Domingo 17 de diciembre de 2017,
Bottup.com

Se impone el sentido común

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La
movilización social contra la implantación de la jornada
laboral de 65 horas semanales hace que el Parlamento Europeo la rechace
por mayoría

Opinión

Image
El eurodiputado socialista Alejandro Cercas

La
movilización efectuada por sindicalistas, trabajadores/as, ciudadanos y
ciudadanas europeos contra la pretendida implantación de la jornada
laboral de 65 horas semanales, hace que el Parlamento Europeo rechace
por mayoría que los Estados puedan romper el límite de 48 horas de
trabajo semanal.

Cercas: “El
futuro social de Europa estaba en juego, y entre todos y todas hemos
parado los pies al Consejo”
Nos preguntamos: “Pero estos, ¿no tienen otra cosa más importante que hacer?”. Y viene a cuento del debate sobre el ‘Tuneado de los váteres de La Moncloa’.

Alejando
Cercas, eurodiputado socialista encargado de defender este derecho
conquistado a lo largo de los años en la Europa social, felicita a
todas las personas que han trabajado para conseguir este objetivo: “Hoy
hemos demostrado que esta Cámara está viva, que no estamos al servicio
de los Gobiernos nacionales sino representados en nuestros electores”, ha señalado el dirigente socialista.

“Esta casa ha escuchado a los
médicos, a los sindicalistas y a los trabajadores, cuya seguridad y
salud en el ámbito laboral estaba en riesgo, y ha escuchado a tantas
personas que aspiran a conciliar su vida profesional y laboral. El
futuro social de Europa estaba en juego, y entre todos y todas hemos
parado los pies al Consejo”, concluye Cercas.

Acciones como estas son las que nos hacen a los ciudadanos/as de a pie creer en el trabajo político de nuestros representantes.



La otra cara

La
oposición tiene que ejercer un trabajo de control a las acciones del
Gobierno. Así está establecido en la normativa democrática. Ahora bien,
cuando se enroca en cuestiones que pueden justificar la presencia
parlamentaria, pero que a nosotros los ciudadanos y ciudadanas, nos
queda lejos, y no supone una acción directa sobre nuestra vidas, hace
que nos preguntemos: “Pero estos, ¿no tienen otra cosa más importante que hacer?”. Y viene a cuento del debate sobre el “Tuneado de los váteres de La Moncloa”.

De verdad
digo, que lo mismo que antes con la acción del Parlamento Europeo nos
sentimos satisfechos y elogiamos el trabajo realizado, no puedo
expresar el mismo sentimiento acerca del pretendido control de la
modernidad de los váteres. Tampoco, llama al optimismo la ruptura
manifestada en el Congreso, con acusaciones severas contra el Gobierno,
por la forma de acometer la lucha contra los terroristas. Máxime,
cuando todas las semanas se producen detenciones de personas
relacionadas con la banda ETA.

La lealtad sin
buscar réditos políticos inmediatos es lo que la sociedad civil
valoramos positivamente. Otro tipo de comportamiento pertenece a
tiempos pasados.



¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario