después del levantamiento del secreto del sumario. En el caso Palau, Gemma Montull se niega a declarar en el Parlament, pero suelta que la tarjeta de “directora financiera” era cuento, para fardar, ful dirían en Brians. Y recibí la última acta, del 16 de junio de 2010, del juicio caso Hacienda, que adjunto en el blog La gran corrupción como recordatorio. En la concesión de la palabra a los acusados, Javier de la Rosa y Juan José Folchi se intercambiaron duras acusaciones. Los dos deberían haber acusado a Piqué, pero De la Rosa siempre dijo que sabía demasiado de su padre para ni siquiera renunciar a su defensa, aunque al final lo hiciera, y Folchi brillaba sin necesidad de Piqué, pero en íntima relación. Están penalmente mejor de lo que merecen, pero han salido peor librados que su gran socio, cerebro o capo.

Repito la composición de su bufete por si alguien requiere de sus servicios. En otros tiempos, hace 20 o 30 años, la inicial provisión de fondos en negro no bajaba de cinco millones de pesetas, que ascendían vertiginosamente si el caso era ‘aceptado’. Yo, después de varias gestiones, que me inquietaron, le pedí la minuta, y cuando me respondió que iba a cargo de Javier de la Rosa, porque consideraba que su padre me había engañado, cambié de abogado. ¡Y elegí, pagando, a Luís Pascual Estevill! e iniciaron una muy provechosa relación, ¡tal para cual! ¡Mis tres años preventivo!


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario