Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Repartiendo hostias

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
La Iglesia será un condicionante más del resultado de las próximas Elecciones Generales del 9M. No es un partido, pero tiene sus mismas armas. A fin de cuentas, el “dar hostias” por algo lo inventaron ellos.

Opinión

Image
Montaje caricaturesco sobre el Papa

Entrando en la campaña electoral que se avecina, vamos viendo las posiciones que van tomando todos los partidos, fuerzas vivas y medios afines al poder.

Aunque no oficialmente, la campaña empezó hace ya mucho tiempo, coincidiendo con el cheque bebé de 2.500 euros que se sacó de la manga Zapatero, y los acontencimientos de los últimos tiempos confirman que la maquinaria electoral no ha dejado de funcionar a pleno rendimiento desde aquel día.

Desde entonces y hasta hoy, no han cesado las hostilidades y prácticamente quedan pocas cartas por descubrir por parte de los jugadores. Ahora la competición ya no se basa sólo en las propuestas, sino en la manera de venderlas de cada uno. En el fondo, casi todos los partidos dependiendo de el escenario político donde se ubican, defienden las mismas propuestas y tener mayor o menor éxito, dependerá de quiénes las vendan y cómo lo hagan.

Ahí está la gracia y la diferencia que finalmente acabará marcando el escrutinio. Éste nunca falla.

Además del elenco de partidos y medios ya formados en sus respectivas posiciones del campo de batalla, con las espadas en todo lo alto, hay que añadir otro factor que puede ser determinante, otro peligroso aspirante que merodea. La Iglesia, con su rico y poderoso ejército de fieles, espera en formación de ataque en una colina lateral para entrar tambien en una batalla con sus hordas, que aguardan impacientes la orden para entrar en combate, en una guerra de la cual, por otro lado, quieren parecer neutrales.

Vive Dios que la Iglesia lleva mucho tiempo preparando esta batalla con
una afán de venganza quizás desmesurado
Es esto lo que añoran en la Conferencia Episcopal: el poder, la toma
de decisiones que afectan a todos, la imposición de unos criterios
morales basados en sus dogmas de fé
Hoy ser párroco ya no te da el poder ni los privilegios que tenían
durante la dictadura. Quizás ahí radique la falta de vocación
sacerdotal que hay en estos tiempos

Vive Dios que la Iglesia lleva mucho tiempo preparando esta batalla con una afán de venganza quizás desmesurado. Sus espías colaboran con uno de los dos ejércitos a cara descubierta desde hace mucho, pues depende de su victoria para poder seguir manteniendo se posición de privilegio en la cúspide de la pirámide social. Está en juego la llave de la caja, el control de una parte del sistema educativo y sobretodo, la Iglesia libra en esta última batalla uno de sus últimos cartuchos en base a defender su cómoda posición de gran depredador del dinero público.

La iglesia en España ya no se conforma con poner la mano y vivir de la aportación del estado. Quieren mandar. Antaño, ya participaba en la toma de decisiones y es esto lo que añoran en la Conferencia Episcopal: el poder, la toma de decisiones que afectan a todos, la imposición de unos criterios morales basados en sus dogmas de fé, muchos de los cuales van en contra de la evolucion social, moral y de derechos civiles que ha vivido este país en los últimos tiempos, pero que para la Iglesia son básicos como parte del adoctrinamiento de sus fieles.

En definitiva la Iglesia lucha por seguir manteniendo sus privilegios políticos, fiscales, judiciales y morales.

Desde la Iglesia se quieren redactar leyes, eliminar o modificar otras a su antojo, seguir cobrando de la caja y sobretodo influir en la opinión pública utilizando a sus chamanes, sus particulares Torquemadas del siglo XXI.

La Iglesia en España ya no se conforma con ir a manifestaciones, ahora directamente las convoca. La Iglesia ya no sólo participa en mítines de otros, monta los suyos propios. En el Vaticano ya no se conforman con tener un estado propio, si no que quieren controlar el resto de países que puedan e influir en su toma de decisiones.

Deberían ir con cuidado, pues en España, las Iglesias están vacías y tienen serios problemas para conseguir sacerdotes.

Hoy ser párroco ya no te da el poder ni los privilegios que tenían durante la dictadura. Quizás ahí radique la falta de vocación sacerdotal que hay en estos tiempos. Si la Iglesia entra en batalla y no gana, quedará muy tocada en este país. Si la Iglesia quiere mandar, que monte un partido y se presente a las elecciones. Si no, que se callen.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. soypacense 03/02/2008 en 1:56

    Condicionante no lo sé, pero que le sirve al PSOE para no hablar de otros temas candentes y desencadenantes del rumbo que pueda tener el voto en los próximos comicios, “pues si”. Esta legislatura se ha caracterizado por el desprecio hacia el pueblo en general y la mentira. Hay cosas que a la larga no se pueden tapar, como sin ir mas “lejos las económicas” que las sufrimos y sufriremos todos en fechas próximas.

    Los obispos como ciudadanos que son, pueden opinar, simplemente con la “lógica”. Pero como es todo tan ovbio pues hacen daño a quienes van por “libre” y por lo antilógico.

    Mal tienen que estar las cosas, cuando hasta “Guerra” sale a la palestra a dar clases a los obispos. Que Zapatero recurra al Vaticano. Etc, etc.

    Sinceramente, tengo ganas de que llegue el 9M y conocer los resultados. Pues partidos laicos, como puede ser C’s puede obtener sus “buenos resultados”, entrar en el congreso ya sería “bueno”.

Participa con tu comentario