Miércoles 16 de abril de 2014,
Bottup.com

Siria en la carrera nuclear

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Análisis

Tras el bombardeo de unas instalaciones sirias por parte de Israel hace dos meses, EE UU denuncia que pertenecían al programa nuclear sirio que estaba siendo desarrollado con la colaboración norcoreana. Poco a poco se aprecia como se da la transmisión de la tecnología de la  bomba de Pyongyang  a países “peligrosos” como Siria, Irán y quien sabe cuántos más.

Image
Los presidentes de Irán y Siria, Ahmadineyad y Assad

La siempre amenazante Corea
del Norte parece haber transmitido algo de su tecnología nuclear a Siria. Al menos
esto es lo que denuncia
EE UU
con claro enfado
de Israel,
porque pone de
manifiesto que la amenaza está más cerca de lo que se pensaba.

Hace dos meses Israel atacó unas instalaciones en suelo
sirio
, como hizo en los
ochenta en Irak
, que presuntamente albergaban los lugares de fabricación
nuclear. La OIEA  critica
este “affaire”,
que se ha resuelto con ataque y atentado y fuera
de los órganos nucleares internacionales.

Tampoco cabe desdeñar que todo sea una operación de
propaganda y psyop (Psicological Operation) muy al estilo norteamericano, como en el caso de las
invisibles armas de destrucción masiva, ya que Siria
niega
cualquier contacto y la OIEA
desconocía cualquier dato.

Es una mala noticia porque implica que los conflictos
enquistados en la zona se
nuclearizan. Hasta ahora sólo Israel
disponía de ‘la bomba’

De esta forma parece que la amenaza de transmisión
de tecnología nuclear de China y Rusia
a Pakistán, luego en Corea del Norte, con crisis incluida, se confirma y acerca
a Siria
el peligroso hongo
nuclear. No olvidemos que Siria tiene  evidentes nexos tanto con Hezbollah como con Irán.

Es una mala noticia porque implica que los conflictos
enquistados en la zona se
nuclearizan
. Hasta ahora sólo Israel
disponía de ‘la bomba’. Además, vicia y rompe
unas conversaciones secretas entre Assad y Olmert
y refuerza, una vez más,
la posición de Irán.

Habrá que esperar para ver que ocurre, mientras otro aliado sirio, Irán, avanza en su programa nuclear
esperando unas sanciones de la OIEA y
de la comunidad internacional que son menores y que, además, se diluyen con el
tiempo y el periodo electoral norteamericano.

Esta debilidad internacional
mientras Siria, Irán y quién sabe si otro país, se hacen nucleares está más relacionado
con que el barril de brent esté por encima de los 120 dólares que con aparentes
posicionamientos militares.

Foto 1

{mos_sb_discuss:2}

Esta noticia concursa en el I Premio  Periodista Ciudadano en la categoría de: Ciudadanía y Sociedad



Image


Image

¿Te gustó este artículo? Compártelo

1 comentario

  1. Anónimo 03/05/2008 en 14:04

    Hola !Señor (a) salga las iglesia falsa. lea estos lectura con paciencia
    , hay le mando la paginas de los Testigos de Jehová: ”
    http://www.Watchtower.org http://www.jw.org” ; para que la lea, si esta interesada (o) , hay dice
    quiere un estudio biblica, a la derecha dijale que si.

    Un nuevo mundo, ¿llegará algún día?

    EL 13 DE ABRIL DE 1991, George Bush, el entonces presidente de Estados Unidos, pronunció un discurso en Montgomery (Alabama, E.U.A.) titulado: “La perspectiva de un nuevo orden mundial”. En conclusión, dijo: “El nuevo mundo que tenemos ante nosotros [...] es un mundo maravilloso por descubrir”.

    Dos meses después, la revista The Bulletin of the Atomic Scientists mencionó que tras la caída de los regímenes comunistas en la Europa oriental, “parecía que nos encontrábamos a las puertas de un nuevo orden mundial basado en la paz, la justicia y la democracia”.

    En 1993 se sigue hablando de un nuevo mundo. The New York Times informó en enero sobre un acuerdo para la reducción de las armas nucleares. El periódico señaló: “Eso pone a Estados Unidos y a Rusia ‘al umbral de un nuevo mundo de esperanza’, según las acertadas palabras del presidente Bush”.

    Dos semanas después, el nuevo presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, proclamó lo siguiente en su discurso inaugural: “Hoy, cuando un viejo orden desaparece, el nuevo mundo es más libre, pero menos estable”. E incluso afirmó: “Este nuevo mundo ya ha enriquecido la vida de millones de estadounidenses”.

    De modo que se ha hablado mucho de un nuevo mundo, un mundo diferente y mejor. Durante un período relativamente breve, se contaron 42 alusiones de George Bush a un “nuevo orden mundial” en declaraciones públicas.

    Pero ¿son una novedad esos comentarios? ¿Se habían oído antes?

    No son nada nuevo

    mayo de 1919, justo después de la I Guerra Mundial, el Consejo Federal de las Iglesias de Cristo en América celebró una reunión en Cleveland (Ohio, E.U.A.), en la que se anunció ‘la perspectiva de un mundo nuevo y mejor’. Uno de los oradores afirmó: “Será un nuevo mundo en el que el principio de competencia habrá dejado paso al de asociación y compañerismo. Un nuevo mundo en el que el principio de unidad habrá reemplazado al de división [...]. Un nuevo mundo en el que la hermandad y la amistad habrán desplazado todos los antagonismos, excepto la guerra contra el mal”.

    ¿Cómo creían las iglesias que vendría este nuevo mundo? ¿Por medio del gobierno del Reino de Dios prometido en la Biblia? No. Para hacer realidad ese nuevo mundo, contaban con una organización política. “Lo que hoy llamamos Sociedad de Naciones —dijo cierta autoridad eclesiástica— es una consecuencia indispensable e inevitable de todos nuestros esfuerzos y nuestra fe cristiana en el mundo.” Las autoridades eclesiásticas de aquella época hasta calificaron a la Sociedad de Naciones como “la expresión política del Reino de Dios en la Tierra”.

    Por otra parte, un poderoso dirigente de Alemania, Adolfo Hitler, se opuso a la Sociedad de Naciones, y en los años treinta fundó el Tercer Reich de Alemania. Afirmaba que el Reich duraría mil años y lograría lo que la Biblia dice que solo el Reino de Dios puede lograr. “Estoy empezando con los jóvenes —dijo Hitler—. Con ellos puedo crear un nuevo mundo.”

    hizo construir un estadio inmenso en Nuremberg para exhibir el poder nazi. Un detalle significativo es que se levantaron 144 columnas gigantescas sobre una plataforma de casi 300 metros de longitud. ¿Por qué 144? La Biblia menciona que 144.000 gobernarán con “el Cordero” Jesucristo y que su gobernación durará mil años. (Revelación 14:1; 20:4, 6.) Es obvio que no se levantaron precisamente 144 columnas en el estadio de Nuremberg por pura casualidad, pues está bien documentado que los funcionarios nazis usaban términos y simbolismos bíblicos.

    ¿En qué resultaron los esfuerzos de los hombres por llevar a cabo lo que, según la Biblia, solo el Reino de Dios podrá realizar?

    Fracasan los esfuerzos humanos

    La historia atestigua elocuentemente que la Sociedad de Naciones no fue capaz de introducir un nuevo mundo de paz. Aquella organización fracasó cuando las naciones se sumieron en la II Guerra Mundial. Además, después de solo doce años, el Tercer Reich quedó reducido a ruinas. Fue un fracaso total, una vergüenza para la familia humana.

    En el transcurso de la historia humana, los esfuerzos por crear un nuevo mundo pacífico jamás han tenido éxito. “Todas las civilizaciones que han existido finalmente han caído —comentó Henry Kissinger, ex secretario de Estado de Estados Unidos—. La historia es una recopilación de esfuerzos que fracasaron, de aspiraciones que nunca se hicieron realidad.”

    Entonces, ¿qué puede decirse del nuevo orden mundial del que tanto han alardeado últimamente los líderes mundiales? Los estallidos de violencia étnica han ridiculizado la misma idea de que haya un nuevo mundo de esta clase. Por ejemplo, el pasado 6 de marzo, el columnista William Pfaff dijo con sarcasmo: “El nuevo orden mundial ha llegado. Funciona bien y es nuevo de verdad: consagra la invasión, la agresión y la limpieza étnica como formas aceptables de conducta internacional”.

    Los terribles conflictos y las atrocidades que han ocurrido desde la caída del comunismo son espantosos. Hasta George Bush reconoció poco antes de dejar su cargo en el mes de enero: “El nuevo mundo podría con el tiempo ser tan amenazador como el antiguo”.

    ¿Hay razón para tener esperanza?

    ¿Significa esto que la situación es desesperada? ¿Es la idea de un nuevo mundo tan solo un sueño ilusorio? Es obvio que el ser humano no ha podido crear un nuevo mundo. Ahora bien, ¿qué hay de la promesa del Creador? “Hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según [la] promesa de Dios”, contesta la Biblia. (2 Pedro 3:13.)

    Los nuevos cielos que Dios promete son una nueva gobernación sobre la Tierra. Se trata del Reino de Dios, su gobierno celestial por el que Jesús enseñó a orar. (Mateo 6:9, 10.) Ese gobierno celestial estará compuesto de Jesucristo y 144.000 cogobernantes, y la nueva tierra será una nueva sociedad de personas. Sí, el ser humano vivirá en un glorioso nuevo mundo apoyando lealmente la gobernación de Dios.

    El gobierno del Reino de Dios regirá sobre el prometido nuevo mundo. De modo que el nuevo mundo no será de creación humana. “El Reino de Dios no significa en modo alguno una acción emprendida por hombres ni un reino establecido por ellos —explica cierta enciclopedia bíblica—. El Reino es una acción divina, no un logro humano, ni siquiera el logro de cristianos dedicados.” (The Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible.)

    El bajo el Reino de Dios vendrá sin falta. Usted puede confiar en esta promesa porque quien la hace es “Dios, que no puede mentir”. (Tito 1:2.) Sírvase analizar la clase de mundo que será el nuevo mundo de Dios.

Participa con tu comentario