Domingo 04 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Rubalcaba, la función continúa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

El nudo gordiano de los avales y delegados completan el círculo cerrado que impide renovar la política desde las bases. Dos candidatos, más de lo mismo

Barcelona. Una copia de lo sucedido en el PSC. Se escenifica con dos ‘figuras’ unas primarias, tan cerradas como en el tradicional método del nombramiento ‘a dedo’, y se vota para quedarse igual que antes. La vieja guardia, González-Guerra, no se fía del Zapatero con faldas que dijo Ibarra, y apuesta por quien se inició con ellos de aprendiz de enredador y trepa.

El “atado y bien atado” sigue funcionando. ¿Qué debe suceder en un partido mayoritario o en el país para que veamos nuevas caras en la política?

Un sistema donde siempre ganan los profesionales de hace más de 30 años, o sus en principio nombrados a dedo. Unos defendiendo sus intereses de grupo o negocios, y otros su empleo, hoy celebrarán el triunfo de su candidato, sin que la inmensa mayoría de quienes dicen representar, en este caso siete millones de votos, entiendan porqué no se renueva el Partido, como hubiera sucedido en cualquier democracia con listas abiertas, y sin más ‘avales’ que el propio peso específico de cada uno de los candidatos.

El “atado y bien atado” sigue funcionando. ¿Qué debe suceder en un partido mayoritario o en el país para que veamos nuevas caras en la política? Para que los militantes elijan directamente, y los nuevos de cualquier partido levanten las alfombras y barran la porquería.

Ya que el estropicio de estos últimos diez años es imposible de solucionar, pues arrastraremos la quiebra de España otros diez años como mínimo, nuevos políticos, sin compromisos ni hipotecados, podrían señalar culpables y montar las bases para impedir o minimizar otro descalabro, es decir e insisto: imponer una democracia de primarias y listas abiertas, limitación de mandatos, y estricta separación de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. O sea, repitiendo el tópico, el menos malo de todos los sistemas políticos.

No me imagino dentro de cuatro años aguantar otras elecciones con Rubalcaba y Rajoy de protagonistas

No me imagino dentro de cuatro años aguantar otras elecciones con Rubalcaba y Rajoy de protagonistas, aunque tampoco me imagino estos próximos cuatro enderezando la catástrofe creada con Zapatero y su mano derecha Rubalcaba. Diría que por el momento no se endereza nada… y a peor.

 

 


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario