Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Sin energía

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Sin duda se aproximan malos tiempos, amigos lectores, y a nuestro país
le han pillado con las bragas en la mano, que musitaría nuestro ‘crooner’
Rodolfo Chikilicuatre.

Opinión

Image
Una central nuclear

Cuando uno ojea la prensa en la Red, tiene la sensación de estar
inmerso en una pesadilla colectiva de la que desearía despertar. Suben
los precios de las materias primas y del petróleo, mientras que los
sueldos son infames y el estallido de la burbuja inmobiliaria amenaza
con hacernos pedazos. Si bien la situación es muy alarmante, creo que
esta crisis, que dentro de veinticinco años será estudiada en todos los
colegios, puede desembocar a largo plazo en un mundo más racional y
justo.

Creo que
esta crisis, que dentro de veinticinco años será estudiada en todos los
colegios, puede desembocar a largo plazo en un mundo más racional y
justo
La falsa creencia, inducida por los grandes poderes, de
que tener es más importante que ser, nos ha conducido a esta pesadilla
No somos los que tenemos; tenemos
lo que somos

Pero mientras llega ese mundo nuevo el precio del petróleo no para
de subir, debido al denominado ‘peak oil’ que, dicho en cristiano,
significa que el oro negro está agotándose irremisiblemente. Por tanto,
en nuestro país ya podemos ir preparándonos, pues en pocos meses
podríamos ver el litro de gasolina en torno a 1,50 euros. Pero lo peor
es que el recibo del gas y de la luz también van a seguir subiendo, y
mucho me temo que notablemente por encima de nuestro amañado IPC.

El pasado lunes leí en elconfidencial.com un esclarecedor artículo sobre la situación de España respecto al sector energético
y, francamente, se puede asegurar que estamos a merced de lo que nos
quieran cobrar quienes exportan energía. Mientras que los países
europeos generan de media el 50% de la que consumen, aquí sólo
generamos un 20%.

O sea, que
mientras países como Reino Unido, Holanda, Alemania, Dinamarca y
Francia han actuado para garantizarse ampliamente su abastecimiento y
además un consumo eficaz, nosotros nos hemos quedado discutiendo sobre
la alianza de civilizaciones, la laicidad del Estado, si somos una
nación o diecisiete, el ministerio de la igualdad y el sexo de los
ángeles, a partir de ahora ateos.

Sin duda se aproximan malos tiempos, amigos lectores, y a nuestro
país le han pillado con las bragas en la mano, que musitaría nuestro
crooner Rodolfo Chikilicuatre. Quizá tu mejor opción para superar esta
crisis energética, si tienes la desgracia de ser un currante y no un
potentado, consista en racionalizar tu consumo. Existen medidas tan
simples como apagar los aparatos eléctricos por las noches, pues el pilotito encendido también consume luz.
También puedes intentar prescindir del coche, en la medida de tus
posibilidades, porque en breve llenar su depósito va a ser un lujo al
alcance de muy pocos.

Quizá esta crisis en ciernes, que sin duda va a ser histórica, sirva
al menos para que el ser humano recupere lo mejor de sí mismo. Y ojalá
pueda servir también para despertarnos de esta pesadilla, a la que nos
ha conducido la falsa creencia, inducida por los grandes poderes, de
que tener es más importante que ser. No somos los que tenemos; tenemos
lo que somos.

*Los artículos de Nodo Libre sólo representan el punto de vista de su autor, no el de Bottup. Bottup es una comunidad de centenares de periodistas ciudadanos con su propio criterio, que la Redacción nunca puede coartar

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. tupperver 08/05/2008 en 23:01

    El estimado Sr. Solera acaba de descubrirnos la sopa de ajo. Démosle las gracias por iluminar (con bajo consumo, eso sí) nuestros embotados sentidos y sacar brillo a lo obvio, además de aportar buenas dosis de ilusión completamente anti-darwinianas, como que de esta crisis aprenderemos algo, cuando está visto que, al menos hasta ahora, los sistemas que nos han regido lo han hecho -no a pesar de las crisis, sino- gracias a las crisis.

Participa con tu comentario