Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Réplica a ‘Vivir de Dios’

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Respuesta al artículo ‘Vivir de Dios’ de José Antonio Atanet, de La Opinión de Murcia

He leído el artículo ‘Vivir de Dios’, publicado por el articulista don José Antonio Atanet, redactor de la Opinión, y he de salir al paso en su ataque desaforado, resentido de odio a lo que conforma la Iglesia Católica. Como católico, vengo no a vivir de Dios, vengo a servir y amar a Dios y a mi prójimo.

La Iglesia está por la reconciliación, el perdón, el amor, la catequesis y la evangelización, realizando una gran labor social reconocida por la gran mayoría de la sociedad española. Todos los índices y registros de encuestas sostienen que más del 90 por ciento de los españoles son católicos, por algo será.

La Iglesia está por la reconciliación, el perdón, el amor, la catequesis y la evangelización, realizando una gran labor social reconocida por la gran mayoría de la sociedad española

El hombre está hecho para vivir en comunión con Dios, en quién encuentra la dicha; pero esta unión íntima puede ser olvidada, desconocida y rechazada explícitamente por el hombre. Tales actitudes pueden tener orígenes muy diversos, como la indiferencia religiosa o las corrientes de pensamientos hostiles a la Iglesia. Yo me pregunto: ¿qué mal le ha hecho a Vd. la Iglesia? -para criticarla tan negativamente-, ¿no ha realizado una catequesis adecuada?, ¿no le ha amado a Vd?… que la aborrece sobremanera, con una serie de despropósitos, irreverencias, que raya la herejía, plagadas de errores.

“En cuanto a cómo empezó este poderoso negocio de nigromancia: con una cena en torno al jefe”, es una ofensa e injuria a todo cristiano y desafortunada crítica de un articulista del periódico la Opinión, que esperamos que la dirección no comparta, desautorizando al mismo. Critica el santo sacramento de la Eucarístia del Señor en su Última Santa Cena, donde les hizo partícipes de su Pascua, instituyó la Eucaristía como memorial de su muerte y resurrección, y ordenó a sus apóstoles celebrarlo hasta su retorno, constituyéndoles entonces en sacerdotes del Nuevo Testamento (Concilio de Trento): “Id y predicad el evangelio a todo el mundo”. Con el Bautizo, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo y perdonando los pecados a todos los que crean en Cristo Jesús. La Eucaristía es “fuente y cima de toda la vida cristiana”.

Sobre la creación del mundo por una explosión el ‘bing bang’, recoger una parte centésimal del magma, los católicos creemos que Dios no necesita nada preexistente, ni ninguna ayuda para crear. Dios crea un mundo ordenado y bueno, imagen del Dios invisible. Dios quiso libremente crear un mundo “en estado de vía, hacia su perfección última con el bien físico existe también el mal físico, mientras la creación no haya alcanzado su perfección”.

Dios hizo al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza, y tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo Unigénito para que todo el que en Él crea más tenga vida Eterna. Con su redención nos libró del pecado y la condena del infierno y abrió las puertas de nuestra salvación, y del reino de los cielos.

La Iglesia no tiene una finalidad científica, sino más bien religiosa, hay que hacer una correcta exégesis de los textos bíblicos

La Iglesia no tiene una finalidad científica, sino más bien religiosa, hay que hacer una correcta exégesis de los textos bíblicos, como indica la Pontificia Comisión Bíblica, en la interpretación de la Biblia en la Iglesia. Que es Dios, a través de ser un designio inteligente, el verdadero artífice de la evolución. Sobre la teoría del ‘homo sapiens’ o de Darwin, anteponemos: “Dios creó al hombre a su imagen a imagen de Dios, los creó, hombre y mujer, y los creó”. (Génesis I. 22)

El Concilio Vaticano II hacen un llamamiento a la santidad en el trabajo, en la familia, en la sociedad, y vivir unos en estado célibe o castidad, y otros, dentro del matrimonio, mantener relaciones sexuales que tienen como objeto la procreación, sí a la vida, a la natalidad, ordenadas dentro del matrimonio entre hombre y mujer; no a los preservativos, al aborto, a la homosexualidad, no ser promiscuos sexuales, borrachos, ladrones, calumniadores, adúlteros, mentirosos…

El Santo Padre, Papa Benedicto XVI, dice: “no somos producto casual y sin sentido de la evolución, cada uno de nosotros es el fruto del pensamiento de Dios, cada uno de nosotros es querido, cada uno es amado, cada uno es necesario (24 de abril de 2005), el hombre no es el resultado de la casualidad simple o de una fatalidad ciega, sino más bien es el fruto de un designio divino”.

La Iglesia Católica no es una entidad, son textualmente 40.000 entidades distintas. Son parroquias, órdenes, movimientos, asociaciones, fundaciones, organizaciones, diócesis… Cada una tiene su propio estatuto económico, cada una lleva sus cuentas, según las leyes civiles y según el derecho canónigo. El tesorero de un Obispado no tiene nada que ver con el de una ONG católica, con el de una parroquia. Hablar del dinero de la Iglesia, como hablar del dinero de la sociedad civil, se refiere a muchas entidades distintas y de muy diversas funciones.


Subtítulo y destacados
La Redacción no ha podido acceder al artículo ‘Vivir de Dios’ de José Antonio Atanet en La Opinión de Murcia

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario