Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Santi Vila, de alcalde de Figueras a coseller de Territori i Sostenibilitat

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Cuando un político se define como un patriota, el ciudadano se ha de echar la mano a la cartera

Barcelona. Cuando un político se define como un patriota, orgulloso por el cargo y la confianza en su persona, y sus primeras declaraciones, ante Oriol Junqueras, ¡garante republicano de izquierdas del gobierno de derechas de Artur Mas!, y otros alcaldes, habla de “infraestructuras de Estado”, como siempre se ha dicho, el ciudadano, catalán en este caso, se ha de echar la mano a la cartera. Político altamente peligroso para la economía actual.

Predicar ‘obras públicas’ es una sandez en este laberinto donde nos han metido los político-financieros de Madrid y Barcelona, o de derechas e izquierdas

Si se refiere a las infraestructuras-obras públicas, competencia entre su Consellería de Terrirori (más otros departamentos y sociedades públicas) y el Ministerio de Fomento (los dos estados que padecemos los catalanes) todos sabemos que ‘hacer carreteras’ con cientos de miles de obreros a ‘pico y pala’, solución a las crisis del pasado de todas las terribles dictaduras, de derechas e izquierdas, no cuadra con la presente crisis. Más bien forma parte de la pasada burbuja inmobiliaria, endeudando municipios, Generalitat y Estado central, hasta la práctica quiebra general. Predicar ‘obras públicas’ es una sandez en este laberinto donde nos han metido los político-financieros de Madrid y Barcelona, o de derechas e izquierdas.

Y si jugando con las palabras se utiliza uno de los eslóganes del ‘patriotismo-catalanista’ o ‘patrioterismo’ al estilo franquista, donde cualquier político en todo acto debía soltar la palabra patria varias veces, las estructuras de Estado (Hacienda propia, Banco Nacional, Exteriores y etc.) presiento, repito, un coladero donde pueden enchufar miles de amigos, compañeros o camaradas de partido, y toda la familia. Aunque parezca un contrasentido, a la corta más paro y quiebras, por aumento del déficit público.

Metido en el berenjenal de las obras públicas he citado varias veces la anécdota que se contaba de la inauguración por Franco de un tramo de la autopista Barcelona-Francia, financiada por Bankunión (banco de catalanes de aquellos tiempos) y emisiones de obligaciones (una gran cantidad suscritas en Alemania), donde tras aguantar los excesos patrioteros de los discursos dicen que dijo: “Creí que la han hecho por dinero”, o algo parecido.

Nadie espera del flamante ex alcalde de Figueras, patriota donde los haya, que nos explique cómo andan los procesos donde se describen las mordidas en la Línea 9 del Metro (hundimiento en el Carmelo), las carreteras en su provincia Girona, los miles de camiones de piedra facturados e irreales en el Puerto de Barcelona (aunque no sea de su competencia), la Ciudad de la Justicia, Adigsa y GISA, casos Millet o Pretoria, etc., pero seguro que seis millones de catalanes, no tan patrioteros como él, le agradecerían transparencia y colaboración con la Justicia.

Las estructuras de Estado son un coladero donde pueden enchufar miles de amigos, compañeros o camaradas de partido, y toda la familia

Es curioso que elogie, en su primer acto como consellé, a la compañía pública de los ferrocarriles catalanes, FGC, sin olvidar los agravios correspondientes contra Madrid, cuando no hace demasiado ocurrió:

El Periódico:
Exaltos cargos de Ferrocarrils defienden cobros millonarios
30 Nov 2010 – Tres expresidentes justifican en un juicio la contratación de un plan de pensiones. (…) Los tres expresidentes de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) (…) quien le propuso el plan de preprimas para fidelizar a los ejecutivos de la (…) Navarro: “Ni las colisiones ni las rocas son la solución para los catalanes” (…)”.

El Consellé inicia su nuevo cargo con una distraída y divertida celebración, conmemorando el centenario de la línea Barcelona-Martorell, donde se le ve sentado junto a Oriol Junqueras en un viejo vagón y ante un revisor ataviado de época, y que uno de los órganos de la Generalitat El Periódico titula:

El ‘conseller’ Vila se sube al tren

Buen inicio…


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario