Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Sexo en las cárceles

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ahora interesa mucho más la corrupción que abarca al sistema penitenciario en Cataluña

Un amigo o enemigo me manda, para comentar, la noticia:

ETA le expulsa por liarse en la cárcel con una funcionaria

La releo varias veces y me niego a la pretensión de mi amigo de escribir una perorata sobre los líos amorosos carcelarios que despiertan tanto morbo en quien no ha tenido la desgracia de pasar unos años entre rejas. Cada uno tiene sus tópicos respecto no solo a este tema carcelario, sino a cualquiera de los

Los líos carcelarios despiertan morbo en quien no ha tenido la desgracia de pasar unos cuantos años entre rejas

relacionados con prisiones, y debatir sobre este tipo de conceptos preestablecidos ya no me apetece. Si mi amigo pretende desatar sus fantasías sexuales a cuenta de mis escritos, mejor que se dedique al porno blando o duro de la tele.

Si en La gran corrupción me metí en ese berenjenal, contando este tipo de historietas, en este momento me interesa mucho más la corrupción que abarca a todo el Sistema Penitenciario en Cataluña y que conduce a los terceros grados de Javier de la Rosa, las rehabilitaciones y el historial de beneficios penitenciarios de mis ex abogados Luis Pascual Estevill y Juan Piqué Vidal, o los dos meses de una condena de tres años y medio de prisión del abogado del Estado y ex Consellé de la Generalitat, Juan José Folchi, y que ahora veo en el estrado en las sesiones del juicio por la Corrupción en Hacienda por letrado de sí mismo, y sustituyendo a los de otros acusados.

Lo comentaba con uno de los escasos oyentes del macrojuicio: mi estancia real en la cárcel, con delitos de miseria económica comparados con los que aquí se juzgan, o se han juzgado, de este multimillonario ambiente delictivo, suma el de todos los integrantes de lo que yo llamo la ‘Gran Corrupción’, y no solo considerando número de delitos y cifras de escándalo, sino hasta condenados, y sumando sus condenas en conjunto más del triple que las mías, mis años reales pasados día a día les sobrepasan. “¿Qué quiere

En el caso de la Corrupción en Hacienda, sumando en conjunto todas sus condenas, mis años reales pasados en la cárcel les sobrepasan

usted que escriba en mi blog?… pues simplemente que todo esto es una m…”. Le contaba los seis meses por denuncia falsa al célebre catedrático Rafael Jiménez de Parga, y a pesar de que el interlocutor es abogado… no sabía de la reciente condena, cosas de la Prensa.

Si mi amigo quiere morbo, que se imagine un trío entre la directora de Brians, que concedía permisos extras (de horas, dentro de sus poderes) a Piqué Vidal, y a alguno de sus comprados jueces. Hubo tantos permisos, después de que la Audiencia (hay jueces y fiscales muy decentes) revocara el tercer grado concedido a los escasos dos meses de entrar a cumplir seis años, que un abogado me juraba su presencia en su bufete, refrendada la noticia por otra de sus muchas víctimas, cuyas sospechas se reflejan en escritos a la policía y juzgados, y que adjunto en imágenes de La gran corrupción.

Cada uno tiene sus morbos y no seré yo quien alimente entrepiernas, máxime cuando el sexo no pasa de ser una anécdota en ese fantasmal y podrido mundo.

Y de mi blog… al Palacio de Justicia a por alguna revelación que alimente la ‘Gran Corrupción’.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario