Miércoles 09 de abril de 2014,
Bottup.com

Solución para los atascos en los peajes de autopistas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Telepeaje en la AP-15 en el País Vasco, (Foto: EiTB)

Las entidades bancarias, las concesionarias de las autopistas y la Administración Central o las autonomías hacen una discreta promoción del Telepeaje, pese a las ventajas que supone en el ahorro en costes de operación y para la fluidez del tráfico.

Resulta lógico que la solución no tenga la aceptación que debiera semejante comodidad debido a su precio (30 euros más 10 anuales de mantenimiento)
El 15 de agosto de 2008 hubo colas de hasta 20 kilómetros en el peaje
de la AP4 en la localidad sevillana de Las Cabezas de San Juan
. El
atasco se produjo tanto en dirección Cádiz como en dirección Sevilla.
El problema no es nuevo y lo sufren con frecuencia los usuarios de las
autopistas de pago en Cataluña, País Vasco y otras zonas con gran
densidad de tráfico.

La solución tecnológica para evitar los atascos es el telepeaje, cuya marca comercial en España es ‘Vía T‘. El sistema permite circular por las autopistas sin necesidad de detenerse en los peajes mediante un dispositivo que se instala en la parte central del parabrisas, detrás del retrovisor.

Al pasar por los carriles señalizados con el logotipo ‘Vía T’, la tarjeta electrónica instalada en el vehículo suministra al control del peaje los datos del usuario, la fecha, la hora y el tramo por el que se ha circulado. La empresa concesionaria cargará en la cuenta del usuario el importe correspondiente.

La tarjeta de Vía T se puede adquirir a través de bancos, cajas de ahorros y entidades como Solred. Cajasol la comercializa este verano con un descuento de diez euros sobre el precio original de treinta y cobra un mantenimiento de diez euros al año. Con estos precios resulta lógico que la solución no tenga la aceptación que debiera semejante comodidad.

Además, para conseguirla hay que solicitarla a través de Internet o por teléfono y hay que ir a recogerla personalmente a la sucursal bancaria donde se tenga abierta la cuenta de cargo.

El dispositivo lo suministra la empresa Telvent, filial de la andaluza Abengoa, y consta de un soporte que se adhiere al parabrisas y en el que se introduce la tarjeta. Tampoco ofrecen más de un soporte para facilitar su uso en un segundo vehículo del titular.

Lo paradójico es que las entidades bancarias y las concesionarias de las autopistas hacen una discreta promoción de este avance con el que ganan todos y que supone un importante ahorro en costes de operación. Tampoco la Administración Central o las autonomías parecen interesadas en popularizar el invento, pese a las ventajas que supone para la fluidez del tráfico.

El sistema puede aplicarse también como dispositivo para el control de acceso a todo tipo de edificios y recintos.

Foto: EiTB

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario