Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Reflexiones de un agnóstico

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Estos días se observan movimientos en el partido en el poder, desde los que intentan descolgarse de la estela de un líder en declive, hasta los que unen su suerte a la de aquel

En estos días de tormentas políticas, proclives al dinamismo del posicionamiento, se observa el nervioso y excitado juego de sillas y poltronas que cada personaje de nuestra vida pública, corrupta, vana y caduca intenta manejar, puesto que sigue imperando esa máxima de ‘maricón el último’ (nada que ver, por supuesto, con las respetadas tendencias sexuales de cada cual).

En el contexto regional extremeño, desde hace algún tiempo, personajes del partido, con una presencia importante en él, evidencian su ya claro y público posicionamiento de intereses

Esta ‘pulcra actitud ética y práctica’ nos lleva irremediablemente al partido en el poder, donde los muchos indicadores de ‘acojonamiento interno’ hacen de las suyas, pues al día de hoy son demasiados los que aún no consiguieron aflojar esas cadenas que soldaron a poltronas, que intentaron fuesen vitalicias, cual típico dictador latinoamericano.

Son ya bastantes los indicios que asomaban en la ruptura interna del partido segregado por doncellas y criticado por varones barones al uso; mientras se sortean el futuro incierto de su líder; hoy cada vez más acomplejado, solo y vacío de proyectos, flotadores y, lo peor, de capacidad de decisión respaldada; pues esa credibilidad externa fue perdida hace demasiado tiempo, cuando ya se ponía en tela de juicio una ‘hipotética’ crisis, denominada tímidamente ‘recesión’ por el líder del ejecutivo. El apoyo y respaldo interno ha ido haciendo mellas y quien más, quien menos, hace cábalas para buscarse esa poltrona o silla al menos, ya demandada muy seriamente por primos hermanos políticos de los primeros.

En esta diatriba de ubicaciones y ya en el contexto regional extremeño, me ha llamado poderosamente la atención el que desde hace algún tiempo, personajes del partido con una presencia importante en él, ligados bien a alcaldías de importantes ciudades como Mérida o Villanueva de la Serena o bien a Altos cargos institucionales de la propia Junta de Extremadura, evidencien su ya claro y público posicionamiento de intereses:

  • Los supuestamente defensores del socialismo arraigado en las praxis del felipismo y continuistas de Ibarra, donde ya algunos miembros, bien conocidos en nuestro ámbito regional, coquetearon con otros movimientos o alternativas políticas desde hace un tiempo, siendo los primeros previsores del hundimiento de este Titanic socialista, embarrancado en demasiadas corruptelas y muy lejanos a lo que la sociedad extremeña les demandaba.
  • Los defensores a ultranza de la figura zapaterista, los que siguen apoyando al aún líder de este partido dubitativo, incómodo e inseguro; pendenciero para muchos y únicamente apoyado por las doncellas del partido, por las supuestas vírgenes inmaculadas de esperpentos políticos, encabezados por ‘miembras’ y, como diría el viejo zorro feriante socialista andaluz, Guerra, por señoritas Trinis, Pajines y demás ‘encantos políticos’.

A pesar de las manifestaciones de reproche, críticas y renegación hacia ciertos personajes del partido, la Jefa de Gabinete, Sra. Amado, debería haber salido hace años a la palestra y denunciar públicamente

En el primer grupo llama la atención la salida de Amado, la Jefa de Gabinete de la Consejera de Educación, Eva Mª Pérez, que muy tarde intenta situarse en el lado menos oscuro del régimen nacionalsocialista de una de las Consejerías que, con diferencia han dibujado, proyectado y llevado a la praxis el espíritu represivo, soez, obstruccionista y oscurantista, de este viciado y vergonzoso régimen pseudocontinuista en la figura de Fernández Vara y comenzado por Ibarra.

Aún a pesar de las manifestaciones de reproche, críticas y renegación hacia ciertos personajes del partido, la Jefa de Gabinete debería haber salido hace años a la palestra y denunciar públicamente, cosa que aún no ha hecho, las muchas irregularidades, desmanes, política de compadreo y complicidades en muchos asuntos concernientes al departamento al que pertenecía y del que, obviamente, me siento reprimido y dañado por el caso de mi hija y el mío propio. Por tanto, tarde y poco clarividente en este aspecto esta salida, muy tardía y a modo de roedores tras la inundación del navío; y donde habría que preguntar por qué tanta complacencia, complicidad y, por tanto, cobardía, si parece ser la propia Amado ahora crítica tan abiertamente y dadas las fechas próximas a, ¡cómo no!, consultas electorales.

¿Cuándo se atreverá a hablar sobre las actuaciones de su principal superiora y dirigente, Eva Mª Pérez, y los muchos entresijos en los que ha tenido que callar y colaborar?, ¿o acaso el principio de código deontológico y ético no entra en este tipo de personajes sujetos a libre designación? Poco o nada coherente, me temo, con la concienciación, con la colectiva y al servicio de los ciudadanos, me temo, Sra. Amado.

En el otro lado del buque embarrancado, partido y con serias expectativas para ser tragado por este océano de lamentables mentiras, inconsecuencias, actitudes, aptitudes y falta de respeto, interés y apoyo al administrado, se ubica el actual Presidente Autonómico extremeño, donde lejos de amedrentarse y supongo, tras reflexionar y, sobre todo, ser asesorado por quien le mantiene en su poltrona, ha decidido apostar fuerte por el actual Presidente nacional, Zapatero, incluido enfrentarse de algún modo a otro colega, Barredo, Presidente de Castilla la Mancha, que claramente y en el otro lado del barco del que ya ha saltado, incluso ha manifestado algo así como “Zapatero no. Gracias. Menos en las autonómicas castellanas”.

El actual Presidente Autonómico extremeño, lejos de amedrentarse y tras reflexionar y ser asesorado por quien le mantiene en su poltrona, ha decidido apostar fuerte por el actual Presidente nacional, Zapatero

La prepotencia de Fernández Vara, al entender que su feudo seguirá en pie en esta región diezmada y acojonada por ‘favores cautivos’ y por una generalizada pasividad y/o ensiestamiento de buena parte de la población en los próximos comicios, me temo, le ha ayudado a apostar fuerte e invertir claramente por una postura de apoyo sin igual hacia su director de orquesta, Zapatero, que aunque criticado por el propio Ibarra, quien erigió al propio forense a la presidencia extremeña, no entiende oportuno seguir con las directrices que en la sombra, al menos inicialmente, dictaba Ibarra.

Obviamente la apuesta es fuerte, aunque entendiendo el talante ‘listo’ (que no inteligente) de Vara, ha sopesado convenientemente, como ya hizo en su día al virar del PP al PSOE:

  • Si, finalmente, Zapatero es relegado a dejar de apoyar sus posaderas en ese asiento tan vilmente usado por tanto político al uso, Fernández Vara tendrá la oportunidad de seguir en su califato cuasi eterno y heredado del Ibarrismo; más cuando su contrincante, Monago, al igual que su jefe Rajoy, son verdaderos políticos de segunda clase de esta bipartitocracia que nos está tocando padecer a muchos sufridos y vulgares votantes de a pie (¿cómo sino explicar que con tanto caos, corrupción, negligencias, crisis y demás males sociales estos líderes sigan sentados?). El mal, por tanto, llegado el caso será un mal menor para Vara que probablemente seguiría en la poltrona (mal mayor y generalizado para esta región subdesarrollada y asolada por tanto inepto, trágala, trepa y palmero).
  • Si, por el contrario, el mal se enquista aún más y, Zapatero, improbablemente saliese victorioso, el éxito político de Vara sería doblemente recompensado, pues se proyectaría aún más en el continuismo casi infinito del pseudosocialismo extremeño y, por otro lado, el status político de Fernández Vara se encumbraría a posiciones cercanas, influyentes y de mucho calado, ganando muchos enteros en la confianza del mandatario nacional.

Mientras presumo esas opciones, curiosamente cercanas a lo que en el artículo ‘La vergonzosa realidad del espejismo educativo en Extramadura‘ de julio pasado, ya expuse:

“Sólo se me ocurre que si aún no lo ha hecho y no ha echado a Pérez y a su segundo, Gómez Valhondo, es porque la indemnización política puede salirle cara. De todos modos, no sería extraño que cantos de sirena desde la Moncloa o incluso alguna desinflada, aunque apetecible cartera fuera moneda de cambio para este ‘mirlo blanco’ que, listo como el hambre, supongo huele a mojado en un navío, un trasatlántico, que me da que va a pique, y al que quizás, desde Madrid, intenten elevarlo a capitán de barco”.

Tiemblo, pues queda en tierra de nadie sla fiscalización de buena parte de la vida y futuro próximo inmediato de la población extremeña, como poco

Tiemblo, pues queda en tierra de nadie (nos ahogamos) la fiscalización de buena parte de la vida y futuro próximo inmediato de la población extremeña, como poco.

Finalmente me planteo una última cuestión, mientras reflexiono:

¿Se habrá puesto la titular de la Consejería de Educación el correspondiente salvavidas o flotador, dado que, aunque intuye se hunde el Titanic socialista actual, ella no quiere soltar su maltratada poltrona educativa?

Aunque soy agnóstico, se dice que Dios, a través del tiempo, pone a cada uno en su sitio. ¡Ojalá vuelva a ser creyente!

Para más información, les invito a ‘hurgar’ en los blogs:
El cuaderno de Guillermo, No acoso
Vagabundo tras la libertad


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario