Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Rescate a Cataluña con condiciones

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Sin condiciones según el portavoz Francesc Homs, el “dinero es nuestro”, dice

Barcelona. Pero hay condiciones, ¡y muchas! Si no envía los ‘hombres de negro’ Madrid, los enviará Bruselas. En Europa hace tiempo que anuncian que se acabó el ‘cachondeo’. No lo dicen tal cual, tampoco que se acabó la gran corrupción. Hablan de déficit, de cumplir con los objetivos del déficit. Un eslogan para encorsetar. Merkel lo repite por activa y pasiva, entre los bonos, el BCE, los fondos de rescate, el abrir y cerrar la espita, pretende sujetar a unos gobiernos manirrotos y corruptos que se acostumbraron a vivir del crédito, o sea, del dinero ajeno. “Una droga”, compara.

Si no envía los ‘hombres de negro’ Madrid, los enviará Bruselas. En Europa hace tiempo que anuncian que se acabó el ‘cachondeo’

Pero en Barcelona el problema es doble. Aquí tenemos un Estado dentro de otro Estado. Repito, una creación, la Generalitat, a golpe de traspaso de competencias sin pies ni cabeza, ni menos con cobertura fiscal y financiera. El sistema del trapicheo: yo te apoyo y tú… me traspasas, o me cubres esto y lo otro. Lógica de tratantes, donde ni la Ley encaja, y lo peor es que la legislación se multiplica.

30 años engordando ese Estado con sobrada soberanía para jamás ‘pasar cuentas’. Un Estado que gasta pero no recauda. Sus presupuestos se amañaban en el día a día, a cuenta de la ‘gobernabilidad’ en Madrid, y por supuesto la corrupción, desbocada, a su aire.

El día 11 de septiembre Jordi Pujol y su heredero Oriol se proponen encabezar la gran manifestación pro independencia. Otro de los triples saltos del pujolismo. Él sabe que a Europa le importa un comino que su millón de seguidores inunde Barcelona. Bruselas por el momento ya ha dicho alto y claro que las autonomías deberán sujetarse a la ley y controles antidéficit.

Me figuro agarrados a la pancarta a derecha e izquierda de padre e hijo los forjadores del pujolismo: Piqué Vidal, Javier De la Rosa, Pascual Estevill, Maciá Alavedra, Luis Prenafeta, incluso Narcís Serra y Pascual Maragall, con quienes recalificaron media Barcelona. Seguidos de los cientos de miles que a través de 30 años se han enchufado a dedo en la Administración y su compleja periferia con sueldos iniciales de 20 y 30.000 euros, pasando a 60 y 100.000, con dietas y demás devengos, incluidos dobles sueldos. Y entre esta tropa los correspondientes socialistas del PSC, más catalanistas que nadie.

Puede que los Pujol ganen… pero quienes perderemos ¡seguro! seremos los seis millones de catalanes que no nos manifestaremos… y el día 1 de septiembre asumiremos el IVA… y etc., etc., etc., etc.

Un Estado que gasta pero no recauda. Sus presupuestos se amañaban en el día a día, a cuenta de la ‘gobernabilidad’ en Madrid, y por supuesto la corrupción, desbocada, a su aire

Cataluña en un trilema, tan irresoluble como de no llegar esos 5.000 millones de euros:

Elperiodico.com:
Homs avisa de que si la ayuda se retrasa se creará “un problema mayúsculo”

El “problema mayúsculo” del impago de nóminas, bonos ‘patrióticos’ y gasto corriente. Un problema, infinito para los catalanes, y menor para Alemania y Francia, que ni en el peor de sus planteamientos y sueños consideran la independencia para Catalunya. Todo lo contrario, control y más control. Ante Grecia, Portugal o Irlanda, un asunto de menor entidad. Uno más de los infinitos problemas de España. Y Guindos se sale por la tangente:

Elperiodico.com:
Guindos solo exige para el rescate que Catalunya cumpla con el 1,5% de déficit del PIB

Que se traduce por el “y yo de coger olivas vengo”. También hoy suelta otras tonterías, por ejemplo, que el banco malo no costará dinero al contribuyente. Una creación señalada para este final de mes aplazada a noviembre. También lo estaba la venta o subasta de Catalunyacaixa, el estercolero de Cataluña.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario