Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Represión contra insumisión en la Junta de Extremadura

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Un padre denuncia la odisea que vive su hija con Necesidades Educativas Especiales (NEE) desde el año 2007

Gracias a una pancarta incómoda, y a una firme postura de dignidad personal, en forma de huelga de hambre, el día 24 de mayo de 2007 pude reunirme, tras serme negada reiteradamente una simple cita solicitada con la Consejera de Educación (hoy día en funciones) Eva Mª Pérez. Así como con su lugarteniente, cabeza pensante del dúo, y aún hoy día Director General de Política Educativa, Felipe Gómez Valhondo; y la denostada y entonces jefa de Servicio de des-Atención a la Diversidad, Rosario Palomo Arrojo.

Carta remitida a la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura.

Entre muchas otras cuestiones, se me prometieron una serie de ayudas necesarias para mi hija en su contexto escolar, intentando seducirme con un chupa chups en forma de beca para alumnado con Necesidades Educativas Especiales (NEE). Como sí esas prebendas públicas y acumuladas, gracias a quienes pagamos impuestos, fuesen graciables y saliesen de ellos. Pero ya se sabe…, no es infrecuente encontrarse con ciertos ‘nuevos yuppies‘ que se autoendiosan, cuando habiendo pisado y escarbado en tanta y tanta basura, finalmente apoyan sus posaderas en lujosos inodoros relucientes, y muchas veces regalados por terceros.

Posteriormente, en el curso 2007-2008, tras cambiar del colegio Santa Mª de la Coronada al Rodríguez Cruz, obligada por la falta total de apoyos, así como por la exclusión y hostigamiento hacia la niña, las cosas siguieron igual. De hecho, el segundo recinto fue una prolongación del anterior colegio, donde ni pseudomaestros ni insolidarios compañeros generalizados hicieron nada por ayudar e integrar a la niña. En ese segundo colegio una asistenta perteneciente al Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) de Almendralejo, volvió de nuevo a incidir en esa alternativa de ofrecer ese tipo de beca. Más tarde, tras quejas a la cúspide educativa por el penoso ninguneo y falta total de puesta en marcha de las actuaciones prometidas y nunca cumplidas, tuvo que dar la cara Ricardo Cabezas, asesor de la repudiada Eva Mª Pérez. Entre otras cuestiones me ofertó, cual celestino, el que se dieran esas becas, además de amagos vanos de apoyos reales y prácticos. Tras unos absurdos intentos de acercamiento y a través del citado ‘trotaconventos’ Ricardo Cabezas, pues sus superiores en modo alguno quisieron dar la cara, las inspectoras que llevaban el entonces colegio Rodríguez Cruz, en Villafranca de los Barros, volvieron a amagar con nuevamente ofertarme las susodichas becas para alumnado con NEE. El bochornoso encuentro dio lugar, finalmente (viendo que no me dejaba ‘seducir’), a castigar mi indocilidad con la sistemática denegación de estas becas, incluida solicitud de información de oficio a entramados corporativistas y sociales de mi localidad, a través de la policía política educativa.

En el curso 2008-2009 solicité beca para ayuda de psicoterapeuta, a fin de que mi hija fuese ayudada. Ayuda que viene contemplada en las becas para alumnado con Necesidades Educativas Específicas (NEE). Todos y cada uno de los requisitos se cumplían, y se cumplen a día de hoy escrupulosamente.

Desdecían a los especialistas médicos, incluso menospreciando ese 33% de discapacidad, que por sí sola, ya era suficiente para obtener dicha ayuda psicoterapéutica

La absurda puesta en escena y llevada hasta último término por el estamento escolar, fue considerar que como en el colegio existía Pedagogía Terapéutica (PT) y personal de AL, según me comunicaba Cambero Martínez, jefe de Servicios de Becas, los servicios estaban cubiertos, cuando ni mi hija ni yo jamás interactuamos con ellas. De hecho, el colegio y el entramado educativo seguía basándose en el informe falseado del EOEP de Almendralejo. Dado que ellos no habían detectado tal necesidad de apoyo no se daba, y asunto resuelto, puesto que debía ser muy dañino para sus orgullosas ignorancias el que un simple padre les estuviese indicando por activa y por pasiva el trastorno que padecía su hija. Con ello, indirectamente, desdecían a los especialistas médicos, incluso menospreciando ese 33% de discapacidad, que por sí sola, ya era suficiente para obtener dicha ayuda psicoterapéutica

En el 2009-2010 la propuesta de denegación fue basarse en que estos servicios estaban cubiertos por el sistema educativo extremeño, puesto que yo solicitaba esas ayudas a través del Ministerio de Educación y Ciencia.

Este último intento, en el 2010-2011 tuve como obstáculo y principal y absurdo argumento, el que faltaba el informe psicopedagógico. Exigencia, curiosamente, que debería ser proporcionada por ese departamento. Pero, en definitiva, con esa obstrucción se justificaban los medios para conseguir la finalidad, en este caso, negar sistemáticamente estas subvenciones a una muy desfavorecida y marginada alumna. Se habían cumplido los objetivos y mi hija no tendría una vez más ayuda alguna. Se mantenía así, el espíritu represivo de quien administra los recursos públicos, sólo que esa táctica tan frecuentemente usada en los años de nuestra vergonzosa posguerra no daba sus frutos con éste que escribe.

Documento en el que se niega las ayudas a la alumna.

Como en anteriores ocasiones intenté reclamar esa falta atroz de injusta medida. En primer lugar reclamando, tras afirmárseme que me habían informado por escrito de ese supuesto requisito y posteriormente proporcionando, en este caso, el correspondiente informe tras solicitarlo al colegio, en tiempo y forma. Finalmente una carta llegada por el Delegado Provincial de Educación, Enrique Pérez Pérez, me comunicaba que la beca no se concedía porque había pasado el plazo para entregar el susodicho informe, lo cual es nuevamente falso.

Aún a sabiendas de que el mísero, cínico y despótico Sistema Educativo extremeño absurdamente una vez más mentía, refugiándose en falsos hechos, he decidido finalmente no reclamar este derecho, sino denunciar públicamente estas vergonzosas actitudes de pandilleros camorristas, cobardes y pendencieros. No con un padre, sino con quien sufrirá las macarras medidas de estos sujetos. En este caso mi hija, que es quien viene pagando la factura de tanto trepa palmero y corporativista piara de indecentes y apologéticos funcionariados, Pues mi hija, ni ha podido ni podrá beneficiarse de una ayuda psicológica como entienden que necesita diversos especialistas médicos y psicólogos.

Unida a esta sistemática negativa, a mi hija mayor, y ya definitivamente exiliada de cualquier colegio rancio de los que tanto han atentado contra sus derechos, también se le ha negado la ayuda de profesorado en casa. Todo ello por llevar una vez más un tiempo excesivo sin poder acudir a clase, dado el minante y desolador ambiente escolar donde no ha sido infrecuente, en los tres colegios por los que ha pasado, ser tildada de mentirosa, boba, tonta, zumbada y mucho más. Amén del desprestigio, exclusión, burlas y marginaciones múltiples, y donde la opinión de la niña siempre ha sido desechada y nada tomada en cuenta por la sistemática banalización del profesorado que en cada curso ha ido teniendo.

Por supuesto a mi hijo pequeño tampoco se le ha otorgado la ayuda de libros correspondientes que también he reclamado

A pesar de acabar de abrirse el plazo para solicitar estas ayudas, no las pediré dado el sistemático ninguneo y desprecio hacia los derechos de mi hija y el mío propio

Así pues, dada la dejadez, pasividad, desidia, complacencia, complicidad, incapacidad y desvergüenza de este sistema educativo extremeño que nos ha tocado lidiar, como ya expuse, entre otros actores, al Delegado Provincial de Educación, en febrero pasado. Mi hija jamás volverá a colegio tradicional alguno, sencillamente por la incapacidad de dichos sujetos a poner en práctica lo que tantas y tantas normas de obligado cumplimiento presuponen para una Educación en libertad y en igualdad de oportunidades y condiciones.

Obviamente, me siento coaccionado y marginado por lo que, a pesar de acabar de abrirse el plazo para solicitar estas ayudas, no las pediré dado el sistemático ninguneo y desprecio hacia los derechos de mi hija y el mío propio. Quedo pues constancia de las patéticas actuaciones que se vienen y han venido haciendo con el dinero público en el caso de mi familia y esas ayudas jamás aportadas a pesar de que, como afirmaba, cumplíamos escrupulosamente con todos los requisitos exigidos. Obviamente, Sr. Pérez Pérez, le hago responsable a usted, entre otros muchos actores, de esta marginación sistemática. Pues con su rubrica refrenda, complace y es cómplice de tanta sistemática denegación de derechos hacia una menor desfavorecida.

Paralelamente, para finalizar, como suponía ahora inciden unos tocapelotas travestidos del deber sacrosanto y virginal de proteger a los menores e incluso a sus familias para que, como digo, ahora estos onanistas de prepucios ajenos intenten que mi hija obligadamente acuda al ‘matadero’ y aguante las sistemáticas embestidas de tan agresivo ambiente, aún a pesar de existir informe médico que desaconseje esta vuelta a clase, en tan nocivas condiciones.

Documentos y recursos presentados en la Junta de Extremadura
[blockquote]Pincha para aumentar cada una de las imágenes{webgallery}{/webgallery}[/blockquote]

[important color=green title=video]

[/important]


Subtítulo, Destacados, Enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario