Jueves 27 de julio de 2017,
Bottup.com

¿Hacia la instauración del ‘sarkozysmo’?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ImageAnálisis de los principales ingredientes de la ideología de Sarkozy y su plasmación en la política internacional

Image
Sarkozy durante la cumbre del G-20 compadeciendo en Wenminster
Sarkozy tiene cierto punto de parecido con el ideario gaullista en temas como la defensa de la ‘Ley y el Orden’

A pesar de la bajada de popularidad de Sarkozy debido a la crisis económica (38%), continúa adelante con su política de instauración del “sarkozysmo”: doctrina ecléctica que conjuga los ideales de la “grandeur”.

Esto refleja en “el aumento del peso específico de Francia en la Geopolítica Mundial y la revitalización de la Francophonie” como eje vertebradores de su política exterior.

Un liberalismo sui géneris en lo económico que combina las intervención estatal en el sector financiero y la ayuda con fondos públicos para empresas en crisis con la imposición de medidas proteccionistas (Fomento de consumo de Productos Nacionales).

Por otro lado tiene cierto punto del ideario gaullista como la defensa de la ‘Ley y el Orden’, la instauración de un poder presidencialista con poderes casi omnímodos (rebajando progresivamente el poder decisorio de sus ministros y sustituyéndoles por una nueva camarilla de poder oficioso formada por sus asesores) y la posibilidad de celebrar un referéndum de iniciativa popular (emulando a los plebiscitos de De Gaulle).

 Sarkozy ha adoptado un enfoque “activista” en asuntos internacionales. Ha optado por involucrarse personalmente y tener “el compromiso con la intervención humanitaria” y “el aumento del peso específico de Francia en la Geopolítica Mundial” como eje vertebradores de su política exterior. Es un claro intento de recuperar la “grandeur” perdida.

 Sus desencuentros con Ergodan han logrado el rechazo de la UE a la adhesión de Turquía como miembro de pleno de derecho. Sin el paraguas protector de la UE es previsible que el ejército protagonice el enésimo golpe de estado que acabaría con el mandato del Primer Ministro Erdogan. Posteriormente surgirá un sistema político fracturado que producirá una serie de coaliciones de gobierno inestables en el parlamento turco.

Igualmente es previsible el final de la luna de miel con Obama debido a las relaciones preferenciales de la UE con Rusia en materia de abastecimiento energético, comercio exterior.

Asistiremos al inicio de una nueva guerra comercial UE-EEUU a raíz de la imposición por ambos países de medidas proteccionistas a la importación de productos agropecuarios. Todo ello bajo el eufemismo de medidas fitosanitarias adicionales (plaga del “minador del tomate” europeo y “peste porcina” en EEUU) como consecuencia el distanciamiento de EEUU en su política exterior en Oriente Medio y Próximo reflejada en el alejamiento de Israel y en la retirada de Afganistán.

 

Tras la constitución en Israel de un Gobierno poco proclive a las tesis palestinas, no sería descartable que a medio plazo la UE se viera obligada a revisar los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel. Luego, tras la integración plena de Francia en la OTAN en abril de 2009, el gobierno francés se verá obligado a asumir una mayor responsabilidad en misiones internacionales.

No sería descartable entonces una reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de las tropas francesas de Afganistán antes de las elecciones presidenciales del 2012 (y por mimetismo de otros aliados europeos), dejando a EEUU en soledad y con el riesgo evidente de una peligrosa vietnamización del conflicto afgano.

 

Francia apoyará para el ingreso en el Consejo de Seguridad a Brasil  para asegurarse un aliado que esté en la escena mundial

La severidad de la crisis y el aumento del déficit comercial en la zona económica de la UE forzará a París a una política de pragmatismo económico tras los desencuentros con China a raíz de la cruenta represión en el
Tíbet por el régimen de Pekín y los coqueteos mediáticos de Sarkozy con
el Dalai Lama. La crisis quedaría plasmada en el inicio de negociaciones para la firma de un acuerdo global para fortalecer unos intercambios comerciales que representan el 18% del total del comercio exterior de la UE.

 

Por otra parte, Sarkozy ve a Brasil como un potencial aliado en la escena global y al que podría apoyar para su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente. Así Brasil aumentaría su peso específico en la ‘geopolítica mundial’.

 

En el resto del mundo, asistiríamos a la sustitución del tradicional colonialismo paternalista por el de un neocolonialismo. Este nuevo colonialismo que se considera “garante de los Derechos Humanos” continuaría esquilmando los recursos naturales del subcontinente subsahariano y crearía una sociedad subsidiada en los territorios del ultramar francés desperdigados por África, Oceanía y América.

Con el objetivo de asegurar la paz social y poder preparar un nuevo modelo de economía autogestionaria que permita reflotar a dichos territorios del subdesarrollo, preparará una ayuda de 580 millones de euros, apareciendo de nuevo la “francophonie” como ente político y económico en el escenario mundial.

 

Finalmente, ante las próximas elecciones Presidenciales y legislativas del 2012 y vista la actual división en la izquierda, no sería descartable la constitución de una Federación de Izquierdas que podría poner en aprietos a Sarkozy en la primera vuelta.

No obstante  no logrará evitar su previsible victoria en la segunda vuelta y el logro de la mayoría en la Asamblea Francesa. Sarkozy instalará un poder con claros tintes autocráticos (Década Sarkozy), el consiguiente cisma interno del Partido Socialista y la condena al ostracismo de los grupos comunista y ecologistas.

Imagen(cc): UK Parliament

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario