Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Recuperar la confianza de la sociedad española

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El Gobierno y el Partido Socialista deberán replantearse las acciones a tomar para que todos entendamos con claridad cuáles son sus objetivos

Con independencia de los resultados de las encuestas, hay que reconocer que el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero necesita acometer una serie de acciones que le haga recuperar la confianza que obtuvo de la sociedad española en 2008.

Algunos desafortunados episodios descoordinados favorecen la labor opositora que ejerce el Partido Popular. Si a lo anterior le unimos la competencia entre empresas editoras de medios de comunicación, basta que el presidente Zapatero declare en un medio que el presupuesto en Inversión y Desarrollo mantiene la misma partida presupuestaria para 2010, y luego la vicepresidenta Salgado, detalle que también esa partida sufre ajustes, para que las empresas y medios que no obtuvieron las primeras declaraciones hostiguen sin piedad la descoordinación manifiesta.

Por muy optimista que quiera parecer el Sr. Rodríguez Zapatero, la sociedad española no se puede contagiar de su seguridad

Además, la tan traída y llevada recaudación fiscal, donde primero serían las rentas más altas quienes tendrían que aportar más a las arcas del Estado; y luego el aumento impositivo se aplica a los distintos tramos del IVA, igualmente desconcierta al electorado. A la par, el crecimiento del paro sigue subiendo a paso lento.

Tenemos que reconocer que ante un panorama como el descrito, por muy optimista que quiera parecer el Sr. Rodríguez Zapatero, la sociedad española no se puede contagiar de su seguridad. Entonces el Gobierno y el Partido Socialista deberán replantearse las acciones a tomar y los predicamentos para que todos entendamos con claridad cuáles son sus objetivos.

Es cierto que por activa y pasiva se insiste en la necesidad de incrementar el gasto público en la prestación servicios sociales que eviten crear bolsas de pobreza. Que las personas que pierden el trabajo y agoten la cobertura del desempleo pueden acogerse a una ayuda adicional y limitada.

Pero si a pesar de lo anterior, la sociedad empieza a mirar con recelo al Gobierno, éste necesita impulsar que la concertación social entre los agentes sociales culmine con una hoja de ruta que frene el crecimiento del paro. Y otra decisión que no puede esperar es el apremio al sistema financiero para que, con el rigor necesario, aumente considerablemente la concesión de préstamos a pequeñas y medianas empresas.También sería muy conveniente llegar a un acuerdo con los gobiernos autonómicos para que coordinadamente trabajen en la línea marcada.

Tenemos un claro ejemplo que demuestra que la coordinación entre gobierno central y gobiernos autonómicos es apreciada muy favorablemente por la sociedad general. Me refiero a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, y a los acuerdos alcanzados para hacer frente a las posibles consecuencias de la Gripe A.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario