Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Tánger: punto de entrada a un mágico continente

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

Una de las entradas a la medina de Tánger

Una de las entradas a la medina de Tánger

Situada a apenas unos kilómetros de las costas europeas, la ciudad marroquí de Tánger se erige como punto de encuentro entre la riqueza de Europa y la austeridad de África.

Partiendo de la gaditana ciudad de Tarifa, en poco más de treinta minutos el ferry los trasladará a un mundo totalmente diferente, un mundo mágico y enigmático de diferencias culturales con la vieja Europa

Y es que partiendo desde la gaditana ciudad de Tarifa, en poco más de treinta minutos el ferry los trasladará a un mundo totalmente diferente, un mundo mágico y enigmático en cuanto a las diferencias culturales con la vieja Europa, pero también diferente en lo que se refiere al día a día de sus gentes puesto que podremos percibir claramente que, por regla general, para sobrevivir en África sus habitantes han de aliarse no solo con su esfuerzo, sino también con su propio destino para que este les depare esa suerte necesaria para hacer frente a un continente necesitado de casi todo.

Porque evidentemente, no es una casualidad que las playas de Tánger y sus alrededores sean testigos del éxodo migratorio de unas gentes que son capaces de arriesgar sus vidas subidos a una patera para llegar a ese ‘El Dorado’ que significa la riqueza de Europa. Sí, el destino, ese que de forma caprichosa y simplemente por haberte hecho nacer a un lado u otro del Estrecho, define claramente si una vida estará repleta de oportunidades y abundancia o, por el contrario, inmersa en un oscuro laberinto de precariedad y miseria.

Pero por suerte, África es mucho más que un continente necesitado y explotado por los gobiernos y multinacionales del mal llamado ‘primer mundo’, puesto que en Marruecos, como en los otros países que forman parte de este continente, descubrirán una riqueza natural y cultural que nada tiene que envidiar a la del resto del mundo. Porque en África podrán observar paisajes de ensueño, culturas milenarias que despertarán su curiosidad, y ciudades con un peculiar encanto que los atraparán de inmediato, como es el caso precisamente de Tánger, pues sin ser espectacular en cuanto a sus edificaciones, en su zoco de calles y callejuelas en forma de laberinto descubrirán la magia de una cultura totalmente diferente a la nuestra y en donde sus gentes les mostrarán esos pequeños secretos que siempre guardan celosamente ocultos los recovecos de cualquier ciudad.

En Marruecos, como en los otros países que forman parte de este continente, descubrirán una riqueza natural y cultural que nada tiene que envidiar a la del resto del mundo

Hablen pues con ellos, con esas gentes que ataviadas con sus chilabas intentarán venderles sus productos a través de ese pícaro juego del regateo y, también, conversarán con ustedes en un perfecto castellano puesto que, como ya deben saber, hasta hace no muchas décadas el norte de Marruecos era una colonia española.

Sí, si atraviesan el Estrecho tengan por seguro que descubrirán un continente que los atrapará por completo, y desde luego si acceden a África a través de Tánger, no olviden visitar su zoco y todas esas otras maravillas que sin duda les regalará esta ciudad.

Víctor J. Maicas es escritor

Pincha para aumentar cada una de las imágenes:

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Viajero incansable y escritor, mis novelas publicadas son “La playa de Rebeca”, “La República dependiente de Mavisaj”,“Año 2112. El mundo de Godal” y "Mario y el reflejo de la luz sobre la oscuridad". Son, principalmente, novelas comprometidas y de crítica social. Además, he escrito artículos para la prensa escrita así como también para diferentes publicaciones digitales. En la actualidad soy miembro del Consell de Cultura de la ugt-pv y socio o colaborador de diferentes ONG’s

Participa con tu comentario