Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Rubalcaba, candidato…

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

O el giro a la izquierda

Barcelona. Si ayer puse en duda la existencia de esa isla de Supervivientes con que Tele 5 ha conseguido la máxima audiencia televisiva, después de una ligera discusión con las marujas de mi tribu, que aún admitiendo que pudiera no existir esa isla en Honduras o donde sea, continuaron enzarzadas en las maldades de la bruja Aída… olvidado por mi parte el tema, y oyendo al Rubalcaba candidato por el PSOE a la Presidencia de la Nación, me pregunté si hablaba y prometía al mismo país en que yo vivía, o su gran plató era otra gran falsedad, pero tan rentable para él y los suyos como para los integrantes o el vencedor del reality televisivo:

Oyendo al Rubalcaba candidato por el PSOE a la Presidencia de la Nación, me pregunté si hablaba y prometía al mismo país en que yo vivía, o su gran plató era otra gran falsedad

“las cajas y los bancos, de sus beneficios, dejen una parte para la creación de empleo”,

“que realmente grave a los grandes patrimonios, que tienen que ayudar a los que más han sufrido en la crisis”.

Que un señor, profesional de la política desde siempre, que como vicepresidente ha gobernado la España del cártel ‘Gobierno-Bancos’ arruinándola, suelte de nuevo el:

“que paguen los ricos”,

y juegue en un ditirambo con los beneficios de los bancos, cuando cualquier impuesto a ese concepto demagógico de los “grandes patrimonios” repercutirá en el “coste de la vida” y los “beneficios bancarios” (aparte de la duda que pueda existir sobre que realmente los tengan metidos en el gran fiasco o desfalco del ladrillo) aparecen o desaparecen en infinitos apuntes contables creciendo o disminuyendo según convenga, es tanto como meterse en una fantasía televisiva para ganar un concurso llamado elecciones.

De perdidos al río ¡y a prometer que solo son unas elecciones! Y no digo yo que si las marujas aceptan que todo el despliegue de gritos, aspavientos y hasta catastróficas amenazas, sea falso (pero ajustado a una realidad de las vividas en su existencia) se entregan con pasión al reality televisivo, ¿porqué no creer que los votantes del PSOE se vuelquen con su candidato y ganen sus seguidas terceras elecciones?

Hecho a faltar los 400 euros de Zapatero en las pasadas elecciones, o subir esas pensiones mínimas que parecen que suben pero no salen de la más cochambrosa miseria, o los juegos de palabras con los millones de parados que no cobran, pero quizá hiriera la susceptibilidad de los mercados o la de los alemanes y franceses que opinan que España debe profundizar en las reformas, o sea, recortes sociales.

De perdidos al río ¡y a prometer que solo son unas elecciones!

Y por si fuera poca promesa la de que “paguen los ricos”, otra cara al tendido:

“reforma del sistema electoral”.

Parecido al sistema alemán, ha dicho. A buen seguro que lo de parecido será en el redactado, y aplicando sus reglamentos y cálculos permitirá que la casta política de derechas o izquierdas (o la muy especial Partitocracia Española) se perpetúe en otros mil años.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario