Martes 12 de diciembre de 2017,
Bottup.com

Rechazada la reapertura del caso Enaitz

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Estoy en contra de la vendettas, de las ejecuciones en plaza
pública, de los linchamientos morales o físicos pero creo que el caso
Enaitz requiere justicia, y eso, sólo eso, es lo que se niega a
Antonio, a Rosa y sobre todo a Enaitz.

Opinión

Image
Enaitz Iriondo

La jueza del Juzgado de Primera Instancia e
Instrucción número 1 de Haro, ha rechazado la reapertura de las
diligencias previas derivadas del “caso Enaitz”, pedida por el Fiscal
Superior riojano. Tal y como informa EFE, la jueza -Doña Marta Iciar
Fernández-Hierro Martínez- afirma que el Ministerio Fiscal, en febrero de 2007,
consideró que debía confirmarse el auto de septiembre de 2006, en el
que se apreciaba la existencia de cosa juzgada y se decretaba el
archivo de las diligencias previas, tras la denuncia penal presentada
por los padres del menor contra Delgado por un presunto delito de
conducción temeraria y bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Él no se merece
que una señora jueza desde la tranquilidad de su despacho esté por
encima del Bien y de Mal, sobre todo del Mal.  Con estos folios
asepticos la justicia despacha un drama humano provocado por un señor
que, lo mires como lo mires, no merece seguir en la calle

“No ha sido hasta el año 2008 cuando este asunto ha despertado un
inusitado interés en los medios de comunicación, cuando el Ministerio
Fiscal ha considerado incorrecta la resolución de 22 de septiembre de
2004, y se ha molestado en instruir unas completísimas diligencias
informativas, algo totalmente inusual en la práctica diaria de los
tribunales”, señala el auto.

También cree que “atenta contra la más mínima y esencial seguridad
jurídica (…) pretender convertir un auto de sobreseimiento libre en uno
de sobreseimiento provisional después de haber consentido durante
cuatro años” y “resulta inquietante pensar que pueda haber sido la
trascendencia mediática del asunto la que haya motivado este cambio de
criterio jurídico”.

Y ante esta resolución me hago dos preguntas de profano en temas
jurídicos: si esas completísimas diligencias fiscales de ahora, 
consiguen destapar nuevos datos relevantes, por qué no aceptarlas; si
resulta inquietante para la señora jueza que sea la trascendencia
mediática la que ha conseguido que el fiscal opte por la reapertura, no
será porque, precisamente la naturaleza del atropello es tan moralmente
indignate y tan jurídicamente defectuosa que requiere otro juicio
justo. Un juicio que en su día no se dio.

Estoy en contra de la vendettas, de las ejecuciones en plaza
pública, de los linchamientos morales o físicos pero creo que el caso
Enaitz requiere justicia, y eso, sólo eso, es lo que se niega a
Antonio, a Rosa y sobre todo a Enaitz. “Tengas pleitos y los ganes”, 
dicen los gitanos. Esto no se acaba aquí. Enaitz tiene detrás a mucha,
mucha gente que no está dispuesta a arrojar la toalla. Él no se merece
que una señora jueza desde la tranquilidad de su despacho esté por
encima del Bien y de Mal, sobre todo del Mal.  Con estos folios
asepticos la justicia despacha un drama humano provocado por un señor
que, lo mires como lo mires, no merece seguir en la calle poniendo en
peligro a otros seres humanos.

Image

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Denuncia



Image

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario