Domingo 22 de octubre de 2017,
Bottup.com

La poli, la paja y la pandemia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cuando uno sale por la mañana a la misma rutina de siempre, al mismo
camino a ninguna parte donde los buenos días se han hecho crónicos así
como el hasta mañana, tal vez haya más suerte. Se da cuenta que el
único “virus” que notó es el de la tristeza.

Opinión

Image
Policía que podemos encontrar patrullando por cualquier ciudad
La medida más inteligente que tendría que tomar después de escuchar la historia del pajero es que se elimine la policía

Pero antes de que se acentúe este halo de melancolía quisiera hablaros de la noticia del ‘política pajillero’.

No
está nada bien que la policía, cualquier cuerpo, los progres o los
militarizados, tenga estas carencias de afecto y estas
necesidades tan íntimas como necesarias para mantener la cabeza en su
sitio y en perfecto estado de lucidez.

No se puede permitir de ninguna
de las maneras que nuestras fuerzas del orden se la estén machacando
dentro de una cabina mientras hacen llamadas obscenas a mujeres. ¿Qué
diría Obama? .Y lo mejor de todo, ¿qué diría Zapatero después de
escuchar al Mesías?…

Creo que la medida más inteligente que tendría que tomar después de escuchar la historia del pajero
es que se elimine la policía. Toda, que no haya polis.

Pero como soy
humano y por tanto agresivo, carnívoro, depredador, ambicioso,
insolidario, egoísta y embustero…tiene que haber “poli”.

Mientras el policía estaba en la cabina diría: «tienes unas tetas muy bonitas»,
«Qué buena estás»
o
«Ponte cómoda, sabes lo que estoy haciendo».

Solo por las frases se aprecia a un policía básico, inculto, soez y sobradamente preparado para ser
un presunto de lo que sea en cualquier instante.

Lo
mejor de todo sería hacerle un examen psicotécnico con carácter retroactivo. Más
que nada para saber el grado de deterioro del bigardo desde la última
vez que le hicieron la prueba de los dibujitos raros. Intentar
averiguar con alguna técnica especial, donde se encuentra su cerebro, o
ni tan siquiera eso. Simplemente si está adaptada su cavidad cerebral para sí
mismo.

Como ven, ninguna de estas dos medidas políticas
serían efectivas ni a corto ni a largo plazo. Y dado que en esta España de de “ajo”, el gobierno “tomará medidas urgentes” como hace siempre o casi siempre.

Actuar a golpe de noticia o suceso.

Por eso ha enviado una circular a través de su
secretario a todos y cada uno de los Sex Shop de la península para
comunicarles que desde la próxima semana quedan “nacionalizados”.

El “primer ministro” señalo – eso sí – que es una nacionalización razonable, es
decir, para que los “agentes” estén o no de servicio, tengan un lugar
privado donde hacerse pajas y saciar así, solitariamente, toda la
mierda que lleve dentro.

No es bueno que un agente de la autoridad este tenso, salvo excepciones.
Por eso los Sex Shop permanecerán abiertos 24 horas.

Se les facilitará todo tipo de objetos, juguetitos y lencería erótica que requieran

Así mismo a los agentes se les facilitarán todo tipo de objetos,
juguetitos y lencería erótica que requieran, con la posibilidad incluso
de tallas grandes. La medida se tomaría con carácter de pandemia.

Por su parte los Sex Shop recibirían el
reconocimiento de todo el gobierno y de toda la nación española por
contribuir a que la policía se sintiera, por fin, bien evacuada.
Éstos, lejos de que la medida la tomaran como
trágica, la verían como negocio.

Según cuentan, hay muchos viciosos a
los que les encantan los uniformes. Algunos policías verían también un
sobresueldo. Incluso algunos, podrían encontrar el camino.

Pero las
cosas son como son, y si hablamos de ley y justicia no podemos ni
debemos hacer distinciones dentro de los cuerpos.
Habrían encontrado la medida urgente para solucionar el problema de los ‘Policías Pajilleros’. Pero… ¿qué medidas tomaríamos con los policías corruptos?.
Inmigración, droga, mafia, trata de blancas, prostitución, juego,
aduanas, aeropuertos, chantaje. Siempre hay poli por medio, y todo, en
nombre de la ley.

Enlaces:
Rinkón Kanalla

Imagen(cc): contando estrellas

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario