Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

República bananera

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Millones de contribuyentes sufren la
cruel paradoja de estar condenados a vivir de alquiler sin poder recibir ayuda alguna, mientras
con sus impuestos están ayudando
a pagar las rentas y las hipotecas de otros. Esto creo que lo denominan
justicia social.

Como era
previsible, la colosal maquinaria mediática socialista está echando
humo para contarte que anoche no pasó lo que pasó. Pero como servidor
tiene la debilidad de querer contar lo que está sucediendo, yo voy a
seguir a lo mío. Quien no quiera leer lo que no se cuenta en los
telediarios, puede irse a ver uno de ellos.

Pedro
Solbes acaba de anunciar una promesa electoral basada en ampliar el
plazo de las hipotecas, medida que él mismo rechazaba hace sólo ocho
meses calificándola de “peligrosa”. Incongruencias aparte, dicha
iniciativa es también discriminatoria y engañosa, implicando prolongar
más si cabe los plazos de las hipotecas.

Pedro
Solbes acaba de anunciar una promesa electoral basada en ampliar el
plazo de las hipotecas, medida que él mismo rechazaba hace sólo ocho
meses calificándola de “peligrosa”
Quieren ganar las elecciones comprando el voto del sector de la población más insensato e imprudente

Esta progresista solución de
hoy, aunque “peligrosa” hace ocho meses, obligará al hipotecado a pagar
más intereses y su vivienda, por tanto, le saldrá mucho más cara
todavía. Una
medida que llega, todo sea dicho, cuando sólo dos meses antes el
Gobierno injuriaba a todo aquél que osara discutir el paraíso terrenal
con que nos estaban tomando el pelo, y de hecho ahí siguen los tíos,
inasequibles al desaliento, con un par.

Hasta
hace cuatro días nos aseguraban que la España de Zapatero marchaba,
económicamente, mejor que bien. Incluso en el debate de anoche, nuestro
presidente seguía vendiéndonos que somos poco menos que la envidia del
mundo, basándose en cifras macroeconómicas tan ciertas como matizables.

Sin embargo, mientras, la España real, la de los currantes, parados y
pensionistas, las pasa cada vez más putas para llegar a fin de mes.
Algo raro está ocurriendo, cuando lo que me cuentan por la tele difiere
tanto de lo que experimento en mis propias carnes. ¿Por qué la colosal
maquinaria propagandística de los medios me asegura que todo está bajo
control, mientras el ministro de Economía promete medidas tan precipitadas?

El
Gobierno, que se ha pasado la legislatura sin tomar decisiones
económicas rigurosas, está ahora, a pocos días de las elecciones,
improvisando a golpe de talonario. Quieren ganar las elecciones comprando el voto del sector de la población más insensato e imprudente,
aquél que llegó a incluir en su hipoteca la compra de un todoterreno y
hasta un crucero por los fiordos noruegos.

Zapatero pretende ahora
pagar todo ese desmadre con nuestro dinero, con el de los millones de
ahorradores que no se han querido suicidar económicamente abonando por
un piso el doble de su valor. Sufridos contribuyentes que nunca
tuvieron motivos para creer en sus mentiras, y optaron prudentemente por ahorrar.

El bochornoso mensaje de nuestro Gobierno vendría a ser: “Tranquilos,
muchachos, que aquí estamos nosotros para pagar esta nueva ronda de
200.000 millones de pesetas, aunque la factura se la vamos a pasar nuevamente a la clase media, la más puteada de la historia de España, que
para eso está el IRPF
”.

O sea, a los ahorradores que les den por culo, como siempre, que a lo loco se vive mejor. Y para mayor escarnio, millones de contribuyentes sufren la
cruel paradoja de estar condenados a vivir de alquiler sin poder recibir ayuda alguna, mientras
con sus impuestos están ayudando
a pagar las rentas y las hipotecas de otros. Esto creo que lo denominan
justicia social.

Si
Zapatero dejase de mentirnos, aunque sólo fuese por cinco minutos, no
le vaya a sentar mal, reconocería de una vez que la economía española
no está bien. Si Zapatero dejase de mentirnos, reconocería igualmente
que el tenderete se le ha venido abajo y que todos tendremos que
apretarnos el cinturón. Pero no lo va a hacer, porque le implicaría
admitir que ha estado cuatro años tomándonos por gilipollas, así como
una derrota electoral que no evitaría ni su colosal artillería
mediática.

Al menos, nos
queda el consuelo de que nuestros nietos sí podrán tener motivos para
estar muy agradecidos al campeón mundial del talante fulero, pues serán
ellos y no sus padres quienes disfrutarán en propiedad, allá por el
2050, del piso de los abuelos que hoy tienen cuarenta años. ¿Seguirá el
PSOE entonces recurriendo a Franco, Aznar y la guerra de Irak?
Probablemente.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto devista de su autor. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 27/02/2008 en 8:27

    ¿Pero es cierto que vivimos en el paraíso económico de Europa? ¿Es cierto que el resto de los países de la Comunidad Europea envidian nuestra economía? De verdad, hay veces que pienso que Rodríguez Zapatero es tonto. A las pruebas me remito según puedo leer en este documentado artículo de Fernando Solera.

  2. Anónimo 27/02/2008 en 3:41

    Por fin alguien hace una denuncia clara y directa de las pocas iniciativas económicas que ha tenido este gobierno. Ninguna, por mucho que las grandes cifras den una visión enmascarada de lo que se vive a pie de calle.

Participa con tu comentario