Sábado 29 de marzo de 2014,
Bottup.com

Santiago de Chile y la lucha por los Derechos Humanos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Homenaje a Allende frente a la Moneda

Homenaje a Allende frente a la Moneda

FOTORREPORTAJE / Las canciones de Víctor Jara, la resistencia de Allende o la lucha contra la dictadura conforman parte del imaginario colectivo sobre el pueblo de Chile

Hay ciudades y lugares que, a pesar de la distancia, a algunos nos parecen muy familiares y cercanos. Y en mi caso, a pesar de haber visitado este país hace tan sólo un año, la verdad es que mi interés y sentimiento por Chile empezó siendo tan sólo un adolescente.

Sí, fue a través de las canciones de Víctor Jara cuando empecé a amar a este país y a las gentes que en él viven, por haberse convertido, en cierto modo, en unos incansables luchadores por la libertad y en un símbolo por la defensa de los Derechos Humanos.

Podría estar horas y horas escribiendo sobre las maldades e injusticias que en forma de torturas, asesinatos, desapariciones y humillaciones sufrió este pueblo como consecuencia del golpe de estado de Pinochet, pero eso es una historia que ya muchos conocemos y, en el caso de que algunos no la conozcan, les recomiendo que entren en la Web del ‘Museo de la Memoria y los Derechos Humanos‘ de Santiago de Chile, pues allí conocerán con todo tipo de detalles las grandes aberraciones que el ser humano ha sido capaz de cometer en todo el planeta, y en particular en este pequeño y entrañable país llamado Chile.

¿Recuerdan?… “mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”

Así pues, en este artículo prefiero pensar en mis paseos por las calles de Santiago y por aquellas alamedas a las que se refirió Salvador Allende, ¿recuerdan?… “mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor”. Sí, tal y como pronosticó Allende, yo pude comprobar de forma personal que las grandes alamedas han vuelto a sentir el aroma de la libertad de un pueblo que jamás quiso que se la arrebataran. Un pueblo que luchó en su día, y sigue luchando en la actualidad, para que aquella libertad que le robaron los carros blindados y las bombas no se la vuelvan a arrebatar nunca jamás.

Así es, durante aquellos días de estancia en Chile recordé que existen muchas cosas por las que vale la pena vivir, y una de ellas es, indudablemente, seguir luchando contra la sinrazón y en favor de un mundo más justo y equitativo. Y mientras paseando por las grandes alamedas de Santiago iba recordando viejas canciones de Víctor Jara como ‘Te recuerdo Amanda’ o ‘El derecho de vivir en paz’, de repente sentí la obligación de escribir unas líneas para expresar, en cierto modo, mi agradecimiento a todas esas personas que lucharon por conseguir un mundo mejor. Ese texto al que les hago referencia lo pronuncié en uno de mis actos públicos, y si me lo permiten, me gustaría que sirviera de colofón a este artículo:

Este pasado verano visité el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile, un lugar en el cual se nos recuerda las barbaridades que el ser humano es capaz de cometer y, lamentablemente, olvidar, y el olvido, por desgracia, es la primera piedra de una nueva barbarie.

No, no debemos olvidar, no por venganza, sino por vergüenza. Así es, por vergüenza, para intentar así que este tipo de hechos cree un rechazo sistemático en la sociedad y que todos aquellos dispuestos a llevarlos a cabo se sientan, de alguna forma, ‘señalados’ precisamente por la sociedad y puestos en evidencia frente al resto de la opinión pública.

Hoy en día hemos conseguido que la mayor parte de la población sienta rabia e indignación al recordar lo que los nazis hicieron; pues bien, contribuyamos a que se sienta vergüenza cuando uno no es capaz de hacer autocrítica, de ponerse en el lugar de los demás. Contribuyamos a que nuestros dirigentes sientan, por ejemplo, vergüenza al manipular la información cuando utilizan una doble vara de medir según sus intereses partidistas.

Sí, contribuyamos a esto, pero sin duda, la primera piedra en este duro y largo camino es ser uno mismo autocrítico y pensar que no existe una única verdad, sino una verdad que, en otras palabras, podríamos denominar diálogo y comprensión, o lo que es lo mismo, ponerse en el lugar de los demás para comprender realmente el verdadero significado de la expresión ‘Derechos Humanos’.

Y si esta es la primera piedra, la segunda es la educación, inculcar unos valores comúnmente aceptados, como pueden ser la solidaridad y la defensa de estos Derechos Humanos, a unos jóvenes que en pocos años ocuparán nuestro puesto en la sociedad.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

Editado por la Redacción: subtítulo

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

3 Comentarios

  1. Anónimo 10/05/2011 en 20:43

    Sabe Señora Nuria Salazar,de lo que sucedia antes del 73,lo se por carne propia,llegamos a tener comida para todos nuestros hijos e hijas,ya no viviamos en poblaciones callampas, nuuestros esposos tenian dignidad ya no se dejaban que los humillaran por que los que tenian autos lujosos y eran del barrio alto,ya las NaNas como las llaman ahora,no agachaban la cabeza cuando el patron las querian para su cama teniamos dignidad, el dinero nos alcanzaba para comprarnos la ropa que usabamos,ya no teniamos que ponernos lo que ustedes les sobraba,teniamos cocina a gas,en santiago ya no cocinabamos en leña,nuestroa hijos tenian medicos que los atendiran sin pagar nada a cambio,estabamos contentos, porque si teniamos que hacer colas para abastecernos era porque toda la población tenia plata para comprar y los camioneros que recibian plata de EEUU no llevaban el abastecimiento necesario.Sabe Sra Nuria Salazar despues del 73 no desaparecieron a nuestros hombre ,a nuestros hijos los mataron para que personas como ud sigan hablando que ahora viven mejor si porque ahora hay mas pobreza en ese pais,doy gracias a dios que no vivo alla porque no perdono a gente como ud que dice mentiras Dios es grande y los hara pagar antes que se vayan de esta vida,y si no es a ud, sera a sus hijas o nietos no se olvide sra, la justicia demora pero llega y se acordara de lo que le digo tendran el castigo que se merecen y yo espero, esta llegando pero tiene que ser a todos los que hicieron tanto daño.

  2. Anónimo 10/05/2011 en 18:59

    Enterese tb de lo que sucedio en mi pais antes del 73, es facil juzgar con solo haber conocido dicho museo y mirar solo hacia una misma direccion,sea consecuente y escriba tb sobre la persecucion y el hambre que paso mi pais antes del 73,! quien es mas culpable el que enciende el fuego, o el que intenta apagarlo?Usted escribe”Contribuyamos a que nuestros dirigentes sientan, por ejemplo, vergüenza al manipular la información cuando utilizan una doble vara de medir según sus intereses partidistas,USTED LO HACE!!!
    Lo que sucedio es triste y nadie puede estar de acuerdo, pero no es tan terrible como lo pintan, o como la izquierda y personas como usted quieren pintarlo, entrevisto o pregunto a personas que no estaban de acuerdo con el amigo intimo de Castro, que sufrimientos y umillaciones pasaron,sabe cuantas personas del otro vando asesinaron? sabe del hambre y la escases? sabe que pasaba con las personas que no se inscribian al partido comunista? sabe de la famosa tarjetita de racionamiento? o del chancho chino? sabe como lucharon los sindicatos de camioneros de Chile para que Allende (ese que usted santifica)dejara el poder?
    sabe del plan Z de los comunistas? sabe como vivian las personas cercanas al gobierno nefasto de Allende? y como vivia el resto del pais? sabe de las colas? sabes de las pxmarmas que aparecian en las bolsas de azucar? sabe que estuvimos a un paso de la guerra civil? sabe que le pais estab armado? no usted no sabe nada y lo peor es que tampoco se quiere enterar. Mis saludos senor, y espero que por lo menos publiquen esta humilde opinion.

  3. Anónimo 10/05/2011 en 17:27

    Y vendran por las grandes Alamedas, los mismos explotados de ayer, de hoy y de manana; A que sirvio tanto sacrificio, si los que mataron, robaron, violaron, quemaron, hoy estan de vuelta en el poder? El pueblo chileno tiene la memoria corta y oportunista, van donde calienta el sol, y se venden por 40 lucas, si no preguntenle al Pirana, se caga de la risa el payaso.

Participa con tu comentario