Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La política española: sembrando miedos, temores e incertidumbres

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 9,00 de 10)

 

OPINIÓN / La libertad política es muy relativa, es decir, que en política no hay verdadera libertad

Sembrando miedos, temores e incertidumbres en la mente de las personas, cuyos promotores actuales son los políticos, y en nuestro caso particular el Gobierno del PP -que dirige Mariano Rajoy-, llegamos al conocimiento de que el mal momento económico por el que estamos atravesando es debido, principalmente, a haber vivido los españoles por encima de nuestras posibilidades: esto no es así. Sin embargo, me da la sensación de que el bueno de Mariano va por buen camino…

La libertad política es muy relativa, es decir, que en política no hay verdadera libertad. Llevaba razón Napoleón Bonaparte cuando sentenció: “Bien analizada, la libertad política es una fábula imaginada por los gobiernos para adormecer a los gobernados”. En nuestros días estamos siendo testigos presenciales de cuál es el concepto de libertad política para los gobiernos: la doctrina del partido al que pertenece cada uno: ésta es nuestra triste libertad política.

Aunque los gobernantes tienden a esconder sus malas noticias, la libertad de prensa ha de cumplir con su misión de informar

El miedo europeo -el económico concretamente- se ha instaurado en España, Grecia, Portugal, etc., y ya veremos cuántas naciones más serán contagiadas con este último mal. Los gobernantes son muy hábiles, ¡faltaría más! Tienden a esconder las noticias malas, sus imágenes, pero… la libertad de prensa ha de cumplir con su misión principal: informar.

Hemos de comentar, y que no le duela a nadie lo que trato de expresar, que en España no existen políticos de altura: fijemos concretamente en Alfredo Pérez Rubalcaba, que no sabe, no contesta, sobre el fracaso electoral de su partido -el PSOE- del 21 de octubre de 2012 en Galicia y País Vasco. El bueno también de Rubalcaba -corre sangre por sus venas y esperamos que siga corriendo- trata de no dimitir, mas le está haciendo un flaco favor al PSOE. ¡Tómese unas vacaciones, señor Rubalcaba!: será bueno para España y también para su partido, el PSOE.

Es necesario disponer de personas –líderes políticos como lo fueron Roosvelt y Churchil– que deseen y quieran comprometerse, y en cuerpo y alma, con el ideario que fomente la construcción definitiva de una Unión Europea como nación, que confedere a los distintos estados que la forman bajo un emblema común: llegar a ser ciudadano europeo antes que ciudadano español, inglés, alemán, austriaco, etc.

Algunos, como ciertos catalanes, sin duda, desean ser ‘nuevos catalanes’, para convertirse después en europeos. Claro está: con los dineros, como siempre, de los españoles. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien da la sensación de que se ha vuelto loco, insiste en que las elecciones catalanas del 25-N serán un primer paso de su aspiración para que Cataluña vote un referéndum de autodeterminación. Es bueno reconocer que el bueno Artur Mas trata de albergar en las mentes de los españoles -incluyendo a los catalanes, que también son españoles- miedos, temores e incertidumbres para disimular la mala política económica llevada a cabo por su Gobierno de CiU; y ya se sabe: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. El nacionalismo, y en sí mismo, no es plenamente racional porque pretende reconocer la dignidad de grupo y no la dignidad humana universal.

Artur Mas trata de albergar en las mentes de los españoles miedos, temores e incertidumbres para disimular la mala política económica llevada a cabo por su Gobierno de CiU

Hemos de olvidarnos -un poco y un mucho-, y digo bien, de esa Europa de los nacionalismos exacerbados y excluyentes, que pululan por el territorio europeo. La historia siempre se repite, para bien de unos pocos y mal para los demás mortales.

Tuvimos una amarga experiencia durante la pasada II Guerra Mundial, de muertes y horrores sin parangón alguno, y, parece ser, que no hemos sacado una enseñanza firme y duradera: ni en lo económico ni en lo político. Europa, esa desconocida, tiene que renacer.

Puede ser que Europa esté en letargo, puede ser que aún esté dormida, puede ser que aún viva de ilusiones… Todos estábamos esperando un restablecimiento cultural y político en la Unión Europea, que no se está produciendo en la medida ansiada. Evidente es, y lo hemos comprobado, que sí se hizo la unión entre los europeos para tratar de acabar con las guerras, pero, en concreto, este hecho no se ha llevado a cabo. Tenemos nacionalismos exacerbados e intransigentes que nos impidieron y nos impiden lograr una Europa de estados confederados: conseguimos una unificación económica, pero la política… ¡es harina de otro costal! Nos queda bastante camino para andar.

Los Estados miembros de la Unión Europea se hayan incursos en este organigrama de pérdidas y ganancias: éramos, o eso nos hicieron creer, hombres ricos y, en corto espacio de tiempo, nos hemos convertido en hombres pobres. El pueblo español se conforma con poco: un amor, un amigo/a, un libro… Bueno, ¡qué no nos quiten el fútbol! Es el pan nuestro de cada día. Pienso y reflexiono, ¿qué seré yo? ¿Hombre rico, hombre pobre? ¿No será que soy un pobre hombre?

Todos teníamos claro que, en Europa, existía y existe un problema de fondo: la integración de los países que, y en su día, formaron parte de la desaparecida URSS (Unión de Repúblicas Sociales Soviéticas), los cuales poseían una economía pobre con respecto a los demás países europeos. Después surgió la Guerra de Irak (II Guerra del Golfo, 2003), que se pudo impedir y no se hizo. Francia y Alemania no estuvieron por la labor, pero España, Dinamarca, Australia, Polonia… sí. El ex presidente George W. Bush fue el gran orquestador de esta aludida guerra, al inculcar en los cerebros de los dirigentes que participaron en ella, que, sin lugar a dudas, el ejecutado Sadam Hussein representaba el ‘eje del mal’, y que estaba en posesión de armas de destrucción masiva. Más tarde se demostró que éstas no existían.

Cuando los europeos seamos capaces de asumir que las identidades de los pueblos son perfectamente complementarias es cuando los europeos empezaremos a coexistir pacíficamente

Uno se pregunta qué es Europa y cuál es su alma. Uno puede y debe responder: a) Europa, y a partir del siglo XVIII, estuvo representada por los hombres que, primordialmente, se dedicaban a practicar el ‘arte de la guerra’, si es que a la guerra se le puede llamar arte; y b) el alma de Europa estuvo desempeñada por los grandes pensadores, escritores, pintores, compositores… que florecieron en los salones de la aristocracia, y al amparo de las mujeres (¡esos seres maravillosos que habitan la tierra!).

Y es que, en la práctica y al poseer una moneda única, como el euro, para las transacciones económicas, hemos podido desarrollar pactos de estabilidad y crecimiento más o menos ambiciosos. Sin embargo, las políticas democráticas de los distintos países integrantes siguen parámetros distintos que nos conducen a desarrollar idearios políticos que tienden, alguno de ellos, a nacionalismos exacerbados y excluyentes. Atrás van quedando aquellos soñados Estados Unidos de Europa, ansiados por todos pero buscados por unos pocos. Estos nacionalismos extremistas existen también en España (nacionalismo vasco, nacionalismo catalán, nacionalismo gallego). Ellos priman y piensan en cómo vivir bien o mucho mejor dentro de sus fronteras, aunque estas últimas ya no existan. En cómo expulsar a los foráneos, en cómo potenciar su propias etnias con olvido de lo demás seres humanos.

Esta crisis económica y política por la que Europa, y España también, están atravesando se le puede y se le debe sacar una enseñanza loable y constructiva: los ciudadanos, como votantes, somos los que realmente con nuestros votos debemos y podemos hacer que los líderes políticos cambien sus idearios políticos. Para que, de esta forma, estos últimos sean más humanos y constructivos en el entorno social, y que, el mundo laboral se estabilice y dejen de sufrir los hombres/mujeres hambre de pan, de paz y de justicia. Así de fácil, así de sencilla. ¿No os parece?

Cuando los europeos seamos capaces de asumir que las identidades de los pueblos son perfectamente complementarias –la sociedad humana se divide en escalas o grupos: el individuo, la familia, el pueblo, la comarca, nacionalidad-autonómica, Europa, el mundo– , y que perteneciendo a la primera formamos parte de la última es cuando los europeos empezaremos a coexistir pacíficamente.

La Coruña, 24 de octubre de 2012
Mariano Cabrero Bárcena es escritor


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

(...)He nacido en Madrid, 8 de Noviembre de 1938. Estoy casado y con dos hijos. Soy esscritor, poeta y ensayista. Funcionario de La Administración del Estado(escala Ejecutiva), jubilado, pero con unas ansias enormes de seguir escribiendo para aprender de los demás. Informar, tratar de ilustrar y entretener forman parte de mi bagaje cultural, que renuevo a diario. Y en todo momento trato de transmitir tranquilidad y esperanza a la sociedad actual: todo dentro de una ética periodística adecuada a cada momento. Busco como articulista el informar cuanto antes lo que acontece a mi alrededor. Lo demuestro con mis humildes obras( hijos propios salidos de mis sueños): "Periodismo: ¡Difícil profesión!" (1995) y "Mi compromiso con el periodismo" (1998). Intento penetrar en el difícil mundo de la poesía, y lo lleva a cabo con silencios, diálogos con muertos y con la exaltación del amor a la mujer: el ser más maravilloso sobre la tierra. Trato de demostralo con mis libros de poemas : “Reminiscencias de mi juventud, Poemas" (1994), "Miscelánea de muertes, sueñosy recuerdos, poemas" (1995), "La realidad de mis silencios, poemas" (1997) y "La travesía de la vida, poemas" (2001).Siempre escribo para aprender de los demás, de sus críticas, de sus consejos...He tratado de no mentir, más uno lo haría en dos casos muy concretos: a) para salvar la vida de un ser humano, y b) para elogiar la belleza de una mujer –parto de la base de que para uno existen tan sólo mujeres menos guapas, pues toda mujer tiene su encanto...-.

Participa con tu comentario