Domingo 25 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Sólo resisitir

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Acabo de recibir un e-mail -en castellano común: correo electrónico. Ni siquiera he tenido la tentación de leerlo. Ya sabía de antemano con lo que me iba a encontrar. Su título: ‘Descuentos en Andalucía por abortar’

Puede que yo sea una persona demasiado conservadora, ¡no lo sé! O, tal vez, no demasiado ‘progre’; ¡tampoco lo sé! Pero de lo que sí estoy absolutamente convencido es de que poseo sentido común y de que no soy un ignorante.

Percibo cómo cada día aumenta, de manera preocupante, nuestro aborregamiento, y las únicas cosas que nos preocupan son: el pelotazo, trepar a costa de lo que sea, y poseer libertad

Respecto al primer concepto, tengo la sensación de que, hoy por hoy en nuestro país, parece un valor en franca decadencia -como tantos otros-, y, al igual que la economía, se halla bastante por debajo de los niveles deseables. Sin ánimo de resultar peyorativo, añadiré que, de igual manera, percibo cómo cada día aumenta, de manera preocupante, nuestro aborregamiento, y las únicas cosas que nos preocupan son: el pelotazo, trepar a costa de lo que sea, y poseer libertad. Todo lo demás, nos trae al sereno, y nos da exactamente igual quién nos sermonée con discursos llenos de profusa sabiduría, o de experiencia; lo que queremos es sólo que nos dejen hacer con nuestras vidas lo que nos venga en gana.

Para unos, esto significa trabajar lo mínimo imprescindible, sacando de ello el mayor rendimiento posible; si puede ser engañando a alguien, mejor. Para otros, consistirá en disfrutar de eso que los franceses dieron en llamar un día ‘laissez faisser’, y que no es otra cosa que una especie de anarquía, en la que cabe todo lo que a uno se le ocurra. Y para los menos -aunque en este momento histórico que nos ha tocado vivir haya más de los que deseáramos-, en lavar el cerebro de las gentes sencillas, en la seguridad de que eso les proporcionará, no sólo pingües beneficios dinerarios, sino estabilidad y permanencia en el poder.

Respecto al segundo concepto, la ignorancia, tal vez se trate del peor de los grados en los que puede caer el ser humano, pues él mismo le merma la capacidad para diferenciar entre lo bueno y lo malo, e igualmente para discernir con claridad cuál es la opción que debe elegir en un momento determinado; de modo que, frente a una real o hipotética situación de peligro, puede inclinarse perfectamente por la que menos le conviene, en términos absolutos.

Así es como la política juega con nosotros. Sobre todo, la política de izquierdas, y más concretamente, la del PSOE. Desde que en España poseemos un sistema democrático -que no una democracia-, todos y cada uno de los gobiernos de este signo han intentado lo mismo, corromper nuestra sociedad. Y para ello, no han dudado jamás en utilizar los más variados e imaginativos modos de hacerlo; aunque todos ellos han ido encaminados en el mismo sentido: comprar la voluntad. Si a un animal le premiamos con algo que le gusta cuando intentamos enseñarle un determinado comportamiento, él lo repetirá automáticamente cada vez que se lo pidamos. Y eso, ¿por qué? Simplemente, porque carece de razocinio y su voluntad está dominada por la nuestra.

Desde que en España poseemos un sistema democrático -que no una democracia-, todos y cada uno de los gobiernos de este signo han intentado lo mismo, corromper nuestra sociedad

Puede que sea un ejemplo burdo, pero creo que sirve para ilustrar con meridiana claridad lo que está ocurriendo en nuestro país con muchas de las personas que, consciente o incoscientemente, se dedican a contemporizar con cada una de las ideas que se le ocurren a los socialistas que nos gobiernan, empecinados, constante y contínuamente, en que no hagamos otra cosa que no sea su voluntad.

Y, si creen que no tengo razón, piensen detenidamente:

a) ¿por qué existe el paro en España, y con mayor cobertura que en ningún otro país moderno del mundo?

b) ¿Por qué se subvencionan con tanta fruición todas las iniciativas tendentes a favorecer el asociacinismo y los movimientos relacionados con las libertades democráticas?

c) ¿por qué se intenta convencer a los más inmaduros de que la igualdad de derechos consiste en hacer prevalecer los de uno mismo sobre los demás?

d) ¿por qué las diferentes leyes de educación van siempre encaminadas a mermar los niveles de conocimiento general, bajo la idea de que con ello se pretende favorecer a aquellos menos capacitados?

e) ¿por qué cuando se negocia con terroristas se hace intentando dar la impresión de que con ello lo que se pretende es demostrar que se posee una mayor voluntad negociadora, así como una mayor capacidad de diálogo?

f) ¿por qué el proceso electoral está concebido sobre la base de que los partidos minoritarios también tienen derecho a estar representados en la Cámara?

g) ¿por qué se ha elaborado un código penal que permite a los magistrados jugar con la Ley a su capricho y tratar a determinado tipo de delincuencia de un modo más benevolente?

h) ¿por qué la libertad es el valor más consistente de nuestra democracia?

Respuesta: porque con ello se compran voluntades y se crean prosélitos y clientelas.

Ahora, cuando la libertad parece habernos contaminado a todos y muchos creen que con ella pueden hacer lo que les de la gana, la vida está en entredicho

No existe otra explicación. Y sólo es posible acceder a semejantes beneficios si antes se han creado las condiciones necesarias para obtenerlos.

Ahora, cuando la libertad parece habernos contaminado a todos y muchos creen que con ella pueden hacer lo que les de la gana, la vida está en entredicho, y se pone en tela de juicio su valor de un modo absolutamente escalofriante. Y todo porque alguien decidió un día tras otro, a veces con sutilidad, otras por decreto, que cada cuál podía o debía hacer con su vida lo que le pareciera mejor, aunque ello supusiese privar a un tercero de ella.

Comprensiblemente, la esclavitud siempre fue un producto inventado y mantenido por los poderosos. De igual modo que las tiranías siempre generaron ignorancia. Pero la libertad, la libertad mal entendida, sólo es el producto de mentes maléficas, que únicamente persiguen perpetuarse en el poder y en la riqueza a costa de la miseria, tanto de unos como de otros.

A los demás, sólo nos queda resistir; es la única manera de plantarle cara a tanto desafuero, manteniendo viva la esperanza de que todo esto será pasajero, y de que llegará undía en que la luz iluminará de nuevo los horizontes perdidos.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario