Jueves 30 de marzo de 2017,
Bottup.com

Spinoza y ZP

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En primer lugar unas ligerezas antes de pasar al tema principal de hoy jueves, que espero repetir semanalmente. ‘Tit for that’ es la majadería que dicen los ingleses en vez de “ojo por ojo”; como nuestro ínclito ZP dice “Paz”, porque peace, mejor dicho, “parece que eso e güeno pa tóos”. Y para contrarrestar el atentado neuronal os envío una débil interpretación, en plan Spinoza, del pensamiento fuerte de ZP. Condimentado con unos pequeños rasgos de esta celtiberia nuestra y de todos.

   

  1. De un periódico, no catalán  por supuesto,
    (elconfidencial.com): El hijo de Pujol, anterior presidente de la
    Comunidad Autónoma de Cataluña y más conocida esta en aquellos dorados
    tiempos por “el estanque dorado”, después de un gran pelotazo
    financiero debería haber pagado dieciocho millones de euros pero tras
    “hábil” negociación con Hacienda sólo ha pagado cinco millones.

  2. De los veintisiete alcaldes del PSOE imputados ninguno ha
    sido detenido. Aquí sólo se detiene a los sinvergüenzas del PP. Como
    aquél gran potentado americano del asfalto dijo al Secretario de Estado
    USA (o al revés, no recuerdo) por los años cincuenta: “Ya se que son unos hijos de puta pero son nuestros hijos de puta.” (Lo mismo pasa entre el Gobierno nacionalista vasco y ETA).

  3. Desliz freudiano de El País:  “Los jueces se rebelan…”  por
    la sentencia que torció el apaño de la Fiscalía con el Gobierno sobre
    el angelito asesino. Carlos, no te preocupes de ZP y Calderón que el
    primero no da una a derechas y el segundo una a izquierdas sólo a su
    bolsillo. ¿Qué es de Abel? A ver si el libro se despereza y aparece en
    México.

Resulta que el carteo de [[Spinoza]] y el teólogo calvinista
terminó pronto y mal, pues nuestro Spinoza acabó abruptamente
diciéndole parecido a lo que diríamos hoy a ZP. Este nos ha hecho creer
que sólo busca la verdad (la Paz) pero a lo largo de sus explicaciones
(charletas) nos hemos dado cuenta que sobre sus consideraciones del mal
sólo desea compulsivamente tener razón y ser poseedor del bien por
encima incluso de la justicia (regular alumno del anti-Montesquieu por
excelencia, Guerra, de su partido) con una enfermiza e infantil
dependencia, no privada de abundante ignorancia, que canaliza sus
acciones con dependencias ficticias pero reales y ejemplares para él;
pueden serlo: la II República o la desgracia final de uno de sus cuatro
abuelos.

Se obceca en buscar la amistad del oponente por la victoria de
sus principios políticos ignorando que como en el caso de “Las cartas del mal” no
puede haber acuerdo entre Blynbergh y el librepensador Spinoza. ZP
busca la inmunidad, siguiendo la tradición cristiana ¡horror! de Adán
como ser humano paradigmático que se pierde por el pecado original.
Conseguirá la inmunidad a la esencia de la maldad y el error ya que sus
pecados y los de su partido no existen positivamente. ZP (Adán)
sostiene sus gestos y acciones: agudiza y descompone sus relaciones
(con el mundo, su partido, su familia, etc.) y asume la carga que
representa tal desorden pues desde su punto de vista natural no existe
ni el bien ni el mal (como en Dios) solo relaciones de
movimiento/reposo políticos; sólo expresiones. Si no me perdona el
filósofo Albiac, Iñaki y Araceli seguro que sí.

Animaros, Gonzalo y otros subsumidos en la depresión;
animaros todos que este mundo se divide en dos: la mitad esta
encerrada, secuesrada, en el sótano desarrollista como la niña alemana,
o abandonada, casi inerme, en la jungla como la otra niña mono de
Camboya. Ahora que recuerdo ¿sobrevivirían mis dos amigos camboyanos
de París al Pol-Pot? Yo sigo en casa que hace frío, saldré el sábado,
para animar a los que diariamente reciben el tratamiento de fascistas a
manos de los nazis norteños, y tratando de arreglar el mundo o por lo
menos colaborar boca a boca para que este hermoso país alcance la
verdadera democracia hoy tan devaluada y escasa.

A veces intercalo nombres de amigos o conocidos por si llegara la botella a sus playas.

Vale (adios)

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario