Martes 25 de marzo de 2014,
Bottup.com

Ser titulado en periodismo no es sinónimo de periodista

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

ANÁLISIS / Diez razones por las que no solo los licenciados en periodismo pueden y deben ejercer el periodismo

“Sin licenciados en periodismo no hay periodistas”. Así comenzaba el comunicado del 19 de septiembre de 2012 de la Agrupación de Periodistas de la UGT (AgP-UGT). Con esta propuesta se pretendía denunciar y acabar con el intrusismo que supone que un 35% de las personas que desempeñan la profesión periodística no sean titulados en periodismo.

La AgP-UGT denuncia el intrusismo en la profesión y pide que los medios solo contraten a licenciados y que las universidades no colaboren en ‘Masters en Periodismo’

Paralelamente, es necesario recordar que las universidades españolas (41 centros públicos y privados) gradúan a más de 3.000 periodistas al año pero el mercado sólo emplea a 600 de ellos.

Del mismo modo, AgP-UGT hacía un llamamiento a las empresas de medios de comunicación para que sólo contraten a licenciados en periodismo para el ejercicio de la profesión periodística y a las universidades de nuestro país a que no participen en los llamados ‘Máster en Periodismo’ que van dirigidos a “licenciados/graduados en cualquier carrera que quieran ser periodistas”.

El argumento principal es: “Opinar no es informar”. Se me ocurre más de un director de periódico y programa de radio o televisión que ‘sólo’ vive de opinar. ¿Son ellos periodistas aunque tengan el título de periodismo?

Más allá de la buena intención que hayan podido tener con esta propuesta (desde que comenzó la crisis hasta julio de este año sólo en Madrid había 3.517 personas afectadas por la crisis en los medios de comunicación y se han registrado 67 cierres de medios) resulta interesante plantearse el debate. No tanto por su viabilidad sino por la oportunidad de diagnosticar los problemas de la profesión.

Dejando de lado discusiones filosóficas en torno a “¿Qué es periodismo? ¿Qué es un periodista?” cuya indefinición forma parte de su fuerza, existen demasiados argumentos en contra.

Se me ocurre más de un director de periódico y programa de radio o televisión que ‘sólo’ vive de opinar. ¿Son ellos periodistas aunque tengan el título de periodismo?

10 razones por las que no sólo los titulados en periodismo pueden y deben ejercer el periodismo

1.- Las facultades de periodismo deben mejorar –y mucho- su nivel. Ampliar las competencias y conocimientos de los alumnos pero también los requisitos mínimos (número de convocatorias, conocimientos mínimos para aprobar, etc.). No se trata sólo de adquisición de conocimientos sino también de aprehender y adquirir la capacidad de adaptación al cambio que este momento exige.

Los trabajos y prácticas que realizan los alumnos deben salir del espacio universitario como forma de valoración y exigencia externa más allá de los criterios académicos.

Del mismo modo, las facultades deben especializarse. Una persona interesada en estudiar periodismo tiene que saber que si quiere estudiar periodismo económico o científico la mejor universidad es ésta y si quiere estudiar periodismo parlamentario es ésta otra. Sólo así tendrá sentido la existencia de 41 facultades de periodismo en nuestro país.

2.- Las facultades de periodismo deben aproximarse mucho más a la sociedad de la que forman parte. Hay un viejo aforismo que señala: “Tú pasas por la Universidad, pero la Universidad también ha de pasar por ti”. La Universidad no sólo debe enseñar un oficio, sino también ayudar a comprender, participar y mejorar la sociedad en la que se vive.

3.- Han de adaptarse los planes de estudio a la convergencia mediática pero también al cambio cultural. Ser licenciado en periodismo no te da competencia y conocimientos eternos. El aprendizaje permanente es una actitud.

4.- En la mayoría de países no existen titulados en periodismo sino titulados en comunicación. Como diría Baudrillard, “por suerte o por desgracia, todo es un problema de comunicación”.

5.- La mayoría de puestos de trabajo actuales para titulados en periodismo tienen que ver con la comunicación, no con el periodismo.

6.- La integración entre periodismo y tecnología es cada vez más evidente. La Universidad de Columbia anunciaba en abril de 2010 la creación de un máster en Periodismo e Informática con el objetivo de “preparar una nueva generación de profesionales con experiencia en los aspectos técnicos de los medios digitales y la información (…) y producir graduados con habilidades editoriales y tecnológicas para crear nuevas aplicaciones y herramientas en línea que puedan ayudar a redefinir el periodismo en un entorno que cambia rápidamente”.

7.- Las facultades de periodismo deben exigir para obtener el título un dominio de otros dos idiomas (uno de ellos, evidentemente, el inglés). Para ello, se deberán potenciar los programas Erasmus y de acuerdos internacionales. Conocer lo que hacen los ‘otros’ aumenta nuestra propia exigencia.

8.- Los alumnos, además de crear sus propios medios, deberán aprender todo lo necesario para lanzar micromedios que puedan ser autosuficientes económicamente. Como señalaba recientemente Pedro de Alzaga (subdirector de Cuarto Poder): “La mala noticia es que el periodismo ha perdido su modelo de negocio, la buena es que ya no es un negocio“.

9.- Ha habido y hay excepcionales periodistas que nunca estudiaron periodismo… Bob Woodward (Watergate) estudió Historia y Literatura inglesa y Ryszard Kapuściński Historia.

10.- “Ya siempre habrá un testigo que guarde la prueba”, dirá Derrida. El periodismo ciudadano no ha conseguido que el periodismo tradicional mejore, pero sí ha ocupado un hueco hasta entonces vacío. Cubre necesidades que los medios tradicionales no han conseguido satisfacer. Y en países con un déficit democrático evidente, los periodistas ciudadanos (muchas veces activistas) están siendo los grandes impulsores de los cambios.

El periodismo ciudadano no ha conseguido que el periodismo tradicional mejore, pero sí ha ocupado un hueco hasta entonces vacío

Sería poco realista pensar que si las facultades de periodismo tuvieran en cuenta estas premisas, y las cumplieran, el ‘mercado’ se regularía de tal manera que la ‘meritocracia’ hiciera que sólo los titulados en periodismo trabajaran como periodistas. Pero es evidente que ese 35% de ‘supuesto intrusismo’ se reduciría notablemente y, lo que es más importante, la profesión volvería a legitimarse frente a la sociedad.

Resulta muy complicado vivir con nuestras propias contradicciones. En cualquier caso, y salvo excepciones, ser titulado en periodismo no significa ser periodista. Es mucho más.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. Arcoiris32001 18/12/2012 en 18:08

    Los Periodistas existieron antes que las Universidades…todas las profesiones se ejercieron y luego se transformaron en títulos…
    Mi padre fue Periodista antes de que existiera la carrera…
    El Periodista se es.
    Lo que la naturaleza no da Salamanca no presta.

  2. Paula 04/10/2012 en 21:05

    Qué razón tienes.

  3. módulo periodismo deportivo 24/09/2012 en 7:20

    Hola,
    Estoy muy de acuerdo contigo con el punto 3: ser licenciado no te da conocimientos eternos, hay que formarse contínuamente a lo largo de nuestra vida. Yo estuve trabajando durante 5 años en un medio de comunicación al terminar la carrera y enseguida vi que necesitaba volver a estudiar para saber más. Estudié entonces un módulo en periodismo deportivo en la UIC. Se suponía que yo ya sabía trabajar de periodista deportivo, pero decidí hacerlo porque me enseñaran herramientas y cómo aplicar las nuevas tecnologías a nuestro oficio. Fue muy útil desde esta perspectiva y creo que todos deberían renovarse!
    Marta

  4. Fernando 23/09/2012 en 3:08

    Personalmente hoy los medios de comunicación necesitan a gente competente que esté dispuesta a trabajar sin ningún tipo de remuneración asignada, ya que debido a la situación económica corren el grave peligro de desaparecer uno por uno.

Participa con tu comentario