Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Sobre la decencia de la policía…

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Y un poco más sobre el “oasis catalán”

Barcelona. A mí no me pagan ni me subvencionan, como a los periódicos, para iniciar mis críticas a la Policía, o cualquier cuerpo público, con un panegírico a su alta misión, ni para advertir de que son los menos los corruptos. Mi blog y mis escritos buscan el cómo y porqué de la ‘Gran Corrupción’, que sin duda afecta a policías honestos frente a la chusma de unos y otros.

Continuando con los comentarios sobre el subinspector Josep Ranea de la comisaría de los mossos de Vilanova y La Geltrú…

ELEOSAIDOS dijo…
Por cierto, no soy policía.
Y a diferencia de la demás gente que sin serlo la critica, creo que deberíamos preceder las, por otra parte imprescindibles, denuncias públicas de casos de corrupción, de un pequeño aunque merecido preámbulo, si no de admiración al menos de reconocimiento a la labor que, con honestidad, desempeña la gran mayoría, sin olvidar que SÍ existen casos, aunque aislados, gravísimos, de corrupción. Igualmente, insisto, hay que hacerse cargo de que la gran mayoría, no sólo son honestos, sino que lo son en un trabajo que realmente tiene más exigencias que los trabajos comunes.
27 DE AGOSTO DE 2011 16:24

El subinspector Josep Ranea tiene buenos defensores, en el Caso Macedonia su máximo representante político Felip Puig, casi dijo aquello de que ponía la mano en el fuego por un grupo de los encausados por el juez Aguirre

… no adivino por qué el autor elimina sus comentarios, añadió otro mucho más largo refiriéndose a las cargas policiales actuales, en las que nunca entro ni salgo, porque también parto de la premisa de que ¡todo puede ser!, que politizándose imágenes lo blanco puede acabar negro.

ELEOSAIDOS dijo…
El autor ha eliminado esta entrada.
27 DE AGOSTO DE 2011 15:58

Eliminado o no (ya estaban guardados) el subinspector Josep Ranea tiene buenos defensores entre los comentaristas, y no me refiero a los que por sistema generalizan que la “mayoría son decentes”, ¡faltaría más!, sino que en concreto al Caso Macedonia su máximo representante político Felip Puig, por televisión, casi dijo aquello de que ponía la mano en el fuego por un grupo de los encausados por el juez Aguirre. Tampoco entiendo que recién nombrado Consellé de Interior distinga tan certero entre buenos y malos. Pero ya convertidos en acusados les deseo suerte, su caso entra de lleno en la ‘Gran Corrupción’, donde color alguno será diáfano hasta la sentencia… que si la hay, ¡a muchos años vista!

Y hablando de sentencias y policías le recordaré que en mi caso, 1980 (sin extenderme en ‘denuncias falsas’ de entonces y posteriores que relato en ‘Barcelona, 30 años de corrupción’), si unos ‘policías decentes’ escribían “En cuanto al conocimiento que los procesados Fernando Serena Mascaray y Rafael del Barco Carreras pudieran tener de la procedencia real del dinero que Antonio De la Rosa gastaba e invertía en tan elevadas cuantías, pese a la multitud de personas con las que se ha hablado, no se ha encontrado ninguna prueba, o siquiera indicio, a favor o en contra…” tras tres años en prisión preventiva me condenan al tiempo pasado en prisión por “conocer la procedencia ilícita de los dineros de Antonio De la Rosa…”. ¡Qué jueces!, pero también ¡qué policías!, pues al tiempo que un grupo investigaba, otro, el jefe de estafas Justo Aguilera Fernández y su segundo Carlos Esteban Martín, colaboraban con Juan Piqué Vidal y Javier De la Rosa para que continuáramos en prisión, y lo hicieron tan bien que el Bufete Piqué Vidal contrataría a Carlos Esteban… y aquí entraríamos de lleno en el corrupto e hipócrita “oasis catalán”, hoy de luto por la muerte de Heribert Barrera.

Aprovechando, insisto de nuevo al tan defendido subcomisario que en esta charca donde está metido… entonces y ahora, ¡todo puede suceder!


Destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario