Miércoles 18 de enero de 2017,
Bottup.com

Se acabó el chollo

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Mariano Bermejo ya es ex ministro de Justicia tras dimitir hoy

Ahora
tiene que ser el Partido Popular quien demuestre a la sociedad lo que
significa para esa organización política estar imputados en un
proceso judicial

Opinión

Fue
magnifico para el Partido Popular. La coartada política que le brindó
el ya ex ministro Bermejo se ha terminado. Ahora tienen que mirarnos de
frente y a los ojos para decirnos qué entienden ellos por ética y
decencia política.

Cuando se tienen compromisos
ocultos, éstos te obligan a resistir aunque
provoques un daño irreparable a tu organización. Aquí se ha demostrado
que en este caso, no existen

Declaro
que estos días pasados estaba confuso. Y estaba impreciso debido a que
desde el Partido Socialista, sin pretender despertar la “crispación”, se
le brinda al Partido Popular la oportunidad de reabrir la fractura que
aleja a la sociedad de los representantes políticos elegidos por
nosotros. Así lo atestigua la todavía indecisión de los electores
vascos y gallegos.

La
sociedad, llegados a este punto de madurez democrática, observamos
estupefactos cómo ante la difícil situación económica mundial que
vivimos, nuestros elegidos representantes, cuando se equivocan y
comenten errores, se atrincheran en el mensaje de: “y tú más”.

Esto
era lo que estaba pasando con el desafortunado asunto de las cacerías.
El PP está inmerso en una serie de escándalos económicos investigados
por la fiscalía anticorrupción que ya afectan a varias comunidades, y
enrocado en una comisión de investigación sobre el espionaje en el
Parlamento madrileño, la cual, no inicia su andadura consecuencia de
las triquiñuelas del Gobierno de Esperanza Aguirre, cuando aparece
Garzón y Bermejo, y le inyectan una bocanada de aire que hace poner los
ventiladores en marcha.

Pero
esto, se acabó. No se hubiera terminado si el Sr. Bermejo tuviera
hipotecas políticas. Quiero decir que cuando se tienen compromisos
ocultos con terceras personas o entidades, te obligan a resistir aunque
provoques un daño irreparable a tu organización. Aquí se ha demostrado
que en este caso, no existe.

Ahora
tiene que ser el Partido Popular quien demuestre a la sociedad lo que
significa para esa organización política estar “imputados” en un
proceso judicial. Si mantiene la misma actitud que hoy manifiesta, nos
obliga a pensar que las hipotecas que soportan son severas y se tienen
que pagar. Por tanto, hay que resistir a la espera de otro supuesto
error.

Hago
un llamamiento a la participación para que el día 1 de marzo se
convierta en el indicativo sancionador que mida la confianza de los
electores.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario