Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Según Zapatero, la culpa del paro: la crisis europea

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Si él se repite, yo también. En la bien abastecida de personal y consejeros, Sección de Prensa de la Moncloa, debe destacar la subsección para palabras y frases de disculpa, o sobre de quien tiene la culpa del desastre diario

Barcelona. Siempre, alguien más allá de su poder y fronteras. Tuvo cortos lapsus culpando a los bancos y banqueros locales, sin señalar a las cajas de ahorros socialistas.

Se inició en 2004 con 2.700.000 parados y acaba con 5 millones. Descontando que muchos o pocos de esos cinco millones malcoman o coman demasiado de la economía sumergida, puesto que la esperanza de vida sobre los 81 años no ha disminuido, es decir, la hambruna no ha acabado con un porcentaje significativo de los parados, la lectura última y real del 21% (único en Europa) desmonta toda concepción de la viabilidad macroeconómica del país, y por supuesto el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social. En teoría es imposible que España funcione: el milagro es ¡que funcione!, paga Europa, y la pregunta es: ¿hasta cuándo?

Se inició en 2004 con 2.700.000 parados y acaba con 5 millones. Lo que desmonta toda concepción de la viabilidad macroeconómica del país, y por supuesto el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social

Desde 2004 hasta 2006 o 2007 hinchando la burbuja inmobiliaria, dilapidando el maná del euro, mantuvo un discurso de promesas hasta insultar a Italia y Francia, que en poco sobrepasaríamos en renta per cápita, superadas en porcentaje de crecimiento, ¡estadísticas! Pero pasando 2007 debió percatarse que flotaba en el volcán de sus compañeros de partido dominando las cajas de ahorros, más otras del PP, CIU y varios. Alguien debió avisarle que aquello saltaba por los aires, y dedicó a sus propagandistas a la búsqueda del discurso exculpatorio. Y ganó la reelección, “eran solo turbulencias“, el paro se mantenía “estructural”, y ¡cómo no! descendería en la próxima legislatura si le votaban. “Turbulencias”, “estructural”, ¡genios de la semántica y demagogia! “Turbulencia estructural”, soltaban locutores y periodistas, añadido a “políticas activas y sociales”.

Le vino al dedo Lehman Brothers, que en cuanto a España supuso poco por cuanto bancos y cajas españolas ya estaban saturadas de deuda e inversiones y burbuja-piramidal internas, y poco acudían a emisiones extranjeras. La poca incidencia del descalabro del banco americano provino de las extraordinarias comisiones a los directivos de los bancos y cajas que suscribían.

Desde hace más de tres años la única política ‘activa’ ha derivado en salvar la parte podrida del sistema financiero, las cajas de ahorros (casi el 60%), y desfases o gran déficit de todos los presupuestos públicos, emitiendo deuda que en principio tomaban y toman los cuatro grandes grupos bancarios, preferentemente BS y BBVA, alternando con el ‘mercado’, para acabar inundando el BCE, porque nadie se fía.

El Lehman Brothers, un pasivo de 613.000 millones de dólares, la mayor quiebra de la historia (asumible y asumida por el gigante americano) puede parecerse a la podredumbre en conjunto de las cajas de ahorros ‘benéficas’ españolas, pero en lugar de aislar la macroquiebra y detener a sus responsables, se ha optado por una teórica viabilidad de fusiones y conversiones en bancos, que visto esta semana, ni de lejos convence a Europa, que es quien a la postre aguanta el muerto.

Desde hace más de tres años la única política ‘activa’ ha derivado en salvar la parte podrida del sistema financiero, las cajas de ahorros y desfases o gran déficit de todos los presupuestos públicos

Como siempre digo no existen culpas ajenas, o siempre existen si se pretende escribir un guión televisivo en lugar de admitir, no ya el fracaso, sino la depredación sufrida por los político-financieros locales.

Precisamente hace tres años, el día 30 de octubre de 2010, escribía en mi blog:

“Hipotecas ninja españolas y el posterior oscuro reparto.
Si el profesor Leopoldo Abadía, a propósito para culpar a los americanos, nos ha contado el cuento del negro de Utha o Ilinois visitado para convencerle y firmar una hipoteca basura, o sea, recibir más de lo que vale la propiedad que comprará, aquí el cuento tiene otros protagonistas. El mundo financiero inmobiliario a través de decenas de miles de chiringuitos con anuncios de venta de viviendas (se han cerrado unos 40.000), y la intima relación de banqueros-cajeros e inmobiliarios-constructores con empresas conjuntas y créditos que atraerían a cualquier fiscal americano, han distorsionado tanto la realidad que es difícil dar con el negrito y el agente. En el vértice, un oligopolio o cartel, con el Banco de España presidiendo la mesa, manejado por unas seis personas dictando precios y concesiones. Aquí nadie ha quebrado, como orgulloso clama el Presidente Zapatero. O quebramos todos o nadie, porque simplemente se derrumbaría el andamiaje. Una inmensa corrupción ha colocado al borde del precipicio no solo al Sistema Financiero Español sino hasta al Europeo…

En uno de mis escritos cifraba el dinero real, de la basura, salido de cajas y bancos en 25 billones de las antiguas pesetas, toda la liquidez necesaria de todo el sistema. Muy prudente, pues el periódico digital El Confidencial, 27-10-08, en bien detallado informe técnico de un arquitecto, lo aumenta a 50 billones, 300.000 millones de euros. ¿Dónde están? Añade que España supera en mucho el boom americano, 9 viviendas por 1000 habitantes frente a 22 en el mismo periodo, con renta duplicando la española. Peor comparación con Europa.”

El Lehman Brothers, la mayor quiebra de la historia, puede parecerse a la podredumbre en conjunto de las cajas de ahorros ‘benéficas’ españolas

Hasta el arquitecto se quedaba corto. No sumaba aeropuertos, o polideportivos municipales y cárceles que se pagarán en 30 años, más infinidad de disparates (que surgirán y de los que prensa alguna advirtió) encaminados a dotar de suculentos presupuestos a sus constructoras e inmobiliarias. Y lo peor es que se continúa abocando el poco dinero que se consigue de nuestros acreedores europeos a la parte quebrada del país en detrimento de la parte productiva. Dotar de liquidez a gran parte de las cajas de ahorros fusionadas y convertidas en bancos es aumentar el paro y la quiebra en el sector privado y productivo. ¡5.000.000 y subiendo!



Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario