Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Redes sociales, una sutil forma de decir adiós a la cordura

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Cada día, millones de jóvenes navegan por las numerosas redes sociales, a sabiendas de que la popularidad no cae del cielo

Al cielo miro yo, con los ojos entornados, cada vez que alguien me pregunta si tengo Tuenti, Facebook o Twitter (eso, por poner ejemplos, porque qué decir del MySpace, Messenger, Hi5…y una largo etcétera).

Entonces no sé si responder que yo pertenezco a la Edad de Piedra para evitar tener que enumerar todas mis direcciones, o decir que sí a todo y así cavar mi propia tumba.

Cada vez que alguien me pregunta si tengo Tuenti, Facebook o Twitter (…) no sé si responder que pertenezco a la Edad de Piedra (…) o decir que sí a todo y así cavar mi propia tumba.

No es que yo no esté de acuerdo con estas pequeñas grandes sociedades… pero de la diversión a la obsesión hay un paso. Como del amor al odio.

Las nuevas generaciones, esas que cambiaron la comba por un teclado, esas están cada día más enganchadas. Y cuando digo enganchadas, lo digo literalmente. Un símil entre estas redes y un joven sería el de un imán con un hierro, se trata de Leyes Físicas ya explicadas, lo cual convierte en absurdo cualquier intento de explicación emocional.

Face-universitarios, una nueva forma de relacionarse
Facebook nació en Febrero de 2004, con una base universitaria y fines sociológicos entre este grupo de la sociedad. Lo más destacable actualmente de esta red son sus ‘grupos’, los cuales se crean con fines lúdicos y para reunir a personas con los mismos gustos musicales, ídolos, anécdotas o situaciones. Algunos adquieren la categoría de surrealistas, a pesar de que ensalzan y caricaturizan la realidad.

Actualmente, Facebook tiene más de 400 millones de usuarios repartidos por todo el globo. A ella se suben unas 83 millones de fotos diarias y el tiempo estimado por sesión es de unos 45 minutos.

Tuenti-adictos, el hermano pequeño de Facebook
Tuenti vio la luz en 2006, de las manos de Zaryn Dentzel, un universitario estadounidense afincado en España tras conocerla en un intercambio. Aunque la red nació por y para universitarios, y dada su proyección e interés, se extendió al resto de usuarios, contando con un elenco algo más que universitario (colegiales, profesionales, etc). Cada día se establecen alrededor de unas 7 millones de nuevas conversaciones en su chat. Cada semana se registran unos 8.000 nuevos usuarios, los cuales dedican a cada sesión un promedio de dos horas.

La guerra se sirve en… ¿Teclado frío?

Por qué se molestan en defender o derrocar a una red u otra… si ninguna de las dos te va a repartir millones por hacerlo, es publicidad barata

Me acomodo en el asiento del autobús realmente fatigada y cuando me dispongo a encender mi reproductor de música para alejarme de toda realidad estresante, comienzo a escuchar (de nuevo) la misma discusión, y por supuesto, con los mismos argumentos. Para variar.

Acerco el oído con disimulo tratando de entender por qué se molestan en defender o derrocar a una red u otra… si ninguna de las dos te va a repartir millones por hacerlo, es publicidad barata. Gratis y absurda.

Cuando terminan de discutir y yo comienzo a colocarme los auriculares, el autobús se detiene en una nueva parada. Una de las dos chicas se levanta para bajarse y se despide de su compañera:

“Esta tarde me conecto a Tuenti. Conéctate y hablamos”.

Me quedo perpleja y, tratando de buscar algún por qué a la situación, recapitulo. ¿Vale?… ¿Es que la chica de Tuenti también tiene Facebook? Y la de Facebook…. ¿También tiene Tuenti?

Entonces desisto y comienzo a escuchar música. Estoy deseando llegar a casa y conectarme a Tuenti para dejarle el vídeo de esa canción a mi amiga.

Y tengo que mirar en Facebook si han subido las fotos que hice haciendo el idiota.

Lo reconozco, yo también estoy enganchada a las redes sociales.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. poyuelito 16/03/2010 en 15:06

    Completamente de acuerdo… como digo en el texto, de la diversión a la obsesión hay tan sólo un paso

  2. Pelli 15/03/2010 en 16:41

    Que triste realidad. Han creado un vicio, cuando comenzó Internet nos conformabamos con el correo y cuando salió el messenger fue todo un logro, pero ahora las redes sociales más que un hobbie suponen una locura para mantenerlas actualizadas o contestar a todos tus amigos.

Participa con tu comentario