Miércoles 02 de abril de 2014,
Bottup.com

Re-humanos. La provincia verde de Ecuador, Esmeraldas, hogar de 6.000 refugiados colombianos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

ACNUR lleva a cabo en la provincia numerosos actuaciones para paliar la situación de los refugiados

Recogemos testimonios de mujeres desplazadas por el conflicto colombiano, algunas trabajan como cocineras o trabajadoras sexuales

[span class=doc]Este artículo forma parte de una serie. Al final del mismo encontrarás los enlaces a las partes anteriores[/span]

Las Esmeraldas

Allá en la zona noroccidental de la mitad del mundo, en el país llamado Ecuador, se encuentra ubicada la provincia de Esmeraldas, que tiene una temperatura aproximada entre 21 y 25 grados centígrados. Se la llama la provincia verde ya que el nombre Esmeralda proviene de la palabra latina verde, Smaragdus. Claro, que también el verdor de su selva, de sus ríos y de su mar justificaron su nombre.

La provincia verde fue descubierta por el español Bartolomé Ruiz el 21 de septiembre de 1526 y se proclamó independiente el 5 de agosto de 1820. Según sus historiadores y los cronistas de Indias, cuando llegaron los conquistadores creyeron que el territorio estaba lleno de piedras de esmeraldas, por eso se le bautizo al principio como: La provincia de las Esmeraldas.

En la ciudad de Esmeraldas viven casi 6.000 refugiados colombianos y casi 4.000 solicitantes de asilo, el 60% son afrocolombianos y el 70% provienen de Nariño

Su población fue resultado de un naufragio de esclavos venidos de África, es por eso que la mayoría de su población es negra. En la provincia de las Esmeraldas existían varias tribus como los Niguas, Lachis, Campaces, Malabas y Cayapas. Los españoles les bautizaron como ‘la tierra de los yumbos’, según ellos estas tribus eran indios salvajes y peligrosos.

Los esclavos recién llegados, conjuntamente con los españoles, libraron varias batallas en las Esmeraldas, comandados por el Negro Alonzo de Illescas, nacido en Cabo Verde y educado por españoles en Sevilla. Venció junto con su ejército a la tribu más fuerte, que era la de los Niguas.

En el año 1568 se da el encuentro del grupo del Negro Alonzo Illescas con el ejército de cuarenta soldados del corregidor de la ciudad de Guayaquil, perteneciente a la Gobernación del mismo nombre. Andrés Contero y Alonzo tiene una primera reunión política, así las Esmeraldas tuvo su primer acercamiento con el poder colonial español.

Ya en el siglo XVII empieza la llegada de más esclavos provenientes de Gambia, del Congo y de Angola. Para el XVIII las Esmeraldas fue olvidada por la gobernación de Quito y Guayaquil, el único que dio su valor fue el científico riobambeño (Riobamba, Provincia del Ecuador) Pedro Vicente Maldonado.

Entre el siglo XVIII y XIX existían 230 personas descendientes de esclavos africanos que vivían en las Esmeraldas antes de la independencia de 1820. El año de 1861, ya constituida la República del Ecuador, el 29 de mayo por la Ley Territorial de ese país se transforma en la provincia de Esmeraldas.

Después de varias décadas relegada por las principales ciudades del Ecuador, Quito y Guayaquil, llegó el siglo XX. A principios de este siglo el presidente Eloy Alfaro construyó el ferrocarril de San Lorenzo para comunicar indirectamente la costa y la sierra ecuatoriana.

En la actualidad la provincia de Esmeraldas es una de las regiones más turísticas del país andino. Sus playas, sus manglares y además sus bellezas naturales son un patrimonio muy rico para el pueblo ecuatoriano.

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

Un verde refugio

La provincia verde, como se conoce a Esmeraldas, ha sido fundamental en la ayuda a las personas desplazadas por el conflicto colombiano, especialmente de los departamentos de ese país Nariño y Cauca.

En la actualidad en la ciudad de Esmeraldas viven 5.957 refugiados reconocidos y 3.942 solicitantes de asilo. Según el ACNUR (la agencia de la ONU para los refugiados) se estima que alrededor del 60% de los solicitantes de asilo se consideran afro-colombianos y un 70% de solicitantes de refugio provienen de Nariño, especialmente del Municipio de Tumaco.

En los cantones fronterizos de San Lorenzo y Eloy Alfaro existen aproximadamente 22 comunidades que reciben a la población de refugiados. La gran mayoría de refugiados se asienta en barrios marginales, donde tienen dificultades para el acceso público.

La Dirección de Refugio del gobierno ecuatoriano abrió sus oficinas en Esmeraldas en mayo de 2010. Actualmente existen varios proyectos del ACNUR conjuntamente con el gobierno, como:

El ACNUR implementa proyectos de granjas agroforestales, una microempresa de ropa deportiva, una granja avícola, una ebanistería y capacitación para trabajadoras sexuales

- La implementación de granjas agroforestales en la comunidad de Santa Rosa de los Éperas, donde trabajan miembros de 61 familias.

- Un grupo de 11 familias de mujeres refugiadas trabajan en una microempresa de ropa deportiva.

- En la comunidad Punta de Piedra existe una granja avícola que beneficia a 17 familias de refugiados.

- Entregaron 106 microcréditos con un total de 46.560 dólares a ecuatorianos y refugiados para fortalecer la productividad en toda la provincia.

- En la comunidad de Same se encuentra implementada una ebanistería donde se benefician 7 familias.

- En la ciudad de Esmeraldas existe una capacitación a 20 trabajadoras sexuales para el manejo de una caja de crédito en el marco de apoyo a la Federación 21 de Septiembre de trabajadoras sexuales.

Por otro lado, también se instalaron 280 sistemas familiares de recolección de agua de lluvia para la población de Pampanal (San Lorenzo). En la comunidad de Palma Real se instalaron equipamiento de recolección y clasificación de basura. Así como también se instalaron paneles solares en la misma comunidad y se implementó el mejoramiento de infraestructura en el Sub Centro de Salud de Palma Real.

Fútbol callejero para refugiados

Dicen los entendidos en el fútbol que la pelota une, integra, y sobre todo da alegría. El torneo de Fútbol Callejero para Refugiados existe en Esmeraldas y San Lorenzo algunas veces en el

En Esmeraldas y San Lorenzo se celebra el torneo de fútbol callejero para refugiados. No se gana con goles, sino con compañerismo, solidaridad, honestidad y no violencia

año.

Es un campeonato extraño, no se gana con goles sino con actitudes, como el compañerismo, la solidaridad con el adversario, la organización, la alegría del equipo, la honestidad y, sobre todo, la no violencia. En el fútbol callejero los equipos no aspiran a ganar, aspiran a dejar todo lo malo en el pasado, y esta competición se convierte en un tanque de oxígeno o tal vez en una paloma de paz para todos sus participantes.

El ACNUR aspira a que el fútbol Callejero se expanda por toda la provincia de Esmeraldas para fortalecer lazos entre nativos y personas refugiadas.

El cementerio de las lanchas

En el Puerto Pesquero de Esmeraldas para pescadores artesanales, aproximadamente existen alrededor de 4.000 botes o lanchas de varios colores, sobre todo impera el verde turquesa tirando a azul. También existen los grandes buques o barcos camaroneros que parecen acorazados al lado de las pequeñas lanchas. En un barco laboran un promedio de 13 a 15 personas, que mantienen una familia.

Cerca de 5.000 familias viven de la pesca, la limpieza y la comercialización de los frutos de mar. El gobierno de la provincia, conjuntamente con el nacional, se encuentra construyendo las nuevas bodegas, que son cerca de 50 para los pescadores artesanales.

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

Atrás de las nuevas bodegas se encuentra El Cementerio de las Lanchas del puerto pesquero. Algunas lanchas ya no tienen color y su oxidación crece cada día más. Alrededor de estas embarcaciones se encuentran un pasto crecido lleno de hierbas malas y ¡quién sabe qué bichos! y qué animales se encuentren dentro de los ex botes y de las hierbas crecidas.

Siguiendo al fondo a la derecha del cementerio de los ex navíos se encuentra una pequeño cuartito de madera, con un patiecito lleno baldes y latas viejas y un pequeño refugio para gallinas. La propiedad pertenece a Doña Martha y su hija Nelly, que son colombianas de la región de Barbacoa, con un breve paso por el departamento de Tumaco.

Martha es colombiana. Vive con su hija Nelly, de 21 años y con un retraso. Se mantiene con una fonda de comida cerca del cementerio de lanchas

Martha es cocinera, tiene una sonrisa dulce y llena de esperanza para que las cosas mejoren. Su mirada es de nostalgia de su tierra, pero ella bien sabe que su nuevo hogar ahora está en Esmeraldas y quiere luchar por tener su ranchito para vivir tranquilamente con su hija. Nelly tiene 21 años, tiene un retraso, y necesitan siempre medicinas para que se mantenga estable psicológicamente y evitar las convulsiones que ella sufre por su retraso.

Hace diez años vino con un compañero sentimental que la dejó por el gusto a la bebida. Tuvo que dejar a su hija pequeña en ese entonces con la abuelita paterna allá en Barbacoa (Colombia). Siempre su gusto por la cocina le ayudó a sobrevivir los primeros años.

Luego, con el tiempo y las aguas, Nelly se unió a su madre, y desde entonces se han encontrado solas y esperando recibir mejores condiciones en su nueva vida y en su nueva patria.

En la actualidad Martha no solamente sufre por la nostalgia de su pueblo y el recuerdo de su madre. Cuando tratan de arreglar las lanchas colocan un ‘aserrín’ que le afecta a ella y a Nelly. El ‘aserrín’ produce en sus cuerpos mucha picazón.

Doña Martita es conocida por todos los obreros que trabajan en las nuevas bodegas. Se mantiene con una fondita de comida muy cerca del Cementerio de las Lanchas. Su negocito le da toda su supervivencia. A pesar de las dificultades, Martha no se queja de la buena voluntad de los ecuatorianos con su persona y su hija Nelly.

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

Dos primas y una esperanza

Cerca del centro de la ciudad de Esmeraldas, existe una diversidad de casas humildes, algunas realizadas de cemento y otras con caña, alrededor de un pequeño mato y un tipo de laguna que, a más de agua, contiene desperdicios.

Resalta una casa tapada con un plástico negro. En la entrada de la puerta, en la parte de arriba, existen dos letreros que dicen: ‘Somos propiedad de Cristo’ y ‘Cristo Vive’. Allí vive María Dolores y su prima recién llegada, Katty. Ellas son colombianas de la región de Buenaventura.

Ojalá Dios les cambie el corazón a esas personas que hayan hecho daño y que se arrepientan y que mí Colombia tenga paz

Dolores salió de su país por exceso de violencia, en menos de un mes mataron a dos primos y unos amigos de la joven de 21 años, que ahora se encuentra embarazada esperando a su segunda hija. Lamentablemente la primera hija se quedó en Colombia. María Dolores salió de su tierra porque recibió llamadas amenazantes.

En el transcurso de su huída Dolores pasó por Armenia y Cali, hasta llegar a Esmeraldas. Apenas lleva 3 meses en Ecuador. Su otra hija, de 5 años, se encuentra al cuidado de su madre, que también le aconseja que no regrese a su país.

La joven colombiana está muy agradecida con los ecuatorianos, desde que llegó sólo ha recibido solidaridad. Una vecina del barrio les ayuda con algunas cositas hasta que consigan un trabajito María Dolores y su prima.

Por otro lado, Katty tiene apenas 16 años. Con rasgos de mujer y con alma de niña, tuvo que huir de Buenaventura porque un militar le amenazaba con poseerla. Viendo la difícil situación que se le presentaba, Katty y sus padres decidieron que debía huir para evitar una tragedia y preservar su dignidad.

A pesar de todas las dificultades que se presentan por ser extranjeras, las dos primas están construyendo un hogar de lucha. Les da miedo estar solas y no tener nadie que les proteja, pero sus ilusiones y anhelos son más grandes para enfrentar cualquier obstáculo que se les ponga en el camino en esta nueva etapa de la vida.

[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]

La valentía que tienen María Dolores y Katty tal vez se encuentra demostrada en la decoración y limpieza de su hogar. En su cuartito tienen apenas un colchón, para dos, pero está decorado como todas las adolescentes: tienen un cuadro lleno de sus fotos, de sus ídolos y de sus músicos preferidos. Cuando se entra a su cocina se ve todo bien limpio, bien organizadito y cada cubierto, cada jarro en su puesto. La pared está tapizada de color rosado princesa. La prima mayor, Dolores, dice que la vida comienza en su casa, por eso ellas se organizan y tratan siempre de arreglar y tratar de vivir bien.

“Ojalá Dios les cambie el corazón a esas personas que hayan hecho daño y que se arrepientan y que mí Colombia tenga paz”, dice María Dolores.

Sembrando sueños en silencio

“Existe una diferencia entre trabajadora sexual y prostituta. La primera lo hace por opción y casi siempre lo hace para ayudar a sus hijos y mantener su hogar, la segunda lo hace porque quiere o porque le gusta.”

Rosa Ángela nació en Medellín y llegó al Ecuador en el año 2007. Antes de su llegada a su nuevo país, Rosa Ángela trabajaba como comerciante de productos de limpieza y artículos de belleza. Según ella misma, tenía una vida muy tranquila con su esposo y sus tres hijos.

Un día salieron a dar un paseo por una finca paisa. El paseo se convirtió en tragedia porque las amenazas que le hicieron a su esposo durante un buen tiempo se hicieron realidad hace cuatro años y su compañero fue asesinado a sangre fría por la guerrilla. Fue el peor día de la vida de Rosa Ángela y a pesar del trágico momento, los asesinos de su esposo no la dejaron en paz y tuvo que salir huyendo para sacar adelante a sus tres niños.

Según Rosa, en Colombia no hay ley, ni el Estado ayuda, ni los grupos guerrilleros. Entonces, es muy difícil vivir en ese clima de violencia permanente. Llegó al norte de Ecuador, a la ciudad de Ibarra, aconsejada por una amiga que ya vivía en esa región ecuatoriana.

El ingreso a territorio ecuatoriano fue difícil para Rosa. Ella estaba dispuesta a hacer de todo en su nuevo lugar, a trabajar de lo que sea, como por ejemplo: de lavaplatos o de limpiabaños. Pero se complicó todo para Rosa, su identidad de extranjera y, sobre todo, siendo colombiana, no le ayudaba para conseguir un empleo.

Entonces, una amiga de su país le aconsejó el trabajo sexual hasta que consiga un empleo mejor. Pero lamentablemente, para las mujeres colombianas en el Ecuador es más difícil la vida que para los hombres de su país.

Los hijos de Rosa no saben lo de su profesión en el Ecuador, no saben su sacrificio, y ella aclara que nunca van a saber y que no se arrepiente para nada

Rosa Ángela, antes de tomar una decisión, pensó en sus tres retoños, cerró sus ojos y pidió a Dios, y como una mujer valiente no le importó lo que sería su nuevo trabajo, lo único que sabía es que sus hijos dependían de ella y era necesaria su decisión para poder ayudarles.

La opción de comenzar a realizar un trabajo sexual es por supervivencia, aún más si la mujer tiene que mantener un hogar, dice Doña Rosa. Actualmente vive en Esmeraldas y pertenece a la Asociación 21 de mayo, que es la organización de las trabajadoras sexuales de esa provincia ecuatoriana.

Los hijos de Rosa no saben lo de su profesión en el Ecuador, no saben su sacrificio, y ella aclara que nunca van a saber y que no se arrepiente para nada. Para Rosa la vida es de opciones y peor aún cuando una mujer es madre, lo que importa son sus hijos y nada más.

Gracias a la Asociación 21 de septiembre, que tiene aproximadamente más de 200 trabajadoras sexuales extranjeras, Rosita consiguió un microcrédito por esta organización, y con esto ha conseguido ahorrar para la educación de sus hijos o algún problema de salud para ellos mismos. La meta principal de ella es traer a sus hijos al Ecuador y colocarse un negocio para poder vivi con ellos.

Cada vez que gana un buen dinero lo coloca en el microcrédito para ahorrar y conseguir poco a poco un buen capital y colocarse su negocio propio. Durante tres años Rosa trabaja en silencio para ayudar a su familia. Ella siembra poco a poco el futuro de su familia y el silencio no significa esconder, ni mentir. A veces el silencio ayuda a sobrevivir en una sociedad llena de prejuicios y maltrato.

Rosa Ángela tiene una mirada un poco triste, porque nada es gratis, nada es fácil en esta vida, y a pesar del sacrifico sus pupilas demuestran una luz de esperanza futura por una vida digna con sus hijos y llena de pura paz y tranquilidad.

Los seres humanos a través de su trayectoria de supervivencia en el planeta siempre buscaron refugiarse de los fenómenos naturales y de los problemas externos que podría tener la sociedad o comunidad donde vivían. Por eso, que los refugios se convirtieron en una necesidad biológica y parte esencial de los seres humanos. Por esa razón, el nombre de refugiados debería ser cambiado por el de RE-HUMANOS


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario