Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Silencio

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Ante la desproporcionada e injusta agresión protagonizada por la policía catalana contra los manifestantes pacíficos congregados en la Plaza Cataluña para protestar por un sistema de poder corrupto y antidemocrático, es difícil contener la rabia que nos embarga

A los que asistimos con pavor a las imágenes brutales difundidas por diferentes medios de comunicación en las que decenas de uniformados apalean indiscriminadamente a personas sentadas en el suelo en actitud serena, nos resulta intolerable que el Estado utilice sus aparatos represivos con una contundencia desmedida para acallar el clamor disidente que comienza a despuntar entre la ciudadanía.

El poder precisa del silencio para usurpar sin miedo a la insurrección los derechos y riquezas acumuladas por el pueblo. Y precisamente con ese silencio parece que debe ser respondida esta demostración de fuerza vergonzosa. Un silencio cargado de odio, ira reprimida y asco.

Resulta intolerable que el Estado utilice sus aparatos represivos con una contundencia desmedida para acallar el clamor disidente que comienza a despuntar entre la ciudadanía

Desde esta humilde tribuna podría cargar dialécticamente contra esa casta de peones con porra y autoridad en exceso; podría aseverar que son unos hijos de puta sin escrúpulos, unos malditos bastardos que reprimen a los de su propia clase bajo las directrices de los opresores (que también son sus opresores), animales de presa lanzados a la cacería rutinaria, aduladores de la violencia gratuita, cabrones sin justificación ética, modelos desarrollados de la anhelada inteligencia artificial (pero sin inteligencia), escoria de una sociedad que no los necesita, canallas, chusma y gentuza variopinta unidos por el gusto por la sangre, la ruindad humana devenida en clase social; sin embargo, no resulta conveniente caer en excesos verbales justificados en una sociedad donde se tolera la violencia estatal pero se rechaza cualquier tipo de desviación de lo políticamente correcto.

Este asedio iracundo y premeditado bien podría extenderse al Consejero del Interior de la Generalitat, Felip Puig, responsable último de arrojar a los perros contra los manifestantes, pero sus ambiciones de notoriedad, aunque viles y degradantes, nos impulsa a dejar en la sombra (la ignominiosa sombra) a este personaje éticamente censurable y pragmáticamente condenable.

Por el bien del ‘status quo’, de la armonía de esta nuestra avanzada sociedad, de la democracia que inspira a sus instituciones, callaremos, pero algún día nuestro silencio será tan atronador que los delincuentes, asesinos y secuaces adheridos, tendrán que huir, pues ni las leyes ni las porras podrán reprimir la indignación.

Viviremos, mientras tanto, bajo el yugo de la crisis económica, las mentiras de los políticos, la dictadura de los mercados y las bolas de gomas de los tarados uniformados, con el único resquicio de esperanza de una libertad que nos niegan cada día. Nuestro sino o nuestro lastre; aún queda todo por decidir.


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. Anónimo 03/06/2011 en 14:54

    Ehh!! no terminé de leer, perdón.
    En el último párrafo hay una afirmación:”y las bolas de goma de los…..”,. Generalizar no es aconsejable, habrá seguro, pero como en todos los colectivos.
    La ciudadanía tenemos una relación con este colectivo de amor-odio, cuando reparten leña, te multan, registran el coche, son unos…; pero cuando los necesitas, son…. otra cosa bien distinta.

  2. Anónimo 03/06/2011 en 14:43

    Estoy de acuerdo con jesús, él no ha dicho “huevo” ha dicho, es blanco, con cáscara, la gallina lo pone, con aceite se frie y con pan se come.
    La culpa o exceso de las intervenciones políciales, depende de las órdenes de arriba, y el que las desobedece, como lo graban todo, expediente al canto, suspenso de empleo y sueldo. Ellos no ván por gusto, los mandan.
    Por supuesto yo no estoy de acuerdo con lo que se ha hecho, ni trato de justificarlo, y estoy con esos jóvenes.

  3. benabat 01/06/2011 en 10:32

    Creo Jose, que usted no ha leído con atención mi artículo, ya que en él escribo literalmente que “podría aseverar…” pero no lo hago. Ahí radica la ironía; este tipo de manifestaciones no son toleradas, pero sí la violencia frente a la ciudadanía.
    Por otro lado, me gustaría saber qué es lo que entiende usted por “izquierdas”, ya que me molesta sobremanera la utilización del “vosotros”, referiendose a ese tipo de militancia inexistente. Aquí sólo hablamos de miles de personas hartas de sus políticos que son reprimidas por el aparato del estado. Por cierto, ¿de qué opciones demonizadas hablas? Si ase refiere a la violencia pura y dura de la policía, efectivamente, la condeno y creo firmemente que no tiene cabida en la democracia.

  4. Anónimo 31/05/2011 en 19:02

    Me hace gracia que se nos exhorte a no utilizar lenguaje soez y evitar los insultos pero tú no tengas ningún reparo en llamar “hijos de puta”, “cabrones” y “tarados” a unos policias que, al fin y al cabo, son personas que merecen el mismo trato que nosotros.
    Aqui está claro que los de izquierdas tenéis voz y voto para decidir lo que queráis y las demás opciones son demonizadas por gente como tú que no cree en esa democracia que tanto pregonas.

Participa con tu comentario