OPINIÓN / Reafirmar los principios de civilización, cultura y barbarie es tarea indispensable para mejorar como ciudadanos