Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

Sexo y alcohol: la mejor inspiración para Charles Bukowski

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Crítica libro: ficción

Factotum narra la peregrinación de Henry Chinaski, alter ego de Charles Bukowski, en busca de trabajo, sexo y alcohol, sobre todo lo último. Se trata de una de sus primeras obras de juventud en las que Bukowski da muestras de su mejor estilo, sencillo, directo, salpicado de humor, y sobre todo auténtico.

Image
Portada del libro

El autor lleva la vida de los personajes que encarnan sus historias. Putas, alcohólicos, desheredados y demás amigos de la urbe norteamericana de los 50, son sus compañeros de viaje. Borracho en 130 de las 190 hojas del relato, Henrry Chinaski prefiere alimentarse de los desechos de la sociedad antes que parecer un hombre ‘auténtico’: “no me gusta la gente real, la odio”.

Factotum es un inventario de sus trabajos de juventud, empleado de almacén, limpia persianas, peón en una fábrica de comida para perros y otros muchos que le suelen durar a penas unos días. El trabajo alicata y embrutece el alma de Henry Chinaski que encuentra en el alcohol su mejor y más fiel amigo.


Sexo y alcohol

La narración está salipicada de picardía e ingenio. Una narración también cruda, tanto que en ocasiones escandaliza. Su obsesión por el sexo mezclado con alcohol es una peligrosa combinación “si yo fuera un hombre de verdad, pensé, la violaría, le prendería fuego a sus bragas, le obligaría a seguirme por toda la superficie del planeta, haría que se le saltaran las lágrimas con mis cartas de amor escritas en fino papel de seda de color rojo”. Por fortuna, cuando aparecen estos pensamientos oscuros, Chinaski suele ir tan ‘ciego’ por el alcohol, que sería incapaz de hacer daño a nadie.

 
El mejor Bukowski

La sencillez del texto, la ironía y el humor de Bukowski reflejan, al igual que ‘Miedo y asco en Las Vegas’, de Thompson, la decadencia del sueño americano.
Sus relación con las mujeres es igual de tortuosa que consigo mismo “se iba por ahí con el primero que se encontraba en un bar, cuanto más guarro y miserable fuera mejor. Continuamente utilizaba nuestras peleas para justificarse. Yo no dejaba de repetirme que ninguna mujer del mundo era una puta, sólo la mía”. Esta obra concentra la esencia de lo que será su posterior literatura.

Bukowski llevó al papel el reflejo de su vida también
en otras obras de su extensa publicación: ‘La máquina de follar’, ‘Cartero’, ‘Mujeres’, ‘Hijo de Satanás’ y otras.

El director Bent Hamer llevó Factotum al cine en 2005, Matt Dillon interpreta a Henry Chinaski.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario