Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Sarkozy ante su año crucial

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

INTERPRETACIÓN / Análisis de la soledad política de Sarkozy y su proceloso camino hacia el Elíseo

Tras el descalabro sufrido por la UMP de Sarkozy en las pasadas elecciones locales de 2011, éste procedió a la progresiva instauración de un poder presidencialista, rebajando progresivamente el poder decisorio de sus ministros y sustituyéndoles por una nueva camarilla de poder oficioso formada por sus asesores que emularía al Partido Gaullista (movimiento que cubría un espectro muy amplio desde el centro-izquierda hasta la extrema derecha y en el que sus dirigentes fueron correas de transmisión subordinadas a la cúpula gaullista), lo que no ha evitado que su popularidad roce actualmente mínimos históricos (según una encuesta realizada por LH2, Sarkozy contaría con el 23,5 por ciento de los votos en la primera ronda en las Presidenciales de 2012, frente al 26 por ciento del mes anterior).

Reducción del Déficit Fiscal

Francia redujo su déficit en 2011 al 5,4% y anunció la creación de una tasa sobre transacciones financieras y un aumento del IVA hasta el 21,2%

Francia (que habría reducido su déficit al 5,4% del PIB en 2011) presentará un proyecto de ley sobre el presupuesto en el que buscaría ahorrar 100.000 millones de euros durante los próximos años para cumplir las exigencias del BCE (Déficit del 3% del PIB en el horizonte de 2013). Así, el presidente francés Nicolas Sarkozy anunció la creación de una tasa sobre las transacciones financieras aplicable en agosto en Francia y un aumento del IVA de 1,6% hasta alcanzar el 21,2% (lo que permitirá unos ingresos adicionales de 13.000 millones de euros), con el objetivo de “restablecer la competitividad de la economía francesa y detener la hemorragia de empleos industriales”, según Radio Francia Internacional.

Reforma del Mercado Laboral

Según Terra.es, Francia superará la barrera de los 3 millones de desempleados en 2012 (rozando el 10%), según el organismo que subvenciona el subsidio de desempleo Unédic, que augura un déficit de 4.300 millones de euros para ese ejercicio basándose en la estimación de estabilización del Producto Interior Bruto (PIB) para 2012 que rozaría la recesión. Por ello, Sarkozy presentó a los agentes sociales un conjunto de medidas para fomentar la creación de empleo (especialmente entre los jóvenes y los desempleados de larga duración), que tendrán un coste aproximado de más de 430 millones de euros y estudia la implantación de una profunda reforma laboral que implicará la progresiva reducción de la burocracia (se prevé que se suprimirán 100.000 puestos para 2012), la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales (condenando al ostracismo a la ley de las 35 horas laborales semanales de Jospin) y el retraso de la jubilación de 60 a los 62 años.

Agudización de la fractura social

Como consecuencia de todo lo anterior, asistiríamos a la agudización de la fractura social del país, obligando a amplias capas de la población (especialmente los ‘sintecho’, los ‘sinpapeles’ y los desheredados de las banlieus) a depender en exclusiva de los subsidios sociales. Quedarían así diluidos los efectos benéficos de sus anunciadas medidas sociales (desaparición de los ‘sintecho’ para 2010; subida de las prestaciones por desempleo y discriminación positiva en la inserción laboral de los inmigrantes) por la cruda realidad de la severa crisis económica.

Ello, unido a la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos, provocará la radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase (CGT, CFDT y FO) y conllevará frecuentes estallidos de conflictividad laboral que aunados con el extraordinario auge de los grupos antiglobalización que aplicando técnicas de guerrilla urbana pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad francesas y teledirigiendo las revueltas estudiantes, podrían terminar por reeditar el Mayo del 68 que significió la consolidación del gaullismo y el finiquito político de De Gaulle.

La nueva ley endurece la lucha contra los indocumentados, agiliza y facilita la expulsión

Nueva cruzada contra la Inmigración ilegal

El discurso xenófobo pronunciado en julio de 2011 por Sarkozy, que abrió el camino de una campaña de expulsiones de gitanos del Este de Europa, contribuyó en su momento a aumentar la popularidad de Sarkozy en las encuestas, expulsión que sería solamente la punta del iceberg de una nueva cruzada europea contra los ‘sinpapeles’.

Así, la Ley aprobada por el Senado francés endurece la lucha contra los indocumentados y agiliza su expulsión y facilita además la expulsión de ciudadanos comunitarios sin recursos propios, endurece las medidas contra quienes vuelven a Francia tras haber sido expulsados y abre la puerta a la privación de la nacionalidad a los que tengan menos de diez años de naturalización y atenten contra las fuerzas del orden.

Política Exterior

Sarkozy ha adoptado un enfoque ‘activista’ en asuntos internacionales, involucrándose personalmente y teniendo “el compromiso con la intervención humanitaria” y el aumento del peso específico de Francia en la geopolítica mundial como ejes vertebradores de su política exterior, quedando reducida la política doméstica a un mero instrumento de la política exterior que servirá de catalizador de los valores de la Grandeur, reservándose el poder decisorio en Defensa y Exteriores que pasarían así a ser “dominio reservado del Presidente”.

Reafirmación de la soberanía francesa

Desde De Gaulle la resistencia al liderazgo estadounidense ha sido un factor de la política exterior de todos los presidentes franceses, por lo que podríamos asistir al final de la luna de miel con Obama debido a desacuerdos con la Administración USA en temas puntuales, aunque la discrepancia fundamental será en las formas.

Así, tras la integración plena de Francia en la OTAN en abril de 2009, el gobierno francés se verá obligado a asumir una mayor responsabilidad en misiones internacionales y atender la petición de Obama de un incremento sustancial de tropas aliadas en Afganistán, por lo que podría producirse una tardía reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de las tropas francesas de Afganistán (y por mimetismo, del resto de tropas aliadas) en 2012.

En las próximas elecciones de 2012, Sarkozy se enfrentará a una federación de izquierdas que podría ponerle en apuros en la primera vuelta

Enfriamiento de las relaciones con Israel

El desencadenante sería el estancamiento de las negociaciones de paz palestino- israelíes y el posible ataque unilateral de Israel a Irán, aunado con el hecho de tener Francia una población musulmana de 5 millones de habitantes (de los cuales casi 3 millones son ciudadanos franceses), no siendo por ello descartable una revisión de los Tratados preferenciales de la UE con Israel como medida de presión para el retorno a las negociaciones de paz con los palestinos.

Mediación de Sarkozy en la disolución de las FARC de Colombia

El presidente venezolano ha sido acusado reiteradamente por el gobierno colombiano de mantener vínculos con las FARC y permitir la utilización del territoro venezolano como su último santuario. Sin embargo, tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Colombia, el pragmatismo económico de Chávez le habría llevado al alejamiento político de las tesis de las FARC, quedando abandonadas a su suerte y acorraladas en sus últimos santuarios de la selva, por lo que tras la muerte de ‘Mono Jojoy’ (fruto de una Operación de inteligencia de la DIPOL y la CIA que habría culminado con la instalación un GPS en sus botas y el posterior bombardeo de su base central), las FARC podrían solicitar la mediación de Sarkozy para iniciar conservaciones previas a una posterior entrega de armas y disolución.

Incertidumbre en las Presidenciales de 2012

En las próximas elecciones Presidenciales y legislativas de 2012, Sarkozy deberá enfrentarse a una Federación de Izquierdas que podría ponerle en aprietos en la primera vuelta debido a la sensible pérdida de popularidad fruto de la crisis económica. Y en el supuesto de lograr la victoria en la segunda vuelta, procedería a la instauración de un poder presidencialista (Década Sarkozy) que conjugado con la intensificación del ruido mediático de sus intervenciones en política exterior le convertirá en un referente inevitable de la política europea en el próximo decenio.

Así, podríamos asisitir al nacimiento del eje franco-alemán en el horizonte de 2013 (reviviendo el Tratado del Elíseo entre De Gaulle y Adenauer de 1963), que conjugando los acuerdos preferenciales energéticos con Rusia con la revitalización de la energía nuclear y el extraordinario desarrollo de las energías renovables, será el referente político-económico europeo de la próxima década, reeditando los plebiscitos de De Gaulle en forma de referendums para aprobar temas como el retraso de la jubilación; la optimización de los recursos de la Administración, la entrada en vigor de la Directiva de Retorno para los inmigrantes y posteriormente la salida de Francia de las estructuras militares de la OTAN, lo que le valdrá el apoyo incondicional de la ultraderecha a la hora de aplicar leyes que rozarán la inconstitucionalidad.


Subtítulo, destacados y enlaces

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario